Opinión

La Purísima Grilla: Banalidades

Banalidades. Nada, absolutamente nada, es más importante en este momento que atender la emergencia nacional en que han dejado Ingrid y Manuel a casi todo el territorio. Comentábamos ayer que en medio de la emergencia que ha puesto en jaque al Gobierno Federal, la atención se distrae en un asunto absolutamente banal, el desgreñe entre Laura Bozzo y Carmen Aristegui; una muestra más de cómo se puede perder el tiempo en lo irrelevante, cuando enfrente se tienen otras prioridades.

En los medios, el asunto había quedado en el lugar que merece: la sección de espectáculos, pero hoy todavía siguen las reacciones a la develación de la ayuda humanitaria como un show montado por parte de la conductora de Televisa; la discusión relevante podría llevar al análisis de lo que las autoridades hacen o dejan de hacer en materia de protección civil cuando se tiene información acerca de una posible contingencia, lamentablemente, se ha quedado en el intercambio de insultos y su réplica por parte de los fans a través de las redes sociales. Hasta cierto punto, ese ruido ha opacado la serie de medidas que anunció la administración de Enrique Peña Nieto. También le comentamos que en esa reunión que se realizó con todas las dependencias involucradas, quien llevó la voz cantante, fue Rosario Robles Berlanga y que destacó por el llamado de atención que hizo a los mandatarios estatales, pues aprovechó un resquicio para llamarles la atención por sólo saber acercarse a la Sedesol cuando ocurre una desgracia y no contemplar las modificaciones en la responsabilidad que cada secretaría federal tiene con ciertos programas.

Los encargados de tener al tanto a los gobernadores, además de su equipo, son los delegados de esas dependencias, el asunto se relaciona con Aguascalientes, porque exige una actitud más proactiva por parte de quienes designe Carlos Lozano de la Torre como enlaces con la administración de Enrique Peña Nieto, pues de otra manera, esta comunicación se vería rota. A considerar pues, si colocar a Sergio Augusto López Ramírez como relevo de Salvador Cabrera Álvarez al frente de la Semarnat es una buena idea o sólo una concesión a la sumisión del Verde Ecologista, que poco aporta.



La pausa en el nombramiento, es evidente, es resultado de los famosos tiempos políticos, se da oportunidad al Sergio Augusto de llevarse su tajada tras terminar su gris desempeño en la LXI Legislatura y se le prepara el terreno en Semarnat. Después de informar sobre los resultados de la gira por Los Angeles, tras hacer evidente cuál es la vocación de las empresas que podrían instalarse en Aguascalientes y cómo encajan con la idea de Estado Verde que Lozano de la Torre tiene sobre la mesa la designación de quien pudiera convertirse en un aliado para atraer esas inversiones o bien, dejar que el nombramiento cumpla con la cuota de agradecimiento y ya.

Quien tiene que cumplir también con sus cuotas, es el INEGI, pero ni a los usuarios ni al Instituto que comanda Eduardo Sojo Aldape le queda del todo claro cómo son esos compromisos. Ahí tiene que el Fondo Monetario Internacional tiene amplias facultades en el país, puede, por ejemplo, practicar una auditoría al INEGI, a la Secretaría de Hacienda y al Banco de México; de hecho, lo hizo y los temas fueron finanzas públicas e indicadores financieros. En el caso del INEGI hubo observaciones en los ponderadores para obtener cuentas nacionales y precios. El ajuste quedará listo en abril de 2014, una vez que ya se cuente con los resultados de las ENIGH (Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares). Aparentemente el Fondo Monetario Internacional critica ambos parámetros, cuentas nacionales y precios, no son actualizados con la suficiente regularidad. Al INEGI se le olvida, pero ya es autónomo, ya no tiene que pedir permiso para difundir su información como todavía hacía con Pedro Aspe, cuando podía ocultar las tasas de desempleo o los resultados del Producto Interno Bruto.

