{El Táctico} Ensayo mundialista - LJA Aguascalientes
28/01/2023

 

Por Álvaro Maggiani

 

Vivimos un torneo con equipos de alta envergadura, con jugadores fuera de serie en el futbol internacional, con clásicos y rivalidades de antaño y sobre todo que en balance el nivel futbolístico mostrado fue alto y muy agradable. Pudimos observar a la campeona del mundo, España, que para muchos lleva la batuta en el balompié moderno, la vimos vulnerable, tanto en la semifinal contra Italia y en la derrota sufrida en la final contra Brasil, quienes jugando para su gente lograron volver a mostrar su supremacía histórica. Italia y Uruguay se mostraron sólidas y sin duda nadie puede descartar que hagan un gran papel en el próximo mundial. Y a su vez, están los equipos que son grandes en sus zonas pero que no han dado el estirón como lo son la tibia y casi fría Selección Mexicana, Japón y Nigeria.

La Copa Confederaciones además de albergar equipos de la élite mundial y partidos de alto nivel futbolístico, es a su vez un gran ensayo para la Copa del Mundo ya que fue disputado en el mismo país sede y pone a prueba variantes y escenarios similares al tan esperado evento. El aforo en los estadios fue muy bueno, teniendo el torneo un promedio de asistencia mayor al 80 por ciento de la capacidad. Las instalaciones todavía no están terminadas o remodeladas al 100 por ciento sin embargo el Maracaná, aunque muchos se mostraron molestos nos presentó un escenario de primer mundo, pero en algunos estadios el césped se mostraba en mal estado. El drama extra futbolístico que se vivió en Brasil y del que se habló en todo el mundo fueron las manifestaciones en las calles del país del carnaval, durante el desarrollo de la Copa, los manifestantes se mostraron molestos y se quejaron contra el gobierno local por el gasto de dinero público invertido para la organización de la Copa Confederaciones y el Mundial, mientras que un gran número de la población brasileña enfrenta problemas económicos. Esto logró poner en peligro algunos cotejos debido a la incertidumbre por la seguridad, que al final no pasó a mayores, pero la duda de la realización del Mundial se sembró.

Los torneos internacionales como el que acabamos de vivir, donde países con culturas totalmente distintas, divididas por enormes océanos e interraciales tienen un sabor diferente a lo acostumbrado, se enfrentan representando el orgullo de toda su nación y buscan llegar a lo más alto de este arte llamado futbol.

 

_________________________________________________________________________

 


Bailan Samba

Álvaro Maggiani

El estadio Maracaná presenció este domingo una edición más de la final de la Copa Confederaciones, teniendo como invitados privilegiados a la actual campeona del mundo, España, y al anfitrión y máximo ganador de copas del mundo, Brasil. Desde el comienzo de la Copa los pronósticos apuntaban a estos dos equipos como finalistas,  el panorama era insuperable y casi soñado, la tribuna era una fiesta, en el campo desfilaban grandes figuras, como el bailarín Neymar y el cerebro Iniesta, las principales armas ofensivas y ya conociendo que Italia se había hecho ganador del tercer lugar frente a Uruguay en un partido que se fue al alargue, y se definió en penales, nos disponíamos a observar una final sumamente atractiva y pareja, en papel, teniendo como un ingrediente más que ningún equipo europeo se ha podido coronar en el continente americano.

Comenzó el partido y el dominio verdeamarela fue inmediato, tanto así que en una jugada donde tras un error defensivo, Fred  marcó el primer tanto al minuto dos desbordando así el júbilo de la tribuna dándole una gran alegría a su gente. España tras el gol de vestidor  no se sentía cómoda, como le gusta sentirse y fue dominada por su gran adversario, que en la tribuna tenía a su intimidador cómplice.

Pasaron los minutos y España empezó a tener más el esférico, teniendo una jugada clara no aprovechó Pedro, que venciendo ya con un disparo al portero Julio César apareció de repente  David Luiz con una estupenda y fortuita barrida en la línea.

A pocos minutos de terminar el primer tiempo, la figura brasileña Neymar convirtió el segundo tanto para su causa, con un trallazo colocado que dejó sin oportunidad a Iker Casillas. Se terminó así el primer tiempo, con un Brasil jugando a nota y una España totalmente desconocida.

Iniciando el segundo tiempo, Brasil repitió la metodología y anotó otro gol de vestidor con una estupenda jugada de Fred, quien marcó su doblete y le dio la estocada final a una herida y desentonada Furia Roja. El declive español no terminó ahí, Sergio Ramos se encargó de bajarle más el ánimo a sus compañeros tras fallar un penal, como es su costumbre en el Madrid y para finalizar con un pésimo partido, Piqué salió expulsado después de bajar a Neymar, su próximo compañero, ganador del balón de oro del torneo, que se perfilaba solo contra Casillas.

