Alcalde y tesorero de Cosío mintieron al Órgano Superior de Fiscalización - LJA Aguascalientes
18/05/2024

 

  • Cortés y López aseguraron trabajar sólo con un banco; en realidad lo hacían con dos
  • Se desconoce el monto de los recursos manejados a través de Scotiabank

Mediante el oficio 019/2013, firmado el pasado 11 de marzo, Pablo Cortés de la Cruz, presidente municipal de Cosío, y Ernesto López Ramírez, secretario de Finanzas, aseguraron al Órgano Superior de Fiscalización (OSF) que no contaban con cuentas “en ninguna otra institución bancaria que no sea Banorte, asimismo, que somos las dos únicas personas legalmente acreditadas para firmar todo tipo de documento mercantil a nombre del municipio”.

Ambos funcionarios se encontraban bajo protesta de decir verdad.

Producto de un proceso de “circularización a las principales instituciones bancarias”, el fiscalizador encontró una cuenta del Ayuntamiento en Scotiabank. Toda vez que no se pudo precisar cuánto contiene tal depósito, el propio OSF ordenó, a través de la revisión a la cuenta pública de 2012, “explicar la naturaleza, recurso y finalidad de la cuenta bancaria que existe en la base de datos de la Institución Bancaria Scotiabank, S. A.”.

El municipio sostuvo no tener cuentas abiertas en este banco. La relación, dijo, se limita al pago de cuotas del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Scotiabank, por su parte, se negó a detallar información, debido a que el solicitante no era el mismo que contrató sus servicios.

El 9 de octubre Arturo González Estrada, vocal de la Comisión de Vigilancia del Poder Legislativo, adelantó que el OSF había detectado ocho cuentas fantasma en Cosío.

El contenido de éstas, dijo el diputado panista, no formaba parte de los registros oficiales. Aseveró además que algunas se contrataron en Banorte y otras más en Scotiabank.

La irregularidad “va a llegar a varios millones… (se trata de) una serie de cuentas bancarias del Ayuntamiento de Cosío que no están registradas en la contabilidad; es decir, el manejo de recursos públicos que no son reportados ni a cuenta pública ni a nadie, no están comprobados”.


El reporte del fiscalizador superior no habla de ocho, sino sólo de tres cuentas contratadas con Banorte el 31 de marzo de 2011, así como el 13 de marzo y el 28 de febrero de 2012.

“Como se puede observar -añade- existen pocas coincidencias entre las cuentas que nos reporta el municipio y las que nos informa el Banco Mercantil del Norte.

“Existe una cantidad considerable de recursos que el municipio no incluye en su contabilidad, ni en la Cuenta Pública, los Presupuestos, de Ingresos y Egresos, por lo que la información financiera que reporta el municipio de Cosío, no representa su situación real, por lo que no fue posible determinar la aplicación y el destino de dichos recursos públicos”.

Según Arturo González en una sola de las cuentas fantasma hay más de 700 mil pesos.

La administración del priísta Pablo Cortés trató de defenderse. Envió una respuesta a la observación del OSF en la que expuso llevar la contabilidad de dichos elementos a través de Excel.

Reconoció tener “varias cuentas aperturadas” con Banorte, aunque no empotradas en el sistema Contpaq (software contable y de facturación), pues el agente bancario, radicado en Aguascalientes, no tenía tiempo de realizar visitas periódicas a la municipalidad.

El Órgano Superior de Fiscalización determinó que el Ayuntamiento de Cosío incurría “en una acción de suma gravedad como lo es omitir informar recursos públicos a su cargo”.

De igual modo ordenó reintegrar el importe de los cheques emitidos durante 2012, correspondientes a “la totalidad de las cuentas señaladas en la presente observación”.

Foto: Roberto Guerra.


Show Full Content
Previous Dispuesto PAN a ejercer “presión política” a favor de empresarios
Next La Purísