A la conciencia universitaria / Tlacuilo – LJA Aguascalientes
25/09/2020


 

El jueves 21 de junio de 1973 nos desayunamos con la noticia de que el anteproyecto de Ley Orgánica aprobado al vapor dos días antes y que nadie conocía en el Instituto, había sido entregado por el rector al gobernador del Estado el día anterior.

Ante lo que consideramos un atraco, ese mismo día José Antonio Chávez Paura y el que esto escribe concluimos la redacción de un manifiesto que se publicó con el logotipo del Instituto y el título “A LA CONCIENCIA UNIVERSITARIA” en inserción de una plana y un octavo, pagada mediante cooperación de los redactores y cinco adherentes, el día de Tlaloc/San Juan (domingo 24 de junio) en el diario El Sol del Centro, gracias al valor civil que siempre distinguió a nuestro querido amigo Gonzalo Padilla López, su director, también egresado del Instituto de Ciencias.

La falta de espacio nos impide reproducirlo -que sería lo conveniente- porque es imposible sintetizar la redacción de apretado contenido doctrinal universitario, por lo que sólo nos limitamos a mencionar los capítulos en que se divide:

1. Preliminar. 2. Estructura antidemocrática y sin autonomía real. 3. Representación paritaria de maestros y alumnos en el gobierno efectivo de la Universidad. 4. Las intencionadas críticas a la Universidad tradicional. 5. El fracasado sistema del Dr. Atkon, esnobismo colonialista y agravante de los problemas de la Universidad tradicional. 6. Europa, madre y maestra de la cultura occidental; Estados Unidos, Atkon y la civilización decadente. 7. Cómo no debe ser la Universidad; la Sociedad de Catedráticos, un triste ejemplo. 8. El voraz aumento de la burocracia. 9. Cómo pensamos que debe ser la Universidad de Aguascalientes.

(Solicitamos su amable comprensión para hacer un paréntesis en el espacio de Tlacuilo y dedicarle la debida atención al siguiente tema de actualidad).

 

La UNAM, Ex alumnos y la UAA

La Asociación de Ex Alumnos de la UNAM en Aguascalientes fue fundada en el año de 1994 con el propósito más político que académico -lógicamente no expresado- de apoyar al PRI en la sucesión presidencial. No digo esto con el ánimo de descalificar el papel promotor de nadie y mucho menos la participación espontánea de quienes apoyamos la convocatoria, sino como un hecho que hay que aceptar como tal, pues bien sabido es que a la Universidad se le utiliza frecuentemente como trampolín sobre todo cuando se trata de atraer votos. Pasadas las elecciones se fue diluyendo el interés y la Asociación se diluyó; en 1998 hubo un intento por reanimarla pero a pesar de la respuesta de algunos, los promotores -que venían de la Ciudad de México- consideraron que las circunstancias no eran favorables a sus intereses y las cosas volvieron a quedar como estaban.

No fue sino hasta el año 2006 en que por iniciativa del compañero Gabriel Gutiérrez Pantoja -quien se encontraba en esta ciudad comisionado por el Instituto de Investigaciones Bibliográficas de la UNAM para recopilar información sobre los escritores aguascalentenses- nuestro ameritado amigo Alfonso Bernal Sahagún resolvió revivir la Asociación y durante dos años se esforzó por organizar una actividad académica consistente en la celebración de puntuales conferencias mensuales en la sede del Instituto Cultural de Aguascalientes, a las que acudía un buen grupo de ex alumnos. Terminado el periodo estatutario entregó la estafeta al candidato electo.

En el año 2009, nuestro amigo Gutiérrez Pantoja convino conmigo en la conveniencia de proponerle a nuestro compañero Tomás Martínez Rendón lanzarse como candidato para el siguiente periodo, lo cual aceptó después de varias entrevistas; le aclaré que contaría conmigo para colaborar en lo que me fuera posible, pero sin cargo alguno en el Comité Directivo; así, le apoyamos en la campaña en especial con su plan de trabajo, en uno de cuyos puntos incluí el de iniciar las gestiones para establecer un campus de la UNAM en Aguascalientes.

Las elecciones fueron ganadas y desarrolló sus funciones con los resultados de todos conocidos, entre los que encontramos la base material del campus mediante la donación hecha por el ex alumno Carlos Salas Luján, de 21 hectáreas de terreno; la etapa constructiva está a cargo del actual Comité Directivo presidido por el compañero Salvador Farías Higareda, a quien Martínez Rendón entregó puntualmente la estafeta.

Si el proyecto camina con buen viento, algún día será realidad la idea de que esta propuesta, junto con la de que la UAA retorne a la senda establecida por Jesús Terán, actualizada y renovada por Pedro de Alba dentro de la inconclusa pero generosa filosofía de la Universidad Latinoamericana libre de servidumbres, democrática y gratuita, se conjuguen para convertirse en una de las más frondosas ramas de la UNAM en la provincia mexicana, para bien de todos los aguascalentenses, de todos los mexicanos, de todos los latinoamericanos y de la humanidad entera.

Aguascalientes, México, América Latina

[email protected]

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous El síndrome de Stendhal o una sobredosis de belleza artística / Discere
Next ¿Nada que celebrar? / No tiene la menor importancia
Close

NEXT STORY

Close

En 2015, disminuyeron enfermedades respiratorias: Issea

26/12/2015
Close