Entre argumentos nos veamos / Jorge Izquierdo en LJA - LJA Aguascalientes
16/04/2024

 

En política una cosa es la habilidad y otra muy distinta la falta de delicadeza y la ausencia de principios morales.

Carlos Alberto Madrazo Becerra

Como siempre sucede en los procesos político-electorales en nuestro país, los ciudadanos nos estamos disponiendo a ver en Aguascalientes, una campaña política más en donde lo que prevalecerá será la descalificación, la diatriba, el insulto oculto, y la construcción histórica de escenarios donde nadie queda conforme, ni aún los ganadores, porque a fin de cuentas todos terminan por empañar los procesos electorales, y con ello seguir alimentando la idea de que de nada sirve participar como ciudadano en los mismos, porque de poco sirven las elecciones.

A unos cuantos días de que comiencen las campañas para renovar las alcaldías y el Congreso del Estado, ya se ha iniciado la ola de ataques entre partidos políticos, como preámbulo a lo que vendrá entre candidatos. Difícil entender por qué, quienes debieran estar más interesados en proteger y ponderar los propios procesos electorales, no hacen nada por privilegiarlos ante los ciudadanos, y al contrario con sus comportamientos debilitan sus presencia ante el electorado, y alientan que se aumente el desprestigio del sistema de partidos, hasta casi llevarlos a que las autoridades que son electas por medio de estos procesos electorales, tengan cada día menos legitimidad, dada la poca participación ciudadana en las jornadas electorales, que caracteriza el siempre progresivo abstencionismo electoral.

Tal vez quien se encuentra alejado de los partidos políticos no tenga bien claro por qué los mismos están tan alejados de poder generar alguna expectativa entre la ciudadanía, pero quienes de alguna manera sí tenemos ese acercamiento, tenemos argumentos de sobra para entender cómo sucede lo que todos vemos. Los partidos políticos desde hace mucho tiempo olvidaron la preparación de sus cuadros y militantes, y eso permite que al tener que presentar candidatos a cualquier cargo de elección popular, se les dificulte encontrar entre las y los miembros de su partido a personas cuya preparación académica e ideológica sea solvente, y por lo mismo, cuando las y los candidatos de esos institutos políticos salen a buscar el voto de los electores, se exhiben en todas sus carencias y falta de preparación. Aunque existan algunas excepciones, las mismas sólo confirman la regla; la inmensa mayoría de las y los candidatos no tiene ni siquiera identificación ideológica con el partido al que dicen representar, y mucho menos serían capaces de construir alguna propuesta legislativa o plan de gobierno.

Lo más alarmante de este asunto es que estas y estos candidatos con precaria preparación, no son capaces ni siquiera de rodearse de quienes les puedan subsanar sus deficiencias, y se muestran orgullosas y orgullosos de su ignorancia, sin ponerse a pensar cuál será su aporte y conducta en el caso hipotético de que alcancen el cargo por el que están contendiendo. Así sin el mayor recato son capaces de estar en esos cargos, sin preocuparse de que la ciudadanía estaría esperando que hicieran algo en favor de alcanzar mejores condiciones de convivencia social, ya sea impulsando cambios legislativos  o creando políticas públicas en ese sentido.

La mejor forma de detectar a estos improvisados es cuando se les ocurre hacer uso de la palabra en sus campañas, y no saben qué decirle a la gente, que cuando menos estaría esperando que los mismos demuestren que saben dónde están parados, y lo que los ciudadanos tienen que escuchar son una serie de insulsas peroratas que serían la envidia de Cantinflas, por aquello de hablar mucho sin decir nada. Y lo peor sucede cuando la gente les formula alguna pregunta, entonces estas y estos “candidatos” construyen o destruyen una serie de supuestos argumentos, que todo pueden ser menos argumentos, y terminan por comportarse como los avestruces, y esconden la cabeza en el suelo.

Desgraciadamente la ciudadanía de Aguascalientes está absolutamente acostumbrada a estos inventados políticos de horno de microondas, y por ello, es que no acuden a sus reuniones de campaña, y los mismos se caracterizan por tener como única audiencia a los militantes o simpatizantes de los institutos políticos, que ya de suyo tienen el compromiso de votar por ellos; entonces los mismos eventos no le son de verdadera utilidad a los partidos políticos, porque no les permite tratar de comunicar sus propuestas a la ciudadanía que no tiene aún decidido su voto, y que cada vez más es la que decide las elecciones.


En fin ahora que estamos a punto de empezar a escuchar eslogans, ver espectaculares, y todo tipo de propaganda en las calles, esperamos que algunos de estas y estos candidatos nos presenten propuestas atractivas que se caractericen por ser viables. Si eso no sucede será otra campaña sin sentido, dado que independientemente de quiénes salgan ganadores en este proceso electoral, la gente seguirá anhelando con que algún día los candidatos y sus partidos, tomen en serio a la ciudadanía, y se preparen para ser verdaderos políticos, y tomen en serio esta actividad a la que Luis Donaldo Colosio llamó “la actividad más hermosa a la que se puede dedicar el ser humano”.

 


Show Full Content
Previous El saldo del “mes de la Cruzada” y la encrucijada electoral / México Evalúa en LJA
Next Imprescindible tener credibilidad / Desde Aguascalientes
Close

NEXT STORY

Close

Legisladores enfatizan la importancia de la ciencia en el Plan Nacional de Desarrollo

21/05/2019
Close