Londres 2012, vencedores y perdedores / Taktika - LJA Aguascalientes
28/05/2024

Estadio Olímpico, Londres, Inglaterra. 27 de julio de 2012. Teniendo como marco la ceremonia de apertura de las XXX Olimpiadas, un septuagenario pero apasionado Paul McCartney, ex integrante de The Beatles, logra que más de 80 mil 000 gargantas entonen al unísono y vibren de emoción con la canción que compusiera en honor de Julian, hijo de John Lennon: Hey Jude

La conmovedora escena arriba descrita sirve como introducción al presente artículo, el cual tiene por objeto mostrar a los triunfadores y perdedores de las Olimpiadas celebradas en la capital británica, Londres.

Entre los perdedores figura Mitt Romney, representante de la plutocracia estadounidense, quien enfureció a los británicos cuando declaró que “dudaba que Londres, con sus fallas en transportes y seguridad, pudiera llevar a cabo con éxito los Juegos Olímpicos”. Los hechos han demostrado que los dichos del virtual candidato republicano a la Casa Blanca han probado ser erróneos y que, incluso antes de llegar al poder, había provocado una crisis diplomática con el aliado más cercano de la Unión Americana.

Otro frustrado por el éxito en Londres 2012 es Alex Salmond, ministro principal de Escocia, quien desea independizar a su país del Reino Unido. El político caledonio apetecía atraer a su órbita a los deportistas escoceses exitosos para sacar provecho. Sin embargo, sir Chris Hoy, ganador de dos preseas doradas, se envolvió en la bandera británica  y entonó fervoroso el God Save the Queen. Además, Andy Murray, triunfador en tenis varonil, declaró su lealtad a la Corona

China perdió, ante los Estados Unidos, la primacía en el medallero que habían ganado en Beijing 2008. Además, Londres organizó, sin recurrir a un despliegue tecnológico excesivo ni al militarismo, unos Juegos Olímpicos con rostro humano.

Entre los vencedores figura la selección mexicana, la cual exorcizó para siempre los calificativos de “los ya merito” y “de ratones verdes”, cuando logró derrotar en el mítico estadio de Wembley a su par brasileña con un marcador de dos goles a uno. Además, la victoria mexica mostró la senilidad y la mezquindad que anidan en la persona de Edson Arantes do Nascimento, Pelé, quien no supo asimilar la debacle del scratch du oro.

Esta victoria deportiva, lograda en la Catedral del Futbol Mundial, no compensa la difícil situación de seguridad pública y el conflicto post-electoral por el que atraviesa la nación azteca, pero indudablemente provocó un júbilo colectivo.

El Reino Unido recobró un sentimiento de patriotismo que no experimentaba desde los días de la Segunda Guerra Mundial. Esto fue posible gracias a dos factores. Primero, el equipo británico, Team GB, ocupó la tercera posición del medallero y superó el objetivo de ganar más galardones y en más disciplinas que en Beijing 2008. Segundo, las ceremonias de apertura y clausura mostraron los aportes de la cultura británica al mundo.

De esta manera, el Reino Unido ha sepultado en las ciénagas del olvido los traumas provocados por la pérdida del Imperio británico y se ha metamorfoseado en una sociedad multicultural, incluyente, y tolerante, cuyo ejemplo preclaro es el campeón olímpico de 5 mil y 10 mil metros, me refiero al nacido en Somalia pero avecindado en Londres: Mo Farah.


En La Tempestad, obra escrita por William Shakespeare, Calibán, el esclavo deforme y feroz, dice: “tranquilízate. La isla está llena de rumores, de sonidos, de dulces aires que deleitan y no hacen daño”. Ahora más que nunca Inglaterra ha demostrado, sin ambages,  la aseveración surgida de la fecunda pluma del Rapsoda de Stratford-Upon-Avon.

A nivel individual, Boris Johnson, el bromista y erudito alcalde de Londres, aprovechó la ocasión para mostrarse como un político cercano a la gente y que rompe con los paradigmas en cuanto a lo “políticamente correcto”. Un ejemplo de lo anterior ocurrió cuando el primer edil quedó colgado de una tirolesa en el parque Victoria.

La reina Isabel II logró, en el año de su Jubileo de Diamante, convertirse en la “nueva chica Bond”. Cuando apareció, previo a la ceremonia de inauguración, en un video donde era escoltada por el famoso agente secreto, James Bond, al estadio olímpico.

El éxito de Londres 2012 no hubiera sido posible sin los 70 mil voluntarios, esa legión vestida de escarlata y púrpura, quienes animaron a las multitudes y guiaron a innumerables turistas. Además, 18 mil miembros de las Fuerzas Armadas Británicas cuidaron la seguridad de los deportistas y los visitantes. Esto permite afirmar que  la frase “nunca debieron tantos a tan pocos” (Winston Churchill dixit) sigue más vigente que nunca.

La dupla Lennon-McCartney es ahora relevada por Caetano Veloso. Ahora es el turno de Río de Janeiro, la cidade maravilhosa, de igualar y/o superar a la milenaria urbe situada a las orillas del Río Támesis. Una tarea en verdad digna de Sísifo.

(*) Colegio Aguascalentense de Estudios Estratégicos Internacionales A.C.


Show Full Content
Previous Derrumbe de barda en el Seminario Diocesano no causó víctimas
Next Celebran tradicional peregrinación que antecede a la Romería de la Asunción
Close

NEXT STORY

Close

Empresas de Aguascalientes confían en cumplir sus metas para lo que resta del año

17/08/2018
Close