Arte Joven 2013 (pininos) / The Isolence of Office - LJA Aguascalientes
05/08/2020


La inmadurez -que se presenta a temprana edad y a unos jamás abandona-, en términos artísticos, la podemos entender como aquella propensión adolescente de querer publicar por querer publicar: un berrinche de comunicar al mundo que un genio ha nacido y que, al hacerlo, a más de uno se le van a caer los calzones. Borges, palabras más, palabras menos, cuenta que su padre le dio dos consejos: corregir hasta el cansancio y no publicar hasta estar convencido de hacerlo.

Más de un artista puede pensar que el tren se le está pasando; que el reconocimiento no llega; que necesita difundir su obra; que los filósofos no están hablando de su trabajo. Todo esto tiene dos culpables: el ego y las becas. El primero se puede combatir con un par de cachetadas de realidad. El segundo, cuando se trata de apoyos que están adjetivados con “joven”, es imbatible: ¿cómo hacer para que algunos estímulos no tengan en cuenta un límite de edad? Algunos dirán que plataformas del tipo “poesía joven” hacen que los pininos de los artistas comiencen a crecer. Probablemente tengan razón; pero, en lo personal, prefiero ver un producto maduro a uno incipiente.

Esta ansiedad por publicar desde muy joven tiene sus consecuencias: someterse al escrutinio público, por ejemplo. Así, entre ser un espectador comprensivo y dócil que tiene en cuenta que los artistas se están formando, y uno que sólo admite el discurso de la obra sin anécdotas, prefiero el segundo. Entre perdonar la vida y dar el tiro de gracia (recordemos a Lichtenberg), prefiero lo segundo.

Enlacemos lo anterior con Arte Joven 2013: quien asista buscando obras provenientes de una inteligencia ejercitada, estará equivocado. Sin embargo, eso no quiere decir que no se puedan emitir duros juicios contra las obras expuestas. Su trabajo está publicado. La recepción nos pertenece.



Hay obra que hace cuestionar el gusto y el criterio de los jueces en cuanto a los seleccionados: a) Arturo Solares y su N.1, de la serie “Iconografía de un enamorado” presenta seis casetes donde se alcanzan a leer algunas canciones de despecho. La disposición es la siguiente: dos columnas y tres filas. Lo que hizo el iluminado artista fue rayar, hasta el cansancio, uno encima de otro, en el primer conjunto, un montón de corazones. Del otro lado hizo lo mismo. Voilá. b) La pintura de Iván Díaz Sin título: fondo verde hospital; una que otra manchita negra utilizada irracionalmente; un cartel, encima de un edificio notoriamente descuidado, que dice “ESTO SU ERA LA FICCIÓN/ DEBE SER LA REALIDAD” [sic]. ¿Le faltó una letra o le faltó cerebro?

Vamos con los premios: Lucía Vidales Lojera: La guerra ha terminado democracy is here. Esta pintura vale más porque nos hace recordar a El Bosco o a Brueguel que por lo que dice. Hay tres barcos que llevan sendos símbolos: cruz, esvástica y dólar: ¿pretende comunicar que con la conquista llegaron los males que nos agobian como sociedad, ay, capitalista?; tenemos frases como “War is Over”, “Ja ja ja”, “Kaboom”, “Ya no hay tiempo” y, el mejor de todos, “Traíganlos a todos” [sic]: ¿cómo vincular onomatopeyas con mensajes propios de los años 60? ¿risas con instrucciones?; los personajes, en su mayoría, aparecen drogados o ensimismados o ejecutados. Los que no, lo hacen observando o jugando. Si éstos últimos fueran eliminados, al menos podríamos decir que hay orden en su tratamiento. Pero no. El trabajo de Vidales pretende ser una crítica feroz. No lo consigue. El espíritu combativo lo tiene. Le falta cabeza.

No encuentro una ilación entre los tres grabados de Luis Roberto García Ortega Las horas grises IV, Las horas grises VI y Las horas grises VII. Si el artista mandó una parte de sus “horas grises” entonces tenemos un discurso cortado. Si jugó con los títulos, no se entiende por qué eligió esa insignificante secuencia (IV, VI, VII). En cualquier caso, tampoco hay una manera de conectar a sus personajes: pasamos de burros a decapitados, de pachucos a autómatas, de ángeles a prostitutas, en cuestión de centímetros, sin ninguna justificación. Desde luego que esto provoca una inquietante pregunta: “¿no eres tú, soy yo?” Pero no nos confundamos: es la obra.

Finalmente, Carolina María Stuber Malagamba con Sobre el dolor de la memoria y el olvido que, según la ficha de identificación, ganó en pintura, presenta lo siguiente: siete páginas de la novela del escritor argentino Hugo Wast Flor de durazno. Supongo que lo que le valió el reconocimiento del jurado fue que, sobre cada línea de cada página, realizó un tipo de cosido con hilos de distintos colores (en función de la página), de tal forma que las palabras no se podían leer. Se sabe que Wast no fue un tipo ejemplar y que su durazno ha pasado sin pena ni gloria en el canon literario, así que la artista, al resucitarlo, le hace un favor. Si en su obra hay una intención -como creo que la hay- de cancelar la novela y al autor, entonces memoria y olvido, en el título, sí están al servicio del discurso de la obra. ¿Y el dolor? No aparece ninguna señal de esto.

Arte Joven, anualmente, exhibe el trabajo de artistas menores de 30 años. La RAE nos dice que pininos (una vez que la búsqueda es redireccionada a pinitos) es: “Cada uno de los primeros pasos que da el niño o el convaleciente”. ¿Niños o convalecientes? Los artistas de Arte Joven 2013, ¿qué merecerán? Algunos son unos bebés. Otros, unos abortos. Como sea, creo que muchos artistas deberían dejar la sonaja y empezar a reflexionar: no cómo publicar (el soporte institucional), sino cuándo (este criterio, evidentemente, lo sabe cada uno). (Ya los oigo: “lo hacemos por el dinero”. Classic. No me interesan los motivos por los cuales concursen. Me importa la obra).

Coda: Del trabajo premiado de Omar Soto Martínez Imperio XXXI (una serie de cinco por cinco rectángulos armados a manera de rompecabezas), no se puede decir nada porque muchas figuras geométricas se vinieron abajo debido al material con que estaban pegadas (cinta adhesiva).

Arte Joven 2013. Galería de la ciudad de Aguascalientes. Desde el 20 de abril hasta quién sabe cuándo.

@jorge_terrones

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous ¡Sonríe y haz sonreír! / Scientia et Sanitas
Next La reforma fiscal que viene / Opciones y decisiones

5 thoughts on “Arte Joven 2013 (pininos) / The Isolence of Office

  1. !!!!Uorale!!!!

    fuerte la critica.

    pues si concuerdo parcialmente con él.

    De hecho es un poco de lo que PM decía. pero bueno, finalmente, cae en la apreciación, puedo sonar complaciente por que participé, pero estoy de acuerdo al menos hablando por mi, no somos consagrados ni hemos alcanzado una iconografía definida, o un manejo experto en cada área particular; en lo personal me considero en ciernes, y esta selección solo es un aliciente para seguir preparandome.

    Sin embargo se gradece la “Cachetada de realidad”

    un saludo.

  2. Entras a la galería con la firme, y reducida, decisión de que todo es una mierda, y pues como estas convencido de tener mierda en los ojos, es lo único que vez, eres muy inteligente y todo un pillín terroncitos.

¡Participa!

Close

NEXT STORY

Close

Atienden a la población en el primer Miércoles Ciudadano Virtual en Aguascalientes

19/03/2020
Close