EducaciónLocal

Al menos un año más en la cárcel Elba Esther Gordillo

  • Reyes Tamez hizo 20 viajes al extranjero y cobró otros sin asistir
  • La Secretaría de la Función Pública documentó las plazas inexistentes

Al menos un año más permanecerá en la cárcel Elba Esther Gordillo, al consumarse la centralización de la nómina magisterial y las evaluaciones, algo que nunca antes había sido tocado por algún gobierno y que surgió al desmantelarse su red de complicidades.

La Jornada Aguascalientes encontró en la letra chiquita de la Reforma Educativa, que también se debe impedir que la Secretaría de Educación Pública haga mal manejo de los sistemas de Administración de Nómina y de Información y Gestión Educativa, que implican el pago de salarios y la evaluación a los maestros.

La leyenda negra habla de auditorías practicadas a todo el sistema educativo, en materia de pagos a “aviadores”, y también de malas gestiones de secretarios de Educación Pública, el principal de ellos, Reyes Tamez Guerra, que en 2012 recibiera de Elba Esther Gordillo la encomienda de influir en la Reforma Educativa, sin conseguirlo.

A través de Reyes Tamez y del aguascalentense Felipe Martínez Rizo, Elba Esther trató de influir en la Reforma Educativa de Enrique Peña Nieto con el libro de éstos Las Reformas que Necesita la Educación Mexicana, que en ninguna parte de su voluminoso contenido se refiere a las plazas y las evaluaciones.

El expediente del ex secretario de Educación de Vicente Fox, Reyes Tamez, registra cómo utilizó el cargo para pasearse por más de 20 países y dos islas del Caribe con un gasto de más de dos millones de pesos, entre ellos el de la gira a Madrid, España, del 19 al 23 de noviembre de 2003, a la que nunca asistió por hallarse en México, pero del que sí cobró los viáticos. Entre 2000 y 2005 estuvo en el extranjero 213 días.

Es conocida la “relación de viáticos y pasajes internacionales de Reyes Tamez Guerra”, entregada por la Unidad de Enlace y Acceso a la Información de la SEP, que revela que el funcionario panista -que al terminar su gestión blanquiazul sería priísta, en la administración neolonesa de José Natividad González Parás-, se gastó en sus giras lo equivalente a “lo invertido por la dependencia educativa en mobiliario y equipo para actividades culturales de las 32 entidades federativas del país durante este año”.

Entre el domingo 14 y miércoles 17 de octubre su agenda de actos públicos entregados al IFAI por la SEP no registra actividades oficiales, pero su estancia corrió a cuenta de los contribuyentes: 15 mil 493 pesos en alimentos y hospedaje.

El expediente de aquel secretario de Educación foxista revela también que para llegar ahí, a la SEP, había entrado en contacto con Elba Esther, a quien ofrecería su apoyo siendo secretario general de la Universidad Autónoma de Nuevo León en 1996, donde acusó falsamente de peculado a su rector Manuel Silos Martínez y lo metió a la cárcel para llegar él a la rectoría desde donde operó para la maestra; el defenestrado sería exonerado y doce años después la Junta Local de Conciliación y Arbitraje ordenaría a la universidad pagarle salarios caídos.

Una auditoría de la Secretaría de la Función Pública del 16 de enero del 2004, con número 11/OIC/022/2004, descubrió una serie de irregularidades del director general de Bachilleres de la SEP, Ricardo Oziel Flores Salinas, apoyadas por el secretario Tamez al ignorarlas. El punto clave de aquella auditoría fueron 192 plazas “que no estaban debidamente conciliadas con la autoridad central, con atrasos de hasta un año en dicha conciliación”, es decir, de “aviadores”.

Entre 2002 y 2004 se entregaron nueve plazas docentes, sin que se pudiera comprobar la documentación que acredite que se cumplió con los requisitos establecidos para su ocupación; las entregó Flores Salinas a través del coordinador administrativo, Carlos A. Terán Camuñas.

Foto: Hugo Gómez.

The Author

Javier Rodríguez Lozano

Javier Rodríguez Lozano