01/06/2020


 

 

Si das pescado a un hombre hambriento,

lo alimentarás por un día.

Si le enseñas a pescar,

lo alimentarás para toda la vida.

Lao-Tsé, siglo VI a.C.

 

DATOS ESCALOFRIANTES: En 1970 había 31 millones 450 mil pobres en México; en 42 años (siete sexenios) de su famosa lucha contra la pobreza (1970-2012) los gobiernos federal y estatales gastaron la astronómica cantidad promedio de 36 millones 366 mil 541 pesos POR CADA POBRE. El resultado: en lugar de tan siquiera reducirlos, la cantidad de pobres ¡aumentó de 31 a 54 millones! (Datos tomados del diario La Jornada del domingo pasado como resultado de una investigación del Centro de Análisis Multidisciplinario de la UNAM).#

¿PERO QUÉ HARÍAMOS SIN POBRES? Si los ineptos funcionarios que inventaron la “lucha contra la pobreza” -que deben ser los mismos que inventaron la “lucha contra el narcotráfico”- realmente hubieran querido ayudarlos, con que le hubieran entregado a cada uno sus 36 millones de pesos México ya sería un país de primer mundo. ¡Pero cómo! Si lo que necesitamos es que haya pobres para que la fehacientemente inútil Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), Televisa y demás multimillonarios antiguos y nuevos, públicos y privados, existan.

Así, con el multimillonario más multimillonario del mundo y uno de los índices más altos de pobres está bien México, país de folclóricos contrastes. ¿Pues con quién harían negocio las empresas extranjeras si desapareciera el mayor mercado de comida chatarra que son los 54 millones de pobres? ¿Qué haría Rosario Robles si no hubiera hambrientos a quiénes darle atole de pepsicola con el dedo? ¿A qué clientela política acarrearían los partidos para comprarle el voto con unos tacos de maíz transgénico y paseo turístico en camión urbano? Pero basta de ironías difícilmente reprimibles con estos políticos de plástico.


El mejor resumen diario en tu correo por LJA.MX

“EL PROBLEMA DEL PAÍS ES ESTRUCTURAL [dice el CAM] y no de reformas estructurales…” y sostiene que el gobierno actual, “…con su llamado pacto por México ‘evidencia nuevamente que el interés ha sido mediático y no por solucionar los problemas de fondo’”.1 Y no se corregirán mientras quienes ocupan los cargos públicos no tengan capacidad para ver más allá de su insensata obsesión por las reformas estructurales.

¿POR QUÉ NOS OPONEMOS A ESAS REFORMAS ESTRUCTURALES? Porque lo que pretenden con ellas es terminar la tarea que les impuso el imperio de privatizar el patrimonio nacional para dejarnos nuevamente en la miseria, destruyendo así la esencia ideológica de la Constitución de 1917. Tirar a la basura el fruto de la Revolución Mexicana y encadenarnos a la ideología neoliberal para quedar totalmente sometidos al yugo del capital financiero, en un nuevo tipo de esclavismo globalizado mediante la división internacional del trabajo.

ATAQUEMOS LA “OBSOLETA Y CORRUPTA ESTRUCTURA BUROCRÁTICA GUBERNAMENTAL”.1 Extirpemos el cáncer que carcomió la estructura original y reconstruyámosla desde sus cimientos en un todo armónico político, económico y social bajo rigurosas reglas éticas, para lo cual es necesario no desechar, sino perfeccionar el mensaje de justicia social.

REVALORAR LOS CONCEPTOS. En este “mundo al revés”, muchas personas influenciadas por la ideología que predican los neoliberales creen que el dinero es la solución a todos los problemas y lo ubican en un lugar superior a la justicia misma.

ASISTENCIALISMO. Un ejemplo muy claro de este retorcimiento de los conceptos es que hay que ayudar a los pobres dándoles limosnas disfrazadas por medio del absurdo asistencialismo de Sedesol o de sus monstruosos tumores como el Seguro Popular o el Teletón. Lo que hacen falta son fuentes de trabajo; las limosnas, por buena que sea la intención con que se den, humillan y envilecen; el trabajo honrado dignifica y libera; es por eso que lo consideran peligroso.

“NADIE POR ENCIMA DE LA LEY” Revaloremos también este principio; mientras haya uno solo a quien el pueblo no pueda llamar a cuentas, este país no dejará de ser una monarquía absoluta disfrazada de república.

Mientras eso no suceda, el monarca que está en Los Pinos seguirá haciendo cera y pabilo del presupuesto de egresos, saqueando lo programado para educación, salud, seguridad social y demás prestaciones, para transferirlo a tareas de violencia y muerte, banalidades asistenciales y otros fines inconfesables, tirando por el albañal gran parte del trabajo que el pueblo le entrega en forma de impuestos para que lo administre bien y lo traduzca en servicios.

Los pobres no necesitan limosnas. Lo que todos necesitamos son gobernantes honrados en primer término; si además son inteligentes y trabajadores, ésa sí será ganancia.

Aguascalientes, México, América Latina

tlacuilo.netz@yahoo.com


Show Full Content

Comments

¡Participa!

Close

NEXT STORY

Close

Sectores empresarial y educativo de Aguascalientes hacen donaciones al personal del sector salud para la atención de casos de Covid19

04/04/2020
Close