“Ni siquiera mi madre me manipula como Televisa” / Marcela Pomar en LJA - LJA Aguascalientes
14/06/2024

 

En un país en el que muy poca gente lee periódicos y el alcance de la Internet y la televisión por cable se encuentra limitado a las clases medias, Televisa y su rival TV Azteca, ejercen una gran influencia sobre la política nacional.

The Guardian

 

El 5 de febrero pasado, el Grupo Televisa y el diario británico The Guardian emitieron un comunicado en conjunto en el cual este último “reconoce que Televisa y sus periodistas buscan mantener los más altos estándares editoriales” y “acepta que las autoridades electorales resolvieron que la cobertura del Grupo Televisa cumplió con las estrictas normas electorales mexicanas y neutralidad política”. Ello en referencia a los importantes reportajes que la reportera Jo Tuckman, por su parte, y el periodista Jenaro Villamil, por otra, publicaron en junio de 2012 sobre la complicidad entre Televisa y Enrique Peña Nieto, entonces candidato del PRI a la presidencia, para colocarlo como favorito de las tendencias electorales, así como para desacreditar la figura pública de Andrés Manuel López Obrador. El 8 de junio de ese año, Jo Tuckman destacaba en su artículo y en base a fuentes confidenciales que los documentos –docenas de archivos informáticos- evidenciaban que la monopolista Televisa había vendido presuntamente a importantes políticos “un tratamiento favorable en sus noticieros y shows principales, y usó los mismos programas para desacreditar a un líder de izquierda”. Asimismo se incluía un resumen de las cantidades aparentemente cobradas por elevar el perfil de Peña Nieto a escala nacional cuando éste era gobernador del Estado de México; una estrategia de medios detallada y explícitamente diseñada para torpedear la anterior candidatura a la presidencia del candidato de izquierda; y pagos que sugieren que la oficina de Vicente Fox ocultó gastos públicos exorbitantes en promoción publicitaria.

John M. Ackerman, en un análisis en la revista Proceso explica que este comunicado no representa una disculpa del diario inglés ni una retractación de lo planteado por su reportera, a pesar de que Televisa exigió una “disculpa pública”. Los artículos impugnados aún se encuentran en su página en internet (http://ow.ly/htIQ1) sin que haya sido modificada ninguna parte de su contenido. Además, “es importante notar que el rotativo inglés no afirma que Televisa efectivamente cumple con altos estándares editoriales, sino que sólo busca hacerlo. Asimismo, The Guardian no avala el tratamiento que el IFE dio al caso Televisa, sino que solamente acepta que existió el carpetazo”. En otras palabras, The Guardian, dice Ackerman, se mantiene firme en su postura original de que los artículos impugnados planeaban una “cuestión de interés público” y que “fueron publicados de buena fe con base en el material proporcionado por su fuente confidencial”. La razón, entonces, para que los directivos del diario británico hayan decidido emitir este último comunicado es el evitar un largo litigio en tribunales británicos con el Grupo Televisa, pues Inglaterra mantiene estrictas leyes en materia de difamación y calumnia. Dice Jenaro Villamil que “The Guardian no desmiente la información publicada por su corresponsal en México, Jo Tuckman, pero tampoco defiende el contenido de los reportajes”.

Sin embargo, ante la caída de su imagen a nivel mundial y su deterioro público nacional en el sentido de que el consorcio operó para promover a Enrique Peña Nieto en sus aspiraciones presidenciales, Televisa promovió autogalardonarse con el premio de Periodismo Rey de España por su serie histórica El encanto del águila, producida por Bernardo y Leopoldo Gómez, vicepresidentes de la televisora, y así mantener su lugar de credibilidad y profesionalismo entre quienes aún confían en su imparcialidad y limpieza política.

En México, sabemos que Televisa no es neutral ni independiente, sino que actúa con fines eminentemente políticos y económicos para fortalecer su preminencia social. En otras palabras, se vende al mejor postor. Y por más graves que sean las consecuencias de una democracia vendida, es tan sólo un acto donde los actores son políticos en busca del “premio mayor”.

Lo cierto es que una vez más, la población no informada, aquélla que sólo tiene acceso al “pan y circo” desafortunadamente permanece lejos de la verdad, sumida en el engaño mediático, sumisa y susceptible a todo aquello que dicten las oligarquías y las instituciones corruptas en el país, a costa de sus más elementales derechos y prerrogativas. Una vez más nos asombra la actitud de “instituciones” como el IFE que soslayan por completo las evidentes prácticas de ilegalidad y corrupción en Televisa, y en el caso Monex-PRI. Denise Dresser califica de “aberrantes” la cantidad de ilícitos cometidos por este instituto para ocultar, justificar, tapar, argumentar, avalar y “permitir que la mayoría del IFE haya contribuido a perpetuar la impunidad con la cual actuó el PRI en la elección de 2012 […] y que aplique doble rasero con los partidos de oposición y con el PRI, condenando a los primeros e indultando al segundo […] y que haya permitido un fraude a la ley, que sentará precedentes con implicaciones muy perversas a futuro”. Y todo esto porque el pueblo lo permitimos.



Show Full Content
Previous Del protocolo a la histeria / Vale al Paraíso
Next Toros / Puyazos
Close

NEXT STORY

Close

Avanza pavimentación al sur de la ciudad

30/04/2015
Close