GaleríaLocalSociedad y Justicia

Oficios en Aguascalientes: Laudería hidrocálida, tradición de mediados del siglo XX


“Laudería es el lazo íntimo que une el aspecto artístico con la investigación en una misma actividad, la construcción e investigación de instrumentos de cuerda frotada”

Leonardo Da Vinci

¿Qué es la Laudería?

La laudería es el oficio que consta en la fabricación  y reparación de instrumentos de cuerda  y  de viento; va más allá de  una actividad  que implica limpieza o mantenimiento de un artefacto musical, sino que es totalmente una experiencia artística, meramente artesanal y muy mexicana.

De la tradición …

1942, año que trae consigo la  fabricación de múltiples artefactos musicales de laudería elaborados por las manos de Macedonio Rodríguez, uno de lo iniciadores del oficio de creación de instrumentos de viento de manera profesional en la entidad de Aguascalientes.



Del oficio…

La fabricación de instrumentos de cuerda elaborados por uno de los herederos de la familia Rodríguez, Miguel Rodríguez, quien indica que la laudería ha transformado su entorno en la ciudad, orientándose más a la reparación que a la fabricación de objetos musicales de cuerda, violines, arpas, bajos, contrabajos y guitarrones.

El costo…

“La reparación y elaboración de instrumentos de cuerda, ha sido subestimada por muchos, desde músicos hasta el bohemio promedio o gustoso de la música, ya que la laudería es prácticamente un trabajo artesanal, que requiere paciencia y dedicación, el precio  va desde los 150 hasta los 800 pesos en el caso de la reparación; en la elaboración  el costo va acorde a lo que el cliente pide, puede ir desde una guitarra de 3 mil pesos, hasta una de 12 mil, con arreglos y grabados al gusto”.

Pocos en el estado…
En la actualidad, en la ciudad de  Aguascalientes, existen únicamente alrededor de 10 lauderos, dado que es un oficio que pocos conocen, poco valorado y caro en algunas ocasiones, debido a la naturaleza artística de la labor.

Fotos: Gilberto Barrón Reyes

The Author

Gilberto Barrón

Gilberto Barrón

No Comment

¡Participa!