CulturaLocal

De villano a poeta. Un diálogo con Joaquín Cosío

 

  • Para el actor, la carrera de poeta es incipiente, pero que tiene mucho que dar
  • Bala por mí el cordero que me olvida es un poemario con nostalgia y  recuerdos dedicados al norte del país

 

 

Aunque el actor Joaquín Cosío siempre ha mantenido una rudeza en sus papeles, tiene un lado suave y tierno, fuera del espectáculo y la farándula, y a pesar de sus casi dos metros de altura y un físico que aparenta ser mal encarado, este hombre es poeta.

En su visita al estado de Aguascalientes, el pasado 27 de marzo, destacó en entrevista que para él, la poesía y el teatro son dos actividades muy distantes, a pesar de haberlas comenzado a una muy temprana edad. La actividad como actor es profesional, mientras que como poeta no, “yo escribo porque me gusta, me relaja, mientras tanto me publican mis libros, así soy feliz”, señaló el actor, y es así una carrera incipiente, pero que tiene mucho que dar.

Hasta el momento, cuenta con dos obras publicadas, y confesó que tiene una gran cantidad de peticiones de crear más, “piden y piden, yo feliz de hacerlos”. Su  poemario de reciente creación se titula Bala por mí el cordero que me olvida (Ediciones Sin Nombre), cuya primera edición ya está agotada, lo cual significa que se consumieron mil libros de poesía en menos de tres meses.

Por esta razón, Joaquín Cosío mencionó que el poemario se ha reeditado con un tiraje igual, de mil ejemplares, de los cuales aseguró el autor que ya se ha consumido un gran número; “estoy muy contento y satisfecho porque la gente quiere leer mi poesía”.

En su condición de hombre migrante, ya que nació en Nayarit, vivió su infancia en Ciudad Juárez y emigró a la Ciudad de México en el 2000, señaló que hay una enorme cantidad de experiencias y emociones.

Indicó que su libro está dedicado al norte, es decir, a Ciudad Juárez y a todo lo que implica esta ciudad, que es catalogada como una de las más violentadas del país.

Los poemas escritos en verso libre, fueron construidos después de que Cosío dejara dicha ciudad para vivir en el Distrito Federal, “es un libro con mucha nostalgia, recuerdos de los lugares donde viví y ya no estoy”.

El poeta dio a conocer que, sin embargo, Tepic es su lugar favorito, y subrayó que la casa del número 73 de la avenida Juárez en el centro de la ciudad, frente a una línea de palmeras que adornan el lugar, junto con la playa y otros sitios que recuerda de su infancia, son unas de las bases de algunos poemas.

En conversación abierta y franca con jóvenes actores y escritores del Centro Cultural Los Arquitos, Joaquín Cordero recordó a todos que el arte lo es todo, mientras sea con sentimiento, “si quieren escribir, escriban, si quieren actuar, actúen, no se queden con las ganas de nada”, esto al referir que el éxito no se da al instante, sino tras años de trabajo y dedicación.

En su caso personal, a pesar de haber iniciado tanto en teatro como en la poesía desde los 17 años, fue hasta sus 42 años cuando se publicó su primer libro y comenzó su trayectoria como actor en importantes películas.

Foto: Gerardo González

The Author

Itzel Acero

Itzel Acero

No Comment

¡Participa!