Toros / Puyazos - LJA Aguascalientes
18/05/2024

 

En todos los sitios existe la tauromafia; ese tipo extraño de entramado que “administra” todo el hacer de cuanto reclama la organización de las funciones taurinas, principalmente corridas y novilladas. Sólo que existen varias diferencias entre la española y la mexicana, cuando es flagrante que en aquellas tierras opulentas del viejo planeta, aunque hoy en crisis económica, el engranaje que se tiene mecánicamente programado, genera cada año figuras del toreo, pocas pero suficientes, y produce buen número de diestros de interés sumo que a los carteles de todas las ferias otorgan interés y variedad; más opciones y alternativas oportunidades de que el sufrido y aguantador público, que es el que paga caro, aderece sus gustos y amplíe sus preferencias.

Sí es complejo ciertamente para los interesantes jóvenes mexicanos abrirse brecha en la fiesta del país, más lo es el pretender figurar en la bóveda celeste taurina ibérica. Contra tormentas y olas gigantescas, nuestros macizos prospectos combaten con valor, gallardía, capas y sargas en esos lares herméticos, sobre todo, para cualquiera que tenga el sello de extranjero.

Es evidente que la fiesta española es tan compacta, pese a la prohibición política e insulsa en Barcelona, que bonifica categoría a quien participa en ella, y no viceversa, tal acontece en la mexicana.

En la esfera de las ferias sevillanas del año pasado, cuyo escenario es el dorado albero de la Real Maestranza de Caballería, la plaza más hermosa del mundo… hasta para morir en ella… según sentencia tradicional que se recorre en la lengua de los propios coletudos, el joven diestro aguascalentense Joselito Adame tuvo una actuación sobresaliente ante un toro rasposo del Conde de la Maza, al que al final de la lidia logró cortar una oreja de notorio peso específico. Tras el hecho, se oiría congruente y lógico que el de las aguas termales repitiera cartel en la serie 2013 que ya se anunció, empero, para frustración de muchos, el título del torero no está impreso en ningún cartel de la campaña de este año en el edificio taurómaco referenciado. En cambio sí que están acomodados los nombres de otros arlequines de seda y oro que ningún mérito hicieron en el episodio del pasado año. Elementos sin fondo ni sustancia que ociosamente caminarán en el paseíllo sobre la arena de oro de las minas de Guadaira.

Por supuesto que, pese a lo interesantes que son nuestros jóvenes toreros mexicanos, las principales ferias españolas seguirán siendo las mismas en importancia con ellos y sin ellos.

Si la Feria Nacional de San Marcos de Aguascalientes se autopregona como la más importante de América y una de las más del mundo –aunque no ocupe ni el décimo lugar en este orden-, e incluso, bajo propia cuenta y riesgo se compara con la de Sevilla, está a un abismo de distancia de tener genuina preponderancia; original y propia luz en el aspecto taurino.

O es que México no se preocupa por producir toreros de real imán, teniendo materia para ello, y prefiere importarlos al costo de… casi lo que sea…

La propia voz de la Feria del evangelista Marcos dice de su importancia a “razón” de que participan en ella la mayoría de las figuras mundiales, aunque para semejante menester se tengan que reforzar vínculos entre la empresa, el gobierno estatal, el municipal, el juez de plaza y su asesor, ridiculizar la figura del cuerpo de Médicos Veterinarios Zootecnistas, y con ese basamento fingir que se cumple el reglamento, entre que, ignorante, y más que eso, ingenuo, el público entusiasta feriante, paga caro por lo que cree una fiesta de primera, cuando en realidad es de segunda o menos… muchas tardes como réditos de los encierros sin trapío jugados en el redondel de la “Gigante de Expo-Plaza”.


Y todo este histrionismo para hincarse, lamer calzado, complacer, entregar, lisonjear y ayatear a esos diestros peninsulares con tal de que éstos se presenten en la Monumental de Alberto Bailleres para “dar categoría” al serial abrileño…

La desembocadura de este entramado viciado, es la reiteración de ganaderías, de carteles altamente predecibles y de la exhibición de la mansedumbre expelida, peor tantito, de ganado de esmirriada e indigna presencia, impuesto, sólo con el precio de que estén en la feria, de esos citados diestros europeos.

Ya no se tardará nada para que ETMSA (Espectáculos Taurinos de México Sociedad Anónima) descubra oficialmente los carteles de las 10 o 12 corridas del serial, y dos novilladas en las que participarán seis triunfadores de la campaña que se está llevando en el viejo coso San Marcos. Se habla de varios iberos como Morante de la Puebla, Juan José Padilla, El Juli, quizás Manzanares, Alejandro Talavante y, faltaba más, el sensacional pero gastado galo Sebastián Castella. Buen listado de nombres internacionales, sin embargo su presencia seguramente reclamará invariablemente el verles con el ganado que siempre, para sus comodidades, como si no se les pagara altos emolumentos, imponen como son Bernaldo de Quirós, Teófilo Gómez, Fernando de la Mora y otros males similares.

Queda, en contraparte, la esperanza de ver a la mayoría de los jóvenes que están escalando la pendiente a plomo y que han cautivado, por ahora, a los aficionados, Fermín Rivera incluido, aquel espigado joven potosino que es dueño del toreo más clásico y sustancioso entre los mexicanos.

 


Show Full Content
Previous Sencillitos se ven más bonitos / Vale al Paraíso
Next Promueve gobierno capital cultura preventiva en materia de protección civil
Close

NEXT STORY

Close

Estudiantes de la UTN Aguascalientes interactúan en línea con jóvenes de la Universidad de Miami  

11/10/2019
Close