Ante el cuarto lleno, “Chocolate” y Reynoso guardan apéndices en sus espuertas – LJA Aguascalientes
14/08/2020


 

Coso San Marcos de Aguascalientes cuyos escaños están siendo muy usados por un público noble que ayer en la tarde, a las cinco, hora implacablemente taurina, los cubrieron en su totalidad para presenciar en el nimbo la cuarta novillada de la campaña que hace de aperitivo a la serie ferial del evangelista Marcos.

 

Para dar entidad al asunto, la empresa conformó un encierro hasta con tres hierros distintos, entregando esta tercia un encierro terciado y de variado juego. Salieron tres ejemplares de Gómez Alanís (tercero, cuarto y quinto), uno de Fermín Rivera (primero), dos de Autrique (segundo y cuarto) y uno de regalo de José Julián Llaguno. Destacaron en lidia el cuarto, quinto y séptimo, mereciendo éste el honor del arrastre lento.



 

Ni “barbas de oro” truncó los decorosos lances y la plástica media de Juan José Bellido “Chocolate (palmas y oreja). Posteriormente destellaron tres chicuelinas de Rafael Reynoso. Con la sarga el ibérico solo dejó entrever su buen gusto y su ahínco; nuevamente el viento, aunado a la sosería del antagonista impidieron mejores diligencias. Después de un pinchazo finalizó con un bajonazo.

De cuenta nueva el aire que flagelaba no dejó descubrir su toreo capotero. Pese a la indicada inclemencia climática imprimió momentos muleteros muy buenos. Tiene técnica y la sabe aplicar el madrileño y logró torear con sabrosura y escuela en ciertos pasajes, aprovechando la calidad y las extensas embestidas del cuadrúpedo. Remató su actuación plausible de un espadazo tendido, no obstante granjeándose su premio.

 

Apuradas pero emocionantes chicuelinas  fueron la bienvenida de Rafael Reynoso (al tercio, palmas y oreja en el de obsequio), salvando la tempestad que le atacaba. En la misma tesitura fue el quite por navarras. Con la muleta empuñada, con valentía y firmeza se impuso a la tormenta de bravura seca y compleja. Paulatinamente absorbió aquel peligro destapado impúdicamente por el adversario. Momentos gallardos tuvo, y se quitó las amenazas de formidable entrega al matar, aunque con modesta eficacia.

Su segundo fue imposible,; un indeseable manso que no tenía un pase y llevó la testa todo el tiempo por la luna, sin embargo el joven otra vez, ante ello, mostró buena disposición, deshaciéndose del trance con apuros al tomar el estoque.

A la trágala capoteó por chicuelinas al de regalo. Al abrir la fase muletera con un cambiado por la espalda en los medios, se llevó una voltereta brutal; no obstante, ya repuesto, vino una enjundiosa faena también a la trágala y por ambos flancos, en cuyos pases el astado embistió fuerte, con clase y largamente, aunque con la intención siempre de irse al remate de la suerte. Acabó el número, amenizado por “pelea de gallos”, pinchando antes de una estocada caída.

 

Brandon Campos (palmas y silencio) se limitó a bregar en recibiendo al tercero. Tratando de hacer “caleserinas” solo se hizo un barullo. Quedó a deber nuevamente el queretano, Sabe de posturas, las tiene bien ensayadas, pero ignora el toreo de poder, de transmisión, el que resuelve las dificultades como las que tuvo el astado. Poco chiste hubo en su hacer y aquello se hizo un taco. Luego sufrió con el acero.

Una larga de hinojos y chicuelinas arrebatadas iniciaron su segunda actuación sin fondo, hueca, en la que pegó pases, pocos de sustancia, la mayoría sin expresión, quedando desnivelado ante el excelente bicorne, el cual embistió desde esta plana hasta el sol, con clase, claridad y nobleza. Después escenificó una serie larga de pinchazos, mismos que al final dieron mortales consecuencias.

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous LJA 11/03/2013
Next Piden a Alonso Reyes impulsar la creación de un grupo minero regional

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

NEXT STORY

Close

Reforma en Telecomunicaciones: lo que se lee y lo que no / Piel curtida

23/04/2014
Close