Sí existe educación sexual en México, pero es de mala calidad - LJA Aguascalientes
25/05/2024

  • Se piensa que antes de los 18 las personas no tienen capacidad de decisión
  • Caben diferencias entre un pedófilo y un pederasta: Xabier Lizárraga Cruchaga

Carlos Alonso López

“Aquí [en México] todavía seguimos pensando como en la Edad Media; bueno, no es cierto, en la Edad Media tenían relaciones a los 13 años. Seguimos teniendo una mentalidad muy victoriana, se piensa que con menos de 18 años la gente no tiene capacidad de decisión, sin embargo tiene que tomar las más importantes decisiones de su vida, como qué va a estudiar”, dijo Xabier Lizárraga Cruchaga, investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia, al hablar sobre las diferencias entre pedofilia y pederastia.

En países como España y Bélgica, anotó, a los 13, los jóvenes pueden tomar determinaciones sobre su vida sexual. En el supuesto de las edades dispares podría darse una relación de pedofilia, mas no de pederastia, pues la violación sencillamente no existiría.

“Pensamos a los niños, pensamos a los adolescentes como adultos inacabados, y eso es una soberana estupidez”.

Asimismo, Lizárraga señaló que en sociedad es importante “distinguir entre violador de niños y aquellos individuos, como puede ser el autor de Alicia en el país de la maravillas, al que le encantaba estar con niñas, pero no las violaba. Ésos son los pedófilos, los otros son los pederastas, hay que hacer una gran diferencia: cuando obligas a alguien a tener relaciones sexuales, y cuando te gusta estar y puedes acariciar, tomar fotos, no en tono pornográfico”.

Refirió que a nivel mundial hay una batalla, pues el tema tiende a polarizarse: o todo es negro o todo es blanco, cuando hay matices.

En la década de los 70, dijo, en Estados Unidos apareció un grupo de jóvenes de 14 años en adelante que comenzó a buscar contacto sexual con personas mayores.

A su vez, Xabier Lizárraga criticó la educación sexual en México. En primera instancia reconoció que sí la hay, aunque de mala calidad, pues los conceptos de la materia son explicados por inexpertos (amigos generalmente), o se difunden con precariedad en el ambiente familiar.

Aconsejó educar con las palabras justas. Por ejemplo, llamar a los genitales por su nombre en lugar de inventar eufemismos.


“Nosotros le estamos poniendo el valor negativo a la palabra. Si a un niño de cinco años se le enseña: esto es pene y esto es nariz, no le causa ningún problema… Queremos que aprendan geografía del siglo XXI, pero sexualidad del siglo XIX”.

Foto: Itzel Acero


Show Full Content
Previous Vivir en condominios habitacionales, ¿una moda o una necesidad?
Next A más de un año sin Miguel Ángel Granados Chapa
Close

NEXT STORY

Close

Indolencia y complicidad, causas del desastre en el CERESO 3

09/01/2023
Close