Día de Muertos en Aguascalientes / Opinión - LJA Aguascalientes
21/02/2024

El próximo día 2 de noviembre como es tradición en México y Aguascalientes se recuerda a los fieles difuntos, los panteones son visitados por cerca de 120 mil personas, tan sólo el panteón de La Cruz y Los Ángeles tienen más de 15 mil  tumbas. En el municipio hay 13 cementerios, seis en la ciudad y siete en las comunidades rurales, el día 2 de noviembre no se trabaja y la gente aprovecha para visitar las tumbas de sus seres queridos llevando flores, música y platillos que en vida les gustaba.

Es tradición también visitar el Festival de las Calaveras en donde se venden todo tipo de comida, las tradicionales calaveritas de dulce, cacahuates, cañas, fruta y diferentes artículos que recuerdan la muerte, los padres de familia llevan a sus niños y disfrutan de este paseo.

El día de muertos es una celebración mexicana de origen prehispánico que honra a sus difuntos el 2 de noviembre, comienza el día 1 de noviembre y coincide con las celebraciones católicas del Día de los Fieles Difuntos y Todos los Santos. En las colonias de todos los niveles sociales los niños en compañía de sus padres tocan puertas disfrazados y piden “su muertito” los vecinos acostumbran a darles dulces y los colocan en sus bolsitas que llevan para ello, resulta muy bonito en Aguascalientes ver a los padres acompañar a sus niños y niñas disfrazados a pedir el muertito, aunque también se utilizan disfraces con la influencia norteamericana del Halloween, todo esto  fomenta el amor e integración de las familias.

Los orígenes de la celebración del Día de Muertos en México son anteriores a la llegada de los españoles. Hay registro de celebraciones en las etnias mexica, maya, purépecha y totonaca. Los rituales que celebran la vida de los ancestros se realizan en estas civilizaciones por lo menos hace 3 mil años. En la era prehispánica era común la práctica de conservar los cráneos como trofeos y mostrarlos durante los rituales que simbolizaban la muerte y el renacimiento.

El festival que se convirtió en el Día de Muertos se conmemoraba el noveno mes del calendario solar mexica, cerca del inicio de agosto, y se celebraban durante el mes completo. Las festividades eran presididas por la diosa Mictecacihuatl, conocida como la “Dama de la Muerte” (actualmente relacionada con La Catrina, personaje de José Guadalupe Posada) y esposa de Mictlantecuhhtli, Señor de la tierra de los muertos. Las festividades eran dedicadas a la celebración  de los niños y las vidas de parientes fallecidos.

Hay que destacar que esta celebración no es propia de todos los mexicanos puesto que, pese a ser una fiesta que se ha convertido en un símbolo nacional y que como tal es enseñada con fines educativos en las escuelas de todo el país, existen muchas familias que son muy apegadas a celebrar el “día de todos los Santos” como lo hacen en otros países católicos. Además cabe mencionar la fuerte influencia de los Estados Unidos en las zonas fronterizas, se evidencia con  la presencia de la fiesta de Halloween, de ahí que en los mexicanos que viven en fronteras exista la inquietud de preservar el Día de Muertos como parte de la cultura mexicana sobre otras celebraciones parecidas, tan es así que hacen su “altar de muertos” en donde ponen la fotografía de un ser querido o amigo que ya falleció, ponen en altar lo que le gustaba comer o beber, además de los adornos propios de esta celebración, inclusive el día 2 de noviembre les llevan música como mariachi, tambora o grupo norteño y cantan las canciones que en vida les gustaban.

Esta semana tenemos la oportunidad de seguir con esta tradición junto con nuestras familias, al considerarse día festivo no se trabaja y acudimos a los panteones, los familiares limpian y arreglan las tumbas, esto se hace cada año, a excepción de quien paga para que periódicamente se les dé mantenimiento y visitan a sus seres queridos al menos una vez al mes, conforme pasa el tiempo los padres encargan a sus hijos este trabajo, y sigue así en dos generaciones cuando sólo se acuerdan de que ahí esta enterrado el abuelo, si es propiedad ahí sigue, si no a los cinco años sacan sus cenizas y son puestas en un nicho y ahí quedan olvidadas, recordamos a nuestros hijos y padres fallecidos, después de nuestra muerte y pasando una generación somos olvidados, son los ciclos de la vida. Por eso este 2 de noviembre recordemos y visitemos a nuestros amigos y seres queridos, en el futuro les tocará visitarnos en nuestra última morada, que esperemos que a todos nuestros amigos de La Jornada Aguascalientes y a nosotros nos falten muchos pero muchos años más para eso, por lo pronto hay que ir a la feria de los muertitos por los cacahuates y calaveritas de dulce con nuestras familias para pasar un rato agradable.

 

[email protected]



Show Full Content
Previous Urge intervención formativa para 37.4% de directivos de educación en Aguascalientes: instituciones privadas
Next Muertos, los días / De imágenes y textos
Close

NEXT STORY

Close

Verificado 2018 | Hay menos estadounidenses estudiando en México de los que afirma Meade

22/05/2018
Close