Deportes

Palmas para Sánchez en su confirmación venteña

Ya estaba el primero de la tarde, se anunció en la pizarra como “Danzarín”, No. 80 con 512 kilos y del criadero del finado Juan Pedro Domecq. Y por vez primera el joven aguascalentense Juan Pablo Sánchez había pisado en España la arena de un coso realmente importante, el de la Monumental de Madrid.

De su lidia se hizo responsable  y voluntarioso como un torero azteca que confirmó el doctorado galo que en el 2010 acogió de Ponce.
Cerró el festejo un colorado de bien provista percha. El diestro le saludó por verónicas de buen precio; de lo mejor que con la capa se tasó en la tarde.

Vino el tiempo de la muleta; Juan Pablo abrió con pases por delante y abajo, escrutando la forma y distancia de embestidas. Apenas se vio un boceto de su temple al erguirse y plantarse, y el toro agotó lo que traía. Soldado en el albero iba lentamente no sin antes amagar indefiniblemente, empero ello no inquietó al de seda y plata, quien soportó y jaló para solucionar cabalmente los pases. Era la decorosa actuación de un americano que por encima se posó ante un burel que se echó un par de veces y al que mató de eficaz espadazo.



Morante de la Puebla no quiso ver a su primero, y no lo vio y evitó que la afición le viera. Se asomó el gesto desairado.
Volteó luego el rostro y manifestó el toreo de arte, flamenco y hondura. Un toro desagradable de tipo para el actor fue cómplice de un trasteo detallista que le granjeó la emoción de un público que algo así quería. La oreja quedó en promesa cuando aparecieron los pinchazos.

La entrega de la que adoleció el tercero la desparramó un Talavante que tiene clara la ruta hacia la cima de la tauromaquia universal. Aguante, firmeza, temple y variedad sobrepusieron el acto a su favor y las complicaciones del ungulado no detuvieron la expresión artística de lo que propone. Igualmente perdió la posibilidad de un auricular cuando usó mal, como de costumbre, el acero.

El quinto se tornó en maldito y se dedicó correctamente a resolver la plana.

Según ficha técnica de gente de toros, esto fue en frío lo sucedido en Madrid:

14ª de abono. Lleno. Toros de Juan Pedro Domecq, descastados, pitado en el arrastre el primero.

Morante de la Puebla, pitos y leves palmas tras aviso.

Alejandro Talavante, aplausos y silencio.

Juan Pablo Sánchez, palmas y palmas en la despedida

The Author

Sergio Martín del Campo

Sergio Martín del Campo

No Comment

¡Participa!