Opinión

La Purísima… Grilla: Eso es lo que hay

 

Antes de entrar en materia, es decir, hablar sobre el Informe de Gobierno de Enrique Peña Nieto, un apunte de nuestra gustada sección ¿Y dónde está el Rorro? El ex gobernador Luis Armando Reynoso Femat no se presentó a la audiencia que tenía ayer lunes en el Juzgado Tercero de Distrito, por lo que está en suspenso si el juez federal le concede la suspensión definitiva al auto de formal prisión. Una finta más para agregar suspenso a las apuestas, ¿pisará o no la cárcel Reynoso Femat?

¿Importa?, es decir, cuando el tema de discusión en la entidad, en el país entero, es otro, la distracción sobre el destino del ex gobernador parece una bagatela; sin embargo, no se trata de perdonar los actos de corrupción por los que el día que se lo encuentre lo va a apresar, como prometió el fiscal Felipe Muñoz Vázquez; tampoco se trata de absolver de toda responsabilidad al panista, como ya hizo José María de la Torre, al obispo le parece que perseguir a Reynoso Femat porque sólo se robó unos cuantos pesos es ridículo; en una metida más de pata del representante de la iglesia católica en Aguascalientes, no le sale la carambola y termina defendiendo los actos de corrupción cometidos por la administración anterior, vale la pena preguntar si le parece ridículo al obispo el séptimo mandamiento, ¿cuándo dejó de importar el cumplimiento del No robarás?, ¿o en qué momento pasó a ser pecado venial? Al final sí importa, porque los traspiés de José María de la Torre siguen influyendo en quienes tenemos la obligación de exigir rendición de cuentas y transparencia por parte de los gobiernos. Triste, sabemos que nadie le exigirá una rectificación a su declaración.



Sobre rendición de cuentas, la historia siempre se repite, desde los discursos larguísimos, casi eternos, de José López Portillo, hasta las jocosas e insulsas intervenciones de Vicente Fox, sin importar la duración del discurso, jamás quedaremos conformes con lo que se haga, pero sobre todo lo que se diga, en un Informe de Gobierno; Enrique Peña Nieto no fue la excepción.

Ríos y ríos de tinta corren y correrán durante estos días como críticas al mensaje que dirigió Peña Nieto con motivo de su primer año de gobierno. Y decimos que todos los años es lo mismo porque los elogios y las críticas se basan en el mensaje que el Presidente dirigió, no en el informe mismo; para ser claros, lo que los legisladores recibieron de manos de Miguel Ángel Osorio Chong fue un paquete que consta de dos volúmenes, el 1er. Informe de Gobierno 2012-2013, el cual consta de 852 páginas, y un segundo tomo que es el Anexo estadístico con, también, más de 800 páginas; documentos que es prácticamente imposible leer en unas horas; así que todas las flores y todo el lodo, tienen como centro un discurso.

Esperar que el Presidente se escupa a sí mismo es básicamente ingenuo, en un mensaje a la Nación, más que ingenuo; aparte de que en México no tenemos una tradición de buenos discursos, basar todo el ardor o todo el fervor en una proclama de unos cuantos minutos, sólo muestra lo lejos que estamos de comprender y ejercer cabalmente lo que rendición de cuentas significa. En los dos volúmenes mencionados hay elementos para cuestionar la administración de Peña Nieto con algo argumentos. Sólo un ejemplo, que en el capítulo titulado “Promover y fortalecer la gobernabilidad democrática” se dedique la primera tabla a los miles de votos obtenidos en las Elecciones federales para Presidente de la República, Senadores y Diputados, y que se presente una serie histórica de 1980 al 2 de agosto del 2012 es… usted califique, para estadísticas históricas ya se cuenta con el INEGI, pero concedamos, se trata de dar sustento a lo que se presenta en el Informe; sin embargo no se puede dejar de observar que en el fondo, llenar con series históricas un anexo es… no, en serio, usted califique.

No le va mejor a la administración de Enrique Peña Nieto elaborando el informe, la primera parte del mamotreto es una larguísima disertación sobre el Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018, con el problema de que tras esa presentación todo se desliza hacia los números, no hay sustancia, por ejemplo, en la página 34, se menciona el conflicto con la CNTE, y todo se reduce a “Los maestros integrantes de la CNTE radicalizaron sus protestas en oposición a la Reforma Educativa, demandando adicionalmente la atención a diversos asuntos de carácter salarial, laboral y administrativo, principalmente en los estados de Oaxaca, Michoacán y Guerrero”, y así sigue, con un corte a las acciones que el Gobierno Federal tomó en relación con este asunto en marzo de 2013.

Así las cosas, no es difícil entender las razones por las que despotricamos en contra de un mensaje cuyo principal eje fue la promesa de que todo se va a transformar. Eso sí, muy cuidadoso, el grupo que escribió el discurso de Peña Nieto tuvo todo el tiempo las pinzas en la mano para no rozar ni con el pétalo de una rosa al PRD o al PAN, no vaya a ser que se desinfle el Pacto.

Eso es lo que hay. No más. Tampoco importa mucho, las más de 1,600 páginas de esos volúmenes están destinadas al olvido, al estante donde se colocan los libros voluminosos que nunca se abren; esa es nuestra tradición; quizá lo que valdría la pena es comenzar una reflexión acerca de qué queremos que nos informen los gobiernos, más que colocar el dedo en las ceremonias y protocolos, comenzar a demandar calidad de la información, pues sólo así podremos tener calidad en la crítica. En fin.

¿Papa caliente o gato revolcado? Todavía no decidimos qué imagen describe mejor la conferencia de prensa de Óscar Salvador Estrada Escobedo, si la de revolcar al gato o la de aventar la papa. Ayer en la sede del Partido de la Revolución Democrática, el líder estatal de esa organización echó las campanas al vuelo por la realización de la Consulta Nacional Ciudadana por la defensa del Patrimonio Nacional. Después de aplaudirse a sí mismo un largo rato, indicó que se habían instalado 100 mesas receptoras en todo el estado, agregó que hubo una “gran participación”, pero a la hora de solicitarle números, Estrada Escobedo nomás no pudo salir adelante y dijo que esa responsabilidad le correspondía a la Asociación Civil Alianza Cívica, que en los próximos días dará a conocer las respuestas a las preguntas, eso sí, adelantó, “fueron muy diversas”. Visto está que la precisión no caracteriza al presidente estatal del perredismo

La de estribo. En la jocosa conferencia de prensa del perredismo, por supuesto, no dejaron pasar la oportunidad de reprobar a Enrique Peña Nieto, con la misma precisión con que calificó de grande la participación en su consulta, Estrada Escobedo declaró que “sin conocer su Informe, podemos sostener que el Presidente está reprobado”. No pues sí.

@PurisimaGrilla

 

The Author

La Purísima Grilla

La Purísima Grilla