Correo Ilustrado / Sobre aniversario luctuoso de comandante - LJA Aguascalientes
30/01/2023

Hoy siendo las 16:00 horas, hace un año me disponía a salir de mi empleo en Wal Mart, del área de  salchichonería, ya que laboraba como supervisor de la marca Capistrano, y me dispuse a tomar camino a mi hogar en el Inf. Ojo de agua, al llegar a mi casa me dispuse a tomar mis alimentos de la tarde después de un día agotador, con todo lo que conlleva, ya que al término de consumir mis alimentos tendría que reportarme con mi empresa para poner al corriente los antecedentes del mismo y tener las prioridades del día siguiente. Siendo las 18:00 horas me dispuse a prender el televisor para ver las noticias en un medio de comunicación local; escuché estupefacto con una brutal incredulidad, la narración de la nota que cubría el periodista en ese momento: ¡atentan y asesinan al sub comandante Jesús Camilo Reyes Gutiérrez al salir de su domicilio! En ese momento impávido inmediatamente pensé en mi madre, ¿cómo le daríamos la noticia? Todavía con la esperanza de que todo fuera un malentendido o equivocación, me comuniqué con mi hermana; mi hermana con llanto me lo confirmó, ¡Es verdad, mi padre me lo confirmó por teléfono segundos antes de que tú llamaras! Al tener la confirmación del inicio de esta pesadilla en vida me dispuse a ir al domicilio de mi madre en la colonia los Pericos; me comuniqué con mis hermanos y quedamos en que estaríamos los cuatro para darle esta fatal noticia. Yo fui el último en llegar, ya que no encontraba la forma de enfrentar ni ver llorar a mi madre por esta noticia. Al llegar, los cuatro hermanos en vida estaban fuera de la casa esperándome, ya que me delegaron la responsabilidad. Al ver a mi madre sonriendo y platicando con mis hermanos lloré, al saber que después de darle la noticia jamás esa sonrisa volvería a su cara y a su alma. En ese momento decidí decirle una mentira piadosa, ya que entendí que una noticia de esa magnitud le provocaría un fatal desenlace en su enfermedad (mi madre es hipertensa). Así fue como durante 16 horas le dijimos mentiras piadosas, ya que la fatal noticia se la comunicó el padre Horacio después de confesarla y darle los santos olios.

Hoy después de un año mi madre no puede vivir su duelo en paz ya que la C. Angélica Ibarra Rodríguez (mi cuñada), manifestó y declaró ante el juez I de lo familiar que el Municipio, así como el  IMSS, están incumpliendo con la pensión que por el concepto de viudez le corresponde, así como demás prestaciones. Cabe recalcar que hoy (25 de julio) me entrevisté con el licenciado José de Jesús Ortiz Jiménez, secretario de Seguridad Pública, quedando pendiente una entrevista el 27 del mes corriente donde se comprometió a proporcionarme la información requerida.

Sin lugar a dudas, independientemente de que si nuestro estado cuenta con una ley que protege a las víctimas de la delincuencia organizada, un servidor apela a la sensibilidad humana de los funcionarios públicos y que mi madre viva su duelo en silencio y en paz.

Sin otro particular en espera de su comprensión quedo de usted.

José Juan Reyes Gutiérrez


Show Full Content
Previous Reinvertirá UAA los recursos del Premio al Mérito Ecológico en mejorar procesos sobre el cuidado al medio ambiente
Next Invertirá Semarnat 5.8 mdp más para el Programa de Empleo Temporal en el estado
Close

NEXT STORY

Close

El jueves publicará TEPJF el recuento de votos del Distrito II

25/07/2015
Close