EducaciónLocal

La sociedad está harta de perder clases por manifestaciones que disminuyen la educación

  • Reforma Educativa: la sombra del árbol que hoy sembramos nos cobijará mañana
  • Habrá capacidad de respuesta a retos y desafíos de la vida social y productiva del país

Por Javier Rodríguez Lozano/Itzel Acero

 

Al reconocer los bajos niveles de efectividad del sistema educativo mexicano en el concierto de los países de la OCDE, Emilio Chuayffet Chemor, secretario de Educación Pública, respondió metafórico: la sombra del árbol que hoy sembramos nos cobijará mañana.

Al convertir a Aguascalientes en el reformador nacional piloto de la educación, advirtió el funcionario que la sociedad mexicana está harta de que se pierdan clases, por manifestar ideas en ejercicio de una libertad que nadie discute, pero de resultados nocivos al recibir una educación menguada, limitada, por la ausencia de los docentes en los planteles.

La Jornada Aguascalientes advirtió al funcionario la formulación metafórica de su pregunta, en el sentido de que de acuerdo a las bajas notas de México ante el Organismo de Cooperación para el Desarrollo, y de acuerdo a esta Reforma Educativa, qué calificaciones deberá tener el sistema educativo mexicano después de esta cruzada por la educación.

Respondió: “usted dice que me gusta la metáfora. Ahora me aguanta: en materia educativa, se siembra un árbol no para exigir al día siguiente sombra, sino para esperar a que crezca y pueda darnos sombra y cobijo a los demás, en los años que se requiera para que la planta sembrada madure”.

Antes de entrar a ese subjetivo terreno, el secretario Chuayffet diría:

“Es importante que nos capacitemos más, no para cumplir con una prueba de evaluación nacional e internacional, sino para que nuestros educandos tengan capacidades de respuesta frente a los retos y desafíos de su propia vida social y productiva del país”.

Hoy en día, agregó el político decano, “ciertamente, nuestras calificaciones en las dos pruebas que venimos haciendo nacional e internacional, no son lo más satisfactorias, pero creemos, sin anticipar cuáles deben ser las calificaciones del futuro, que esforzarnos todos en la Reforma Educativa debe ser un ejercicio que si bien no ofrecerá resultados a corto plazo, sí ponga las bases para que la sociedad mexicana se transforme”.

A preguntas de otros comunicadores, el secretario de Educación habló de las escuelas “patito” y dijo: “lamentablemente, no sólo se ubican en el nivel superior, las tenemos desde el jardín de niños, primarias.

“Creo que la rectoría del Estado impone que haya revisión al funcionamiento de los planteles privados, de suerte que el reconocimiento de validez oficial con la incorporación no sea para siempre”, advirtió.

Se pronunció por decisiones oficiales “para que ya nunca más sean objeto de evaluación por parte de la Secretaría las escuelas particulares y que, en consecuencias, podamos retirar el reconocimiento de validez a aquellos planteles que no tengan modo alguno de mejoramiento de sus estándares y cumplimiento de las obligaciones legales que existen para cada uno de los niveles  en que se desarrolla la educación privada”.

Adelantó que habrá nuevas reglas, no sólo políticas públicas, sino que será un trabajo en el que la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) “tendrá una voz absolutamente importante y primordial. Nuestras universidades públicas son en términos generales, muy buenos planteles de educación;  aquí se tiene que distinguir entre público y privadas”, aclaró.

Y reiteró: “a donde creo, se tienen que hacer los cambios de políticas y disposiciones jurídicas, es en relación de las universidades privadas que no cumplen con el nivel mínimo satisfactorio para educar”.

Le preguntaron sobre un posible plan alterno por si surgiera paro de inconformidad magisterial y dijo que “el plan alterno es cumplir el derecho en México. No nos gusta a los mexicanos, lo llamamos represión, limitación a la conducta de los ciudadanos. El derecho en México y en el mundo es el que otorga potestades y obligaciones a cada uno de los sujetos de derecho que actúan en la sociedad”

“Es un derecho humano el recibir educación. Nadie puede a título de ninguna bandera, interrumpir este proceso, y cuando se haga se aplicará la ley, que es quien tiene la salvaguarda para proteger este derecho humano fundamental”.

“Contra el derecho nada”, dijo, y puntualizó que para el derecho a recibir la educación ninguna bandera es válida, “y mucho menos sacar a los niños de las escuelas para hacerlos parte de una manifestación. Todos y cada uno de los protagonistas de la educación tienen mecanismos legales para hacer valer sus derechos y defenderse; ésos son los únicos admisibles, los ilegales de ninguna manera pueden ser tolerados porque la sociedad mexicana está harta de que se pierdan muchas veces en el ciclo educativo clases, para que se puedan manifestar ideas en ejercicio de una libertad que nadie discute, pero no con los resultados que son nocivos al recibir una educación que está menguada, limitada por la ausencia de los docentes en los planteles”.

Foto: Roberto Guerra

The Author

Staff

Staff

No Comment

¡Participa!