¡Te lo dije porque lo sabía! mi buen Joel / Desde la Redacción – LJA Aguascalientes
28/09/2020


 

Hace tan sólo unas semanas, narré los lamentables hechos mediante los cuales mi amigo Joel sufrió la amputación de una de sus piernas, hecho de que me reserve de dar la mayor cantidad de detalles, ya que el sufrimiento de sus familiares, así como propiamente el de él, fue muy grande, sobre todo por la difusión a la que algunos medios de comunicación locales tienen lamentablemente acostumbrada a la sociedad, mismos que acrecentaron esta pena, pero sobre todo por la preocupación que implica para una familia, tener a un integrante en condiciones de emergencia y de riesgo.

El día de hoy, con esta gran oportunidad que me brinda mi casa editorial La Jornada Aguascalientes, aprovecho el espacio para hacer un reconocimiento a este personaje al que me referí en mi anterior participación Desde La Redacción, quien a pesar de que se mantiene en proceso de cicatrización de las heridas físicas y emocionales que dejó el lamentable accidente y de dar cuenta que el día de hoy todo camina hacia adelante y con el mejor de los ánimos por parte de Joel.

¡La fortaleza de Joel es simplemente impresionante!

El martes pasado me dirigí a visitar a mi amigo Saúl Nieto, quien cuenta con un taller mecánico y que es el lugar donde coincidimos y convergemos varios viejos amigos desde hace un buen tiempo; justo al entrar al mismo, me encuentro a Joel sentado en la batea de una camioneta y me dice con la alegría de siempre: ¿Qué onda cabrón? Lo cual me llena de inmenso gusto… y comenzamos a platicar.

Lo impresionante de la  fortaleza a que me refiero se debe a que me comienza a platicar una serie de cosas que le han ocurrido en este tiempo en el que se encuentra enfrentando una forma de vida completamente distinta y en las cuales no encuentro una sola muestra de comportamiento negativo, sólo cosas positivas, él es como antes, él es como siempre.

Dentro de la plática me comenta cómo se mantiene su avance, y me indica con la mayor madurez y determinación: “¿sabes una cosa? Algo que me ha quedado claro hasta estos momentos, es que yo voy a ser quien ponga los límites a mi vida, sólo yo seré quien ponga las barreras de hasta dónde quiero llegar, pero tengo muchos ejemplos para salir adelante… si me encierro en mi casa, ésas serán mis limitantes, y es a lo que me refiero”, con lo que me doy cuenta de que su proyecto de vida continúa y que nada lo ha truncado, sino que hasta el momento simplemente está tratando de adaptarse a esta nueva forma de enfrentar la vida.

Me cuenta que hace unos días fue a una fiesta con su novia y me dice con la mayor de las calmas que tiene la plena conciencia de que a mucha gente le sorprende, por diversas cuestiones, ver a una persona con muletas y una pierna amputada, y me dice: “wey, sé que a la gente se le hace raro verte así… y sé también que es pesado que la gente se te quede viendo constantemente, pero es sólo cuestión de acostumbrarse”, lo cual vuelve a sorprenderme y me comenta que de mucha ayuda ha sido la del doctor que le está atendiendo, pues este mismo le ha planteado la idea en su mente, de que él es su propio terapeuta y que debe alejarse de todo pensamiento negativo si lo que quiere es salir adelante y que si los límites para su vida los pone en un rango corto, pues simplemente es lo más lejos que podrá llegar.

Actualmente mantienen concentrada su atención en adquirir una prótesis, la cual es verdad que no puede usar en estos momentos, sino hasta que sane por completo su pierna, por lo que me comenta que su amable doctor le ha indicado que su vida no va a representar ninguna diferencia o cambio, pues le asegura que su andar va a ser el mismo, y le pone como ejemplo que sólo una persona que le haya conocido antes, se dará cuenta de que su forma de caminar es diferente, pero le asegura que si él lo quiere, su vida va a ser la misma.

A pesar de que Joel siempre trata de aminorar la adversidad, existen problemas a los que lamentablemente se enfrenta, pues me menciona que el costo de su prótesis será de 100 mil pesos y es cuando me surge la reflexión y a la vez la pregunta de que una persona tan optimista como él, tan llena de vida, tan alegre, ¿merece que una cantidad económica sea limitante para que su vida continúe? ¿Acaso no merece contar con su prótesis? Y a la vez me atrevo a realizar otra reflexión, cómo es posible que una persona que ha sido simplemente feliz ahora y siempre, tenga una maldita preocupación económica para poder dar continuidad a todos sus proyectos de vida.

Joel amigo, como lo hice hace poco tiempo, quiero volver a manifestarte que eres uno de mis grandes amigos, que cada día que platico contigo me demuestras la grandeza de una persona, no de ahora, sino de siempre, sé que está de más el manifestarte todo mi apoyo y poner a tu disposición lo poco que puedo ofrecerte, pero convencido estoy de que sea lo que sea, habrás de recibirlo con el mayor de los cariños y con el mejor de los optimismos.

Esto te lo digo por mí y por todos tus amigos que tanto te queremos Joel.

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous ¡Yo muero por la cultura! / Cocina Política
Next Inaugura Carlos Lozano la LXXX Asamblea Nacional de Criadores de Toros de Lidia
Close

NEXT STORY

Close

Existe acoso a la mujer en el Ministerio Público

19/01/2017
Close