Se terminó el encuentro, los brasileños dieron una clase de Samba, la afición se llenó de júbilo, Neymar fue el mejor y aclaró las dudas de su fichaje con el Barcelona, esto demuestra que están listos y son candidatos para ganar de nueva cuenta la Copa del Mundo, el mensaje está enviado. Brasil es Brasil.
Ensayo mundialista

Álvaro Maggiani

 

Vivimos un torneo con equipos de alta envergadura, con jugadores fuera de serie en el futbol internacional, con clásicos y rivalidades de antaño y sobre todo que en balance el nivel futbolístico mostrado fue alto y muy agradable. Pudimos observar a la campeona del mundo, España, que para muchos lleva la batuta en el balompié moderno, la vimos vulnerable, tanto en la semifinal contra Italia y en la derrota sufrida en la final contra Brasil, quienes jugando para su gente lograron volver a mostrar su supremacía histórica. Italia y Uruguay se mostraron sólidas y sin duda nadie puede descartar que hagan un gran papel en el próximo mundial. Y a su vez, están los equipos que son grandes en sus zonas pero que no han dado el estirón como lo son la tibia y casi fría Selección Mexicana, Japón y Nigeria.

La Copa Confederaciones además de albergar equipos de la élite mundial y partidos de alto nivel futbolístico, es a su vez un gran ensayo para la Copa del Mundo ya que fue disputado en el mismo país sede y pone a prueba variantes y escenarios similares al tan esperado evento. El aforo en los estadios fue muy bueno, teniendo el torneo un promedio de asistencia mayor al 80 por ciento de la capacidad. Las instalaciones todavía no están terminadas o remodeladas al 100 por ciento sin embargo el Maracaná, aunque muchos se mostraron molestos nos presentó un escenario de primer mundo, pero en algunos estadios el césped se mostraba en mal estado. El drama extra futbolístico que se vivió en Brasil y del que se habló en todo el mundo fueron las manifestaciones en las calles del país del carnaval, durante el desarrollo de la Copa, los manifestantes se mostraron molestos y se quejaron contra el gobierno local por el gasto de dinero público invertido para la organización de la Copa Confederaciones y el Mundial, mientras que un gran número de la población brasileña enfrenta problemas económicos. Esto logró poner en peligro algunos cotejos debido a la incertidumbre por la seguridad, que al final no pasó a mayores, pero la duda de la realización del Mundial se sembró.

Los torneos internacionales como el que acabamos de vivir, donde países con culturas totalmente distintas, divididas por enormes océanos e interraciales tienen un sabor diferente a lo acostumbrado, se enfrentan representando el orgullo de toda su nación y buscan llegar a lo más alto de este arte llamado futbol.

 

_________________________________________________________________________

 

Bailan Samba

Álvaro Maggiani

El estadio Maracaná presenció este domingo una edición más de la final de la Copa Confederaciones, teniendo como invitados privilegiados a la actual campeona del mundo, España, y al anfitrión y máximo ganador de copas del mundo, Brasil. Desde el comienzo de la Copa los pronósticos apuntaban a estos dos equipos como finalistas,  el panorama era insuperable y casi soñado, la tribuna era una fiesta, en el campo desfilaban grandes figuras, como el bailarín Neymar y el cerebro Iniesta, las principales armas ofensivas y ya conociendo que Italia se había hecho ganador del tercer lugar frente a Uruguay en un partido que se fue al alargue, y se definió en penales, nos disponíamos a observar una final sumamente atractiva y pareja, en papel, teniendo como un ingrediente más que ningún equipo europeo se ha podido coronar en el continente americano.

Comenzó el partido y el dominio verdeamarela fue inmediato, tanto así que en una jugada donde tras un error defensivo, Fred  marcó el primer tanto al minuto dos desbordando así el júbilo de la tribuna dándole una gran alegría a su gente. España tras el gol de vestidor  no se sentía cómoda, como le gusta sentirse y fue dominada por su gran adversario, que en la tribuna tenía a su intimidador cómplice.

Pasaron los minutos y España empezó a tener más el esférico, teniendo una jugada clara no aprovechó Pedro, que venciendo ya con un disparo al portero Julio César apareció de repente  David Luiz con una estupenda y fortuita barrida en la línea.

A pocos minutos de terminar el primer tiempo, la figura brasileña Neymar convirtió el segundo tanto para su causa, con un trallazo colocado que dejó sin oportunidad a Iker Casillas. Se terminó así el primer tiempo, con un Brasil jugando a nota y una España totalmente desconocida.

Iniciando el segundo tiempo, Brasil repitió la metodología y anotó otro gol de vestidor con una estupenda jugada de Fred, quien marcó su doblete y le dio la estocada final a una herida y desentonada Furia Roja. El declive español no terminó ahí, Sergio Ramos se encargó de bajarle más el ánimo a sus compañeros tras fallar un penal, como es su costumbre en el Madrid y para finalizar con un pésimo partido, Piqué salió expulsado después de bajar a Neymar, su próximo compañero, ganador del balón de oro del torneo, que se perfilaba solo contra Casillas.

Se terminó el encuentro, los brasileños dieron una clase de Samba, la afición se llenó de júbilo, Neymar fue el mejor y aclaró las dudas de su fichaje con el Barcelona, esto demuestra que están listos y son candidatos para ganar de nueva cuenta la Copa del Mundo, el mensaje está enviado. Brasil es Brasil.

 


Show Full Content
Previous Valor de producción de industria manufacturera en Aguascalientes por encima de la nacional
Next Aguascalientes tendrá representación en el Mundial de Natación y Parapanamericanos
Close

NEXT STORY

Close

Todas las vacunas aprobadas funcionan, es inútil comparar su efectividad

11/05/2021
Close