LocalPolítica

Funcionarios deberán pagar de sus bolsillos las cuentas no solventadas

  • Hay transferencias bancarias de recursos del sector educativo no justificadas
  • El Colegio de Educación Profesional Técnica de Aguascalientes no ha explicado transferencias que van de los 4 mil 135 pesos a los dos millones 406 mil 785 pesos

Los quebrantos que resulten de las observaciones no solventadas, emitidas por el Órgano Superior de Fiscalización (OSF), deberán serán pagadas de los bolsillos de los funcionarios implicados, dijo el Congreso del Estado.

El presidente de la Comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales, Gregorio Zamarripa Delgado, informó que en materia de cuentas públicas, “no habrá impunidad para nadie, es el sentir de la LXI Legislatura y también del gobernador Carlos Lozano de la Torre”.

Explicó el legislador que será hasta la próxima semana que se abra el segundo periodo extraordinario de sesiones y ahí se verán las cuentas públicas que en estos momentos aún son analizadas en el seno de la Comisión de Vigilancia y del Órgano Superior de Fiscalización mismo.

“Sin embargo, quien en la función pública tenga que resarcir dinero público, tendrá que hacerlo de sus bolsillos”, enfatizó Zamarripa Delgado.

Las cuentas públicas aún se analizan bajo el más hermético de los cerrojos, o el más cerrado de los hermetismos; por lo pronto el Conalep-Ceptea no justifica algunas millonadas. El Colegio de Educación Profesional Técnica del Estado de Aguascalientes (Ceptea) realizó durante 2011 un total de 52 operaciones bancarias en Banorte y Scotiabank, donde no ha explicado el por qué de transferencias en sumas que van de los cuatro mil 135 pesos 40 centavos, por concepto de limpieza según factura 4322 cheque Banorte 661002638 del 29 de julio de aquel año; hasta la del cheque 679027890 del mismo banco, del 13 de diciembre, por dos millones 406 mil 785 pesos, pasando por pagos de nómina, impuestos y hasta aguinaldos.

La observación número tres del Órgano Superior de Fiscalización, al Conalep-Ceptea, dice que durante la revisión de los recursos del Fondo no se transfirieron a otros fondos o cuentas bancarias, “se identificó que del Fondo FAETA se hicieron transferencias a cuentas bancarias propias del Ceptea, lo cual se considera mezcla de recursos”.

Se pidió al Ceptea justificar las transferencias bancarias, realizar ajustes, reclasificaciones contables y bancarias y comprobar documentalmente, así como implementar medidas de control interno. En su respuesta, el Ceptea adujo: “No constituye de ninguna forma mezcla de recursos. Las transferencias que indican, en todos los casos se tratan de traspasos a cuentas propias, cuya finalidad es cubrir la parte del gasto correspondiente al R-33, principalmente del capítulo 1000”.

Sin embargo el OSF dictaminó que esa observación no fue solventada, por lo que ordenó al ente fiscalizado del sector educativo, “dar vista al órgano de control competente a fin de que deslinde responsabilidades y aplique las sanciones administrativas disciplinarias en contra de los servidores públicos que resulten responsables de no haberse apegado a la normatividad aplicable”.

Se recomendó al Ceptea “implementar los mecanismos de control interno para la correcta aplicación de los recursos del fondo de conformidad con los lineamientos establecidos para ello”.

Esta es sólo una de las muchas cuentas públicas que tendrán que ser esclarecidas en el corto plazo, de aquí al 15 de noviembre; de lo contrario, los funcionarios involucrados que no solventen sus observaciones tendrán que resarcir de sus bolsillos los quebrantos que resulten.

 Foto: Gilberto Barrón.

The Author

Javier Rodríguez Lozano

Javier Rodríguez Lozano