LocalSociedad y Justicia

Las mujeres no son un colectivo sino el 52 por ciento de la ciudadanía mundial

 

  • Juana María Gil Ruiz, catedrática de la Universidad de Granada, ofreció la conferencia “La agenda de las mujeres en las políticas públicas”
  • Destacó que debe perderse el miedo al lenguaje y decir las cosas por su nombre, la  violencia institucional existe

En el marco de la conferencia abierta Mujeres, Democracia, Violencia y Políticas Públicas en la II Cumbre Iberoamericana de Agendas Locales de Género, Juana María Gil Ruiz, catedrática de la Universidad de Granada, España, especialista en Filosofía y Derecho, presentó su ponencia “La agenda de las mujeres en las políticas públicas”, en donde destacó tres puntos importantes.

El tiempo para las mujeres es importante pero muy costoso, existen estudios de cuánto tiempo se utiliza en el trabajo doméstico y el extra doméstico “se dice que las mujeres registran una calidad de vida cuatro veces inferior a la de los hombres, una posición social respecto al uso del tiempo tres veces menor que los hombres y una autonomía tres veces inferior.

En segunda instancia, detalló la necesidad de reivindicar la participación de las mujeres como ciudadanas, pues no son un colectivo, sino el 52 por ciento de la ciudadanía mundial “somos un subconjunto de un gran conjunto, mas no un colectivo”.

Para la especialista española, la existencia de la discriminación estructural es latente simplemente por el hecho de ser mujeres “eso hay que erradicarlo, es urgente” ya que señaló que a toda mujer llega a sucederle sin importar el lugar socioeconómico en el que esté “las asesinadas en España son muchas, Francia tiene más, aquellos países con cierto nivel de vida muchas más”. La razón: el que las mujeres quieran desarrollarse en sus derechos como ciudadanas.

Aunque reiteró no tener nada que ver con lo económico, indicó que las mujeres en España tienen una mejor formación que los varones pero ganan mucho menos “eso se llama discriminación estructural”, causado principalmente porque el género no lleva tanto tiempo reflexionado en el marco jurídico.

La igualdad formal fue entonces un paso importante para eliminar todo aquello que haga distinción y discrimine, luego se logró la igualdad de trato y oportunidades y por último la constitución de la igualdad efectiva, la cual destacó, es algo más que una palabra pues se quieren obtener resultados palpables.

La ponente destacó dos leyes importantes que en España pueden ser mejorables pero son de gran relevancia; la primera es la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral Contra la Violencia de Género, con palabras que son tan complejas que por sí solas cada una de ellas significa algo más, y la Ley Orgánica Potente Para la Igualdad Efectiva Entre Mujeres y Hombres, ambas aprobadas unánimemente por todas las fuerzas políticas “jamás se había dado pero en esta ocasión se sabía que urgía tomar medidas de protección integral”.

Declaró que es necesario no sólo dejarlas en el orden penal, sino ejecutarlas en la parte social y educativa, pues tomando en cuenta que en tan sólo en este 2013 han sido asesinadas 43 mujeres, no puede erradicarse con algo jurídico si antes no se visibiliza que es real y si no se elimina la violencia estructural que atraviesan las mujeres en el ámbito privado y público.

Es necesario por lo tanto generar una cultura de género en la educación, en el trabajo, en la política y en todos los ámbitos sociales  ya que para muchas es sorprendente ver como no hay una organización, pues “se pide, por ejemplo, en la política que seas como los hombres pero no tanto porque luego pareces marimacha, que a su vez sean mujeres, pero no tanto, porque somos débiles” el fantasma de la tradición y el estereotipo de la mujer siempre es cargado incluso por las propias féminas.

En cuanto al tema del feminismo, señaló estar impresionada al observar una gran participación de Aguascalientes en la Cumbre, lo cual significa que los ciudadanos saben que el feminismo es un movimiento social, teórico y político, que busca la igualdad de oportunidades entre seres humanos, “hay que perder el miedo al lenguaje, feminismo no es mujer fea, lesbiana, con bigote o con trastorno alimenticio, no es machismo ni boberías de mujeres, es un movimiento integral a favor de la igualdad”.

A manera de conclusión recordó la existencia de algunos conceptos que requieren reivindicarse como el término ciudadana, que es la mujer que ve al estado y exige información sobre acciones en favor de la sociedad; el concepto de violencia de género, que es una manifestación de la discriminación “hay que delimitar el concepto de ciudadanía y violencia de género con el derecho”.

Añadió que antes de la existencia de leyes en favor de las mujeres en España, éstas tenían que esperar hasta 20 años para denunciar, porque se enfrentaban a realidades depresivas hacia su persona “cargaban con el costal de las tradiciones”. Aquellas que por fin se animaban a denunciar iban juzgado por juzgado a contar “sus miserias”, a lo que refirió como victimización secundaria pues el sistema vuelve a infringir violencia, lo cual sigue sin erradicarse.

Finalmente, Juana María Gila Ruiz puntualizó la necesidad de la incorporación de la perspectiva de género de manera principal en todas las áreas, educación, territorio, salud, vivienda, pero para ello se tiene que hacer todo un trabajo de estadísticas por sexo para después planificar las medidas con perspectiva de género.

Justo en este momento de crisis mundial, en cuanto los temas de equidad, igualdad y justicia, hay que apuntalar los logros conseguidos en la igualdad afectiva pero revisar la acción política de los estados y pedir cuentas porque no siempre es verdad “lo que se dice que se hace, pues al final no siempre se hace lo que se dice”.

Existen pues, dos pasos importantes para todos aquellos compromisarios: el creer que la igualdad es una realidad para que la sepan aplicar y la formación de género, pues en la experiencia de todas y todos los especialistas, el tema de género no se intuye ni es cuestión de sensibilidad, se adquiere con mucho tiempo de estudio y formación “aprenderla y aprehenderla a la realidad”.

 

The Author

Itzel Acero

Itzel Acero