Qué bonita familia / Enrique F. Pasillas en LJA - LJA Aguascalientes
27/01/2023

 

Todos sabemos que el futbol antes y por encima del deporte, es un negocio multimillonario a escala nacional e internacional. Todos sabemos también que la selección nacional de futbol es un asunto tan bien gestionado en lo mercantil como mal en lo deportivo, así que ya podemos imaginarnos los miles de millones de dólares en patrocinios y regalías que federativos, dueños y televisoras perderán si la Selección no va al mundial.  Eso a pesar de tener mucho a favor, como lo es clasificarse en una región poco competitiva, como lo es La Concacaf, porque está a un tris de ser eliminada del Campeonato Mundial de Brasil del año que viene. Las razones del por qué nos importa tanto como sociedad lo que pasa con este deporte-negocio es tema para la sicología social; pero ojalá los gringos realmente les hubieran hecho el favor de no mandarlos a la repesca, y así ahora estaríamos hablando de hechos consumados e irreversibles con responsables ciertos y definitivos, porque la verdad es que jugando así, parece mucho mejor que no vayan. Aunque es dable recordar que no será la primera vez que las eliminatorias acaban en fracaso deportivo del que al parecer no logran aprender los dueños del futbol mexicano. Ya ocurrió en 1976 en Argentina, eliminados de España 82 o en 1990, con los cachirules. Y no es que los discretos papeles hechos por la selección en otras justas, incluidos los dos mundiales en casa: 1970 y 1986, den para ser muy exigentes, pero desde luego que hay responsables de este nuevo fracaso con nombre y apellido de dominio público que convendrá recordar.

Así tenemos que un señor de nombre Justino, testaferro del pulpo mediático Azcárraga, acompañado de su contlapache el omni fracasado dueño del Guadalajara, salieron el otro día a exigir tregua a los medios y afición no afines hasta que no sucedan los partidos de repesca con Nueva Zelanda, que como todos sabemos, es una gran potencia del futbol de Oceanía.

Televisa, generosamente, acude al rescate de México a través de su selección nacional. El pueblo lo pide, decía uno de los empleados del consorcio mediático y deportivo en esa misma rueda de prensa. No importan de la Torre, al que hay que reconocerle sin escatimarle nada que es un mal técnico, como tampoco Tena ni Vucetich. Sólo importa salvar a México, dicen estos cínicos personajes. Pero resulta que La Nación Mexicana venturosamente no juega cuando lo hace este grupo de jugadores mediocres y sobrados. En la versión de Televisa, México entero, la nueva selección con la base del América, incluidos El enjundioso “Piojo” Herrera y su exitosa mancuerna, Ricardo Peláez, debe estar agradecido por la generosa y desinteresada alternativa que facilitan Azcárraga y asociados en aras del bien del país. Muy cuestionable que Herrera no sea capaz de ver que lo mismo que le hicieron a sus colegas se lo harán a él llegado el momento, sea en el América o en la Selección, y que la ética deportiva impide hacer ciertas cosas en ciertos momentos. Que Justino y sus amos no tengan valores deportivos ni empresariales no es nuevo, pero tampoco quiere decir que todos los cercanos tengan que ser iguales. Sí en cambio lo sucedido nos da un nítido reflejo de lo podrido que está el futbol profesional mexicano, y es una muestra inequívoca de que la corrupción no sólo vive en el ADN público, sino también y de manera muy visible en el sector privado. Y tiene razón quien dice en broma, pero deseando que sea cierto, que para la siguiente aventura pirata, nunca mejor dicho, los habilidosos federativos están ya en charlas con Mourinho para nacionalizarlos mexicano al precio que sea, pues bien podrían fichar a la plantilla completa del Barcelona o el Manchester United con tal de que el negocio no corra riesgos innecesario que los han llevado a dar patadas de ahogado como las actuales.

El colmo es que resulta que ya bajo el mando de “El Piojo” Herrera, El Tri-América perdió ayer con el modesto Alajuelense de Costa Rica; así que tal parece que los equipos Ticos se le indigestan al tri con y sin el entusiasta “Piojo”. Luego entonces la conclusión es clara: la desahuciada selección mexicana no da lo que no tiene. Pero eso sí, que los buenos deseos no falten aunque los resultados no acompañen. Ciertamente habrá que conceder el beneficio de una duda muy escasa al tri-América, aunque con estos resultados más vale ser realista. De cualquier modo y pase lo que pase, estos personajes y otros que no suelen dar la cara, seguro pasan a la historia como los que más y de peor manera le faltan al respeto a la afición mexicana. Una vez más.

 

Colofón

Acuso recibo de la contestación oficial a mi texto “Cosa de Legalidad” en La Jornada Aguascalientes. La respuesta no contradice los razonamientos jurídicos expuestos en mi artículo y sí confirma las legítimas dudas y preocupaciones de la sociedad sobre un tema de evidente interés público en el que la ciudadanía de Aguascalientes tiene y tendrá la última palabra. A esa opinión definitiva me atengo.

@efpasillas



Show Full Content
Previous El banquete de los pordioseros / Qué onda con el periodismo cultural
Next ¡Eres entrometido, pero te perdono! / Letras Ciudadanas
Close

NEXT STORY

Close

LJA 26/09/2018

26/09/2018
Close