No se trata de demonizar la necesidad de contar con estadística que cuente con comparabilidad internacional, pero sí es evidente que el ritmo al que está marchando el país y la necesidad de generar información útil y oportuna, se están encontrando con un aparato burocrático que, a partir de la idea que muchos de sus miembros todavía tienen, todavía cree que sólo sirve para levantar el Censo. Hace falta pues, que en nombre de la autonomía que goza el INEGI, aprenda a comunicarse mejor con los usuarios y, ¿por qué no?, revisar el perfil de quien se encuentra al frente, pues si bien en la actualidad responde a una Junta de Gobierno, Sojo Aldape es una herencia de la administración de Vicente Fox, que se lo dejó a Felipe Calderón porque no supo cómo llevarlo al gobierno de Guanajuato. Al titular del INEGI ese tren ya se le fue, es hora de que, como se dice en esta administración, se ponga las pilas.

Quien sí se ha puesto las pilas es Antonio Martín del Campo, que si bien puede ser acusado de no tener un gran colmillo, desde que ganó la elección pasada, ha ido desarrollando sensiblemente su tacto, y a diferencia de otros panistas, ha acentuado su perfil colaborador, tanto con la administración estatal, con la que tendrá que trabajar tres años, como con la municipal salientes. Un ejemplo es la recuperación de la sorpresa cuando se enteró de la creación de Convive Feliz A.C., la cual ya es operada por la alcaldesa Lorena Martínez, quien no dejará pasar en banda el proyecto Línea Verde. Ya enterado Martín del Campo evitó convertir ese anuncio en una oportunidad para el golpeteo, simplemente levantó los hombros y dijo que “ella está en todo su derecho, mientras sea para ayudar al municipio de Aguascalientes, adelante. Aunque sabemos que puede tener sus intenciones partidistas o políticas. Sabemos cuál es su proyecto, ella lo ha dicho, quiere ser gobernadora, es respetable”.

Zapatero a tus zapatos. Martín del Campo, con la ayuda de su compacto equipo, está bateando todas las bolas con jiribilla que le lanzan, quiere que siga siendo terso el cambio de poderes y se empeña en trazar su plan de gobierno, entre menos se pelee, mejor para él, es la consigna. Es un capital que tiene guardado y se acumula para cuando asuma la presidencia municipal y, por ejemplo, desaparezca la Coordinación de Verificación Única.

Así como desaparecerá esa instancia que, a pesar de los esfuerzos de Lorena Martínez, es una fuente de desencuentros con los comerciantes, Martín del Campo tiene en la mira modificaciones al Observatorio Ciudadano, otro organismo que más allá de la buena voluntad, ha dejado mucho que desear.

El amor después del amor, mal que bien, el ensayo de Otto Granados Roldán sobre el “Aguascalientes sin brújula” ha calado en la clase política, algunos incluso lo han aprovechado para apuntar los dardos de la crítica a lo que creen que es la pata floja de la administración estatal, como Gregorio Zamarripa Delgado y su frase acerca de la falta de amor a la obra de Carlos Lozano de la Torre; en el entendido de cómo funcionan los mecanismos de aceptación durante una gira, la visita de ayer a San José de Gracia, fue una muestra de que sí hay cariño; lo mismo se puede considerar la serie de actividades que realizó la titular del DIF estatal, Blanca Rivera Río de Lozano, con la Casa del Adolescente… quieran o no, la clase gobernante de la entidad se está esforzando porque las obras sean amores, lo que no está nada mal, mientras sigan aumentando la infraestructura y los servicios, que sigan haciendo esas demostraciones de cariño.

La del estribo. ¿El que calla otorga? Reiteramos nuestras sospechas, hay panistas que están escarbando debajo de todas las piedras para quedarse con puestos claves en la rendición de cuentas y fiscalización. Ayer le mencionábamos algunos peones que podrían ser la apuesta de los de Acción Nacional; hoy nos preguntamos sobre el silencio de algunos actores de Acción Nacional a quienes la influencia se les ha agotado en infiernitos. Arturo González Estrada está dando muestras de agotamiento, ya no se para por el Congreso y cuando lo hace, es nomás para checar su correspondencia. Mientras que José Ángel González, Paquín, con el pretexto de que anda hasta la Ciudad de México, evita cualquier comentario, no vaya a ser que le pisen la cola.

The Author

La Purísima Grilla

La Purísima Grilla