12/07/2020


Fabiola Martínez

Periódico La Jornada

Durante el periodo 2010-primer trimestre de 2013, México repatrió 239 mil 252 migrantes. Cada año nuestro país gasta más de mil millones de pesos para regresar a los extranjeros a su país de origen, 92 por ciento de los cuales son centroamericanos, informó el Instituto Nacional de Migración (INM).

Esa cantidad es equivalente al total de la recaudación por ingreso de extranjeros (turistas, trabajadores, estudiantes, etcétera) durante enero-marzo del presente año; es decir, una cuarta parte de los 4 mil 585 millones captados por la Federación, en 2012, por ese concepto.

Otro enfoque para dimensionar el gasto en deportaciones es el siguiente: el INM recibió el año pasado, para su operación, 2 mil millones de pesos (incluido el presupuesto autorizado por la Cámara de Diputados y la asignación de recursos precisamente de lo que capta el país por la visita y residencia de extranjeros).

Antes de regresarlos a su país, los migrantes pasaron por alguna de las 32 estaciones permanentes y 27 provisionales de las que dispone el INM. De este último grupo, 14 son de tipo A (alojamiento no mayor a 48 horas) y, el resto, de tipo B (alojamiento no mayor a siete días).

El organismo dependiente de la Secretaría de Gobernación admite, sin embargo, que se requiere un programa de reparación, mantenimiento y equipamiento para estos inmuebles.

Para atender a todo el flujo migratorio irregular, el instituto tiene la colaboración de 156 albergues, distribuidos en el país, para brindar protección a la población extranjera detenida, la cual puede permanecer horas, días o semanas en espera de la resolución de sus casos.

Adicionalmente, el organismo registra el apoyo de 13 albergues religiosos, que colaboran con sus delegaciones.

Aunque la capacidad de alojamiento no ha sido rebasada (4 mil 424 personas por día, ante un promedio de asistencia de mil 900), el INM enfocó su preocupación por las condiciones de tránsito de migrantes, agravadas por las agresiones de grupos criminales.

Los grupos Beta de Protección al Migrante reportaron un aumento de apoyos: en 2011 ofrecieron orientación a 286 mil 868 personas, y en 2012 la cifra fue de 323 mil 604.

También va en aumento la asistencia social otorgada: alimentos, refugio, atención médica y traslados a centros hospitalarios para atención médica mayor.

El año pasado fueron alojados en dichas estaciones 88 mil 501 extranjeros, de los cuales 79 mil 426 fueron devueltos a sus países de origen.

Por la vía legal, México tiene 65 vías de ingreso (aeropuertos), 67 en puertos y 59 cruces terrestres, contra un número indeterminado de pasos irregulares en la porosa frontera sur.

Es por ello que el organismo alerta de manera especial la concentración de migrantes en Tamaulipas y Coahuila; tan sólo en estas dos entidades confluyeron, en 2012, más de 162 mil mexicanos deportados por Estados Unidos que se mezclan con los centroamericanos que también buscan cruzar la frontera norte.

Según un documento del INM, el volumen de tránsito irregular por México es de alrededor de 300 mil personas al año (básicamente centroamericanos), con el objetivo de internarse a Estados Unidos, pero también hay una franja de paisanos que, tras su expulsión de aquel país permanecen cerca de la frontera para intentar cruzar de nuevo, en un contexto de creciente riesgo para migrantes y residentes.

La disuasión y contención no son factores determinantes para la solución de la problemática migratoria. La violencia generada por la delincuencia organizada ha provocado el incremento del tráfico y trata de personas, el secuestro y la extorsión, las desapariciones, el robo y los asesinatos, así como la aparición de pandillas en algunas zonas de México, indica el texto del INM.

Un programa piloto que auspiciaba Washington para trasladar por vía aérea a los mexicanos repatriados a la capital de nuestro país (desde donde el INM los acercaba a sus comunidades) está suspendido. En 2012, 2 mil 364 pudieron regresar a su hogar por esta vía pero hasta el momento no se ha informado el destino de este plan piloto de repatriación.

Tampoco se ha informado el monto y mecanismos de apoyo estadunidense al tema migratorio, según la Iniciativa Mérida, plan con base en el cual el INM recibió –en 2012– 15.5 millones de pesos, utilizados en capacitación de personal e instalación de algunos equipos para captar datos biométricos de los migrantes que cruzan por la frontera sur.

Como difundió este diario (La Jornada 19/04/13), sólo entre 15 y 20 por ciento de los migrantes centroamericanos alcanza el llamado sueño americano. El resto son expulsados por las autoridades estadunidenses y/o por las de México.

Vídeo Recomendado


Show Full Content

About Author View Posts

La Jornada

Noticias de La Jornada en su edición nacional.

Previous Tiene la PGR dos testigos colaboradores en el caso contra Elba Esther Gordillo
Next En crisis, sistema de pensiones de Pemex, estados y universidades

Comments

¡Participa!

Close

NEXT STORY

Close

Aguascalientes, primer lugar entre los estados con mayor Índice de Paz Positiva

05/04/2017
Close