Bourne ¿Cuál legado? / Mantequilla Extra - LJA Aguascalientes
27/01/2023

Sabes que alguien está tratando de exprimir hasta el último centavo de una franquicia, cuando el protagonista –cuyo nombre se encuentra en el título–  no aparece en la cinta. ¿De verdad pensaron que una película de Bourne sin Bourne iba a tener un resultado mejor al que está teniendo? Cierto que los inversionistas han recuperado el dinero, pero no mucho más que eso, y si eso es el legado que el “anónimo” espía le dejó al nuevo héroe, quizás hubiera sido mejor que no le dejara nada.

La verdad es que El Legado Bourne comienza bastante bien: tomas espectaculares de unos paisajes naturales igual de magníficos y poco a poco vamos conociendo a nuestro nuevo héroe Aaron Cross, quien parece estar en algún tipo de misión de entrenamiento en esos helados parajes.

De manera simultánea la cinta nos presenta al antagonista, el Coronel Eric Byer quien está encargado de revisar los protocolos del programa clandestino del gobierno titulado Outcome, el cual parece que ha sido comprometido por las investigaciones del senado a los proyectos Blackbriar y Treadstone  –¿se acuerdan? aquéllos que incluían entre sus filas al agente Jason Bourne–. El resultado de las revisiones de Byer indican que Outcome debe salir de operación y eso quiere decir que todos los involucrados con éste deben ser “terminados”.

Aquí cabe acotar que la diferencia principal entre los operativos de Outcome con los de los otro dos (Blackbriar y Treadstone) es que las aptitudes de ellos no han sido mejoradas a base de lavados cerebrales y modificación de conducta, sino que dependen del continuo y sistemático consumo de dos pequeñas píldoras, la primera, una azul, que aumenta su capacidad física y otra verde que incrementa la capacidad mental, de esta manera los encargados del proyecto mantienen un estricto control de sus agentes. Así cuando el gobierno decide deshacerse del programa no es necesario lanzar toda una cacería para terminar a sus operativos, basta con cambiar su medicamento por uno que resulte mortal.

De alguna manera Cross, uno de los seis agentes de Outcome, escapa su fatal destino y decide aliarse con otra sobreviviente de esta “limpieza” encabezada por Bryer, la doctora Marta Sheraring –nada menos que una de las creadoras de las famosas pastillitas–, no para salvarla sino como medio de seguir obteniendo los químicos que le permiten mantenerse con el desarrollo físico y mental que lo convierten en un súper agente.

Finalmente, vemos algo de acción, aunque nunca una que le llegue ni a los talones a las secuencias de peleas, carreras, saltos y demás que nos cautivaron en las primeras tres películas. Quizás esto se debe a que los directores de las entregas anteriores de la franquicia no participaron en esta producción, sino que fue el guionista de ellas, Tony Gilroy, el que ocupó la silla del director en la creación de este “legado”, con resultados completamente desastrosos.

Nunca el adagio “zapatero a tus zapatos” había tenido tanto sentido para mí. En el afán de crear una magnífica película de acción y drama que compitiera con sus “hermanas”, Gilroy descuidó la coherencia de la historia creando al final un largometraje largo, aburrido y sin mucho sentido. Como decía, comenzó teniendo un buen planteamiento, incluso introdujo varias referencias a las cintas anteriores para que pareciera que todo ocurría al mismo tiempo que Bourne el Ultimátum, pero cuando se vino a dar cuenta ya habían transcurrido más de la mitad de la cinta –una hora– y todavía no pasaba nada, al parecer en ese momento quiso meter el acelerador, y por lo tanto terminó teniendo secuencias cortas, mal planteadas, mal editadas y que no brindaban nada a la historia en sí; entonces probó metiendo una larguísima escena de persecución en motocicleta por el centro de Manila que sólo sirvió para terminar de cansar al espectador, sobre todo cuando ésta acaba de manera abrupta en una especie de anti-clímax.

Es una verdadera lástima que este film haya terminado siendo todo un fiasco, sobre todo cuando uno ve que el elenco, cuando menos los protagonistas, incluyen a dos multinominados y una ganadora del premio Oscar. Tal vez uno estuviera dispuesto a perdonar el desacierto de Gilroy sobre todo si uno toma en cuenta lo bueno de sus guiones anteriores y su poca experiencia como director, quizás podríamos pasar por alto las incoherencias del libreto, si recordamos que es obra principalmente de su hermano Dan quien tiene poco camino recorrido como guionista; tal vez se podría obviar el hecho de que si las agencias norteamericanas contaban con la tecnología que usan en esta cinta para localizar a Aaron Cross, cuando buscaban a Jason Bourne –lo que se supone ocurría en el mismo momento–, poco hubiera podido hacer Jason para escapárseles; pero lo que sí es imperdonable, es el desperdicio que hacen de las aptitudes como actor de Edward Norton colocándolo en un papel que hubiera podido hacer cualquiera, y realmente quiero decir cualquiera, pues para la aportación que hace el personaje a la historia, hasta Eduardo Yáñez podría haberlo interpretado.

[email protected]


 


Show Full Content
Previous Fernand, melancolía post punk desde el DF
Next Gana Panteras en fraternal duelo de fieras 102-71 a Osos de Guadalajara
Close

NEXT STORY

Close

Destacan deportistas de Aguascalientes en campeonato panamericano de kickboxing

27/10/2018
Close