{El Táctico} Tinta Canchera / Reproche deportivo – LJA Aguascalientes
24/09/2020


 

En el país de las maravillas, México sería líder mundial en deportes, no como la cadena de televisión sino de verdad. Checo Pérez sería no sólo campeón y puntero de la Fórmula 1, sino que tendría más compatriotas esperando por un puesto en Red Bull, Mercedes o hasta Ferrari. Gustavo Ayón no sería el mexicano alto y feo de la NBA, sino sería uno mas del montón. Lorena Ochoa hubiera heredado el trono a otra mujer mexicana. Conoceríamos además de la leyenda de Raúl Alegre, otros jugadores mexicanos que juegan futbol americano o Santiago González lucharía al tú por tú con Tsonga o Ferrer. Pero ese país no existe. El deporte mexicano por excelencia es uno, el futbol.

No solamente por cultura, por historia o por ubicación geográfica. Es por la sencilla razón comercial. Los inversionistas no le han atado a lo largo de la historia a deportistas que no sean futbolistas. Son capaces de convertir una bonita playera en una horrible llena de patrocinadores o de desgastar a un jugador a tal grado de hacer en su día libre una cantidad enorme de comerciales. Pero nadie se atrevía a apostarle a otro deporte, pocos eran los pioneros. El caso de Wonder con Nájera o el de Banamex con Lorena Ochoa. Y es que los deportes en los que quisiéramos ser mejores son deportes que necesitan de mucho capital. Y en este país el talento no es recompensado, excepto el de los futbolistas. Que necesitan una cancha, suerte y el colmillo de un visor.

Telmex lo ha hecho muy bien en automovilismo: Checo y Esteban son prueba de ello. No dudemos nunca en que pronto una escudería Telmex llegue a la Fórmula 1. Lo mismo han hecho en boxeo. Pero casos como el de Santiago González, que recién se coronó en dobles en Halley, son una alerta de que el talento existe y que con el apoyo económico se cosechan éxitos. Enhorabuena por Telmex, pero hay empresas capaces de potenciar deportes que necesitan capital y no lo hacen. Quizá como les dije, en el país de las maravillas, Nike México patrocinaría e impulsaría a un jugador de la ONEFA, en vez de  agarrar un equipo como los Patriotas; o Coca haría lo mismo con un chavito que pelotea en algún club y lo impulsaría a los torneos amateur en Roland Garros o Wimbledon. O que Televisa y Tv Azteca tuvieran batallas comerciales por transmitir Augusta porque un mexicano compite. No hay motivos ni excusas, ni la cultura ni el capital. Simplemente voluntad.

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous {El Táctico} Final emocionante: Los jóvenes viejos de San Antonio
Next {El Táctico} Mercado de Rumores
Close

NEXT STORY

Close

Apenas, el 60% de avance en las obras del CAM Aguascalientes

13/06/2019
Close