De la lectura obligada al retrato de la realidad / De imágenes y textos - LJA Aguascalientes
21/02/2024

 

 

Se imagina qué afortunadas aquellas personas que pueden o pudieron sentarse frente a un escritor y charlar sobre su obra.

La lectura obligada en el aula a cualquier nivel, como exigencia para acreditar una asignatura, como un requisito más en la planeación de clase ha dejado al país sin verdaderos lectores.

No sólo es la preferencia de la audiencia por los discursos audiovisuales de bajo contenido intelectual y en valores, sin tomar estos términos como selectos o exclusivos de cierto segmento de la sociedad, sino como elementos indispensables para el desarrollo y crecimiento del ser humano.

No nada más los acontecimientos denominados “cortinas de humo” son los que distraen nuestra atención y nos alejan de la lectura, dentro de las mismas instituciones educativas se propicia ese disgusto por leer.

Un docente que no cumple con el perfil para impartir materias relacionadas con el análisis literario, con la comprensión de textos, la petición de desarrollar lectura a velocidad y la falta de interés por los libros (físicos o digitales) en niños y jóvenes hacen que se diluya el hábito de la lectura por convicción.

El pasado lunes 7 de enero se cumplieron 27 años de la muerte de Juan Nepomuceno Carlos Pérez Rulfo Vizcaíno, Juan Rulfo, y atinadamente el Canal 22 transmitió un homenaje titulado El Realismo mágico de Rulfo.

En una entrevista realizada por el periodista Enrique Santos para El Tiempo el 16 de diciembre de 1966 en la ciudad de Bogotá, Colombia, el autor de Pedro Páramo señaló que  “el escritor tiene la misión conjunta de plantear problemas sociales y de hacer obra de arte, los problemas sociales –afirma- se pueden plantear de una manera artística. Es difícil evadir de una obra un problema social, porque surgen estados conflictivos, que obligan al escritor a desarrollarlo. Pedro Páramo no tiene origen -dice Rulfo-. Es una de esas cosas que se le ocurren a uno. Producto de la imaginación. Allí utilizo la técnica del contrapunto, porque están rotos el tiempo y el espacio. Es decir, los personajes son todos muertos y los muertos no ocupan lugar en el espacio, ni en el tiempo.”


Y entonces, tenemos a los adolescentes de secundaria, a los jóvenes de prepa y licenciatura tratando de entender la obra del Maestro Rulfo a través de la óptica hermenéutica de sus docentes sin siquiera saber si dicho análisis es correcto o no y según quién.

Desafortunadamente, y lo plasmo con conocimiento de causa, las nuevas generaciones están cada vez más alejadas de nombres como el del mexicano homenajeado, la razón insisto, el alto consumo mediático pero también el débil andamiaje que presentan las instituciones educativas en materia de fomento a la lectura.

Le invito a que en este momento haga usted este ejercicio, pregunte a la persona que está a su lado si identifica alguno de estos nombres, pero tenga cuidado no le vayan a responder que son nombres de avenidas, bibliotecas y centros educativos.

Rosario Castellanos, Octavio Paz, Elías Nandino Vallarta, Jaime Sabines Gutiérrez, Ramón López Velarde, Juan Rulfo, Carlos Fuentes, Amado Nervo, Ignacio Manuel Altamirano, Juan José Arreola, José Vasconcelos, Federico Gamboa, José Emilio Pacheco, Alfonso Reyes, Fernando del Paso, José Gorostiza, Salvador Novo, Elena Garro entre mucho otros…

[email protected]

Twitter: @ericazocar


Show Full Content
Previous Los retos del PRI / Enredos financieros
Next Hoy vence plazo para interponer amparos contra Reforma Laboral
Close

NEXT STORY

Close

Dan mantenimiento a campos deportivos de parques municipales de Aguascalientes

01/02/2020
Close