En pobreza extrema 11.7 millones; sin comer, 4.2 millones: Coneval - LJA Aguascalientes
20/04/2024

 

  • No se acabará la pobreza si no aumenta el ingreso real de la población
  • Como efecto dominó, aquello arrastró el bienestar de otros 4.2 millones

Foto: Víctor Pérez / Archivo LJA

 

Como cada fin de ciclo, el derroche de Año Nuevo 2013 se desparramó en muchas mesas con abundantes viandas y apenas se conoció que entre 2008 y 2010, 4 millones 200 mil mexicanos no tuvieron qué comer; no acabará la pobreza si no aumenta el ingreso.

Eso impactó también en el bienestar de otras 4 millones 800 mil personas. En términos generales, en ese bienio se vio crecer a otros 3 millones 400 mil nuevos pobres, en los 2 mil 400 municipios del país; había entonces 11.7 millones en pobreza extrema.

El Informe de Evaluación de la Políticas de Desarrollo Social en México 2012, del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), señala además, en el capítulo “Acceso a la alimentación”, que la población en situación de pobreza ascendió a 46.2 por ciento en 2010, lo que representó 52 millones de personas.

En comparación con 2008, esa cifra, agregó el estudio, significó un aumento de 3 millones 200 mil personas; “no obstante, en este mismo periodo es importante destacar que el número promedio de carencias de la población en pobreza disminuyó de 2.7 a 2.5 por ciento y que la pobreza extrema se mantuvo en 11.7 millones de personas entre 2008 y 2010”, subrayó.

El Informe cita que el incremento del número de personas en situación de pobreza fue resultado de los aumentos de personas con carencias en el acceso a la alimentación (4.2 millones) como el de la población con ingresos bajos (la población por debajo de la línea de bienestar aumentó en 4.8 millones y la población por debajo de la línea de bienestar mínimo se incrementó en 3.4 millones de personas entre 2008 y 2010).

A pesar de estos resultados, dice el documento del Coneval, la pobreza no se expandió en la misma magnitud que la reducción del Producto Interno Bruto en 2009, debido a que en este periodo (2008-2010) se incrementaron las coberturas básicas de educación, acceso a los servicios de salud, calidad y espacios de la vivienda; los servicios básicos en las viviendas y la seguridad social, especialmente la cobertura de adultos mayores, factores que son parte de la medición de la pobreza.


Los esfuerzos de la política de desarrollo social han contribuido a que la población cuente con una mayor cobertura de servicios básicos, asegura el Informe.

A continuación, se examinan los indicadores de carencia social en el país, se presenta su nivel en 2010, su cambio respecto de 2008 y otros indicadores de desarrollo social complementarios, dice el Coneval y puntualiza: “La incidencia de la población con carencia por acceso a la alimentación fue de 24.9 por ciento en 2010, 3.2 puntos porcentuales más que en 2008. Ésta fue la única carencia social que aumentó en 2010, 4.2 millones de personas más que en 2008, lo que significa que aumentó el porcentaje de personas que reportaron haber variado su alimentación o que algún miembro de la familia no se alimentó lo suficiente algún día por un problema económico”.

Este resultado, cita el estudio, guarda una estrecha relación con la evolución del poder adquisitivo del ingreso; si éste se redujo entre 2008 y 2010, es esperable que el acceso a la alimentación también lo haya hecho durante el mismo periodo.

Explica que en las áreas urbanas el porcentaje de personas con un ingreso menor a la línea de bienestar fue de 45 por ciento en 2008 y alcanzó el 48 por ciento en 2010, mientras en las áreas rurales pasó de 63 a 66 por ciento.

Agrega que si se observa la evolución del ingreso en el largo plazo, se encuentra que entre 1992 y 2010 (con base en la ENIGH), el ingreso real neto total por persona se mantuvo constante, lo que coincide con un crecimiento del PIB por persona promedio anual de sólo 1.2 por ciento entre dichos años.

El Coneval concluye: “Lo anterior implica que será difícil reducir la pobreza si no se instrumentan políticas para incrementar el ingreso real de la población. La evolución del mercado laboral tiene efectos directos sobre la dimensión del ingreso en la medición de la pobreza. Su reducción se desprenderá, en buena medida, de las mejoras en el mercado laboral y, de manera más general, en la capacidad de la economía de lograr niveles adecuados de crecimiento sostenido y estable”.

 


Show Full Content
Previous De 2008 a 2010 surgieron 45 mil 800 nuevos pobres en la entidad
Next Define Morena ruta hacia su registro como partido
Close

NEXT STORY

Close

Segunda reunión de trabajo en igualdad sustantiva entre mujeres y hombres

10/06/2016
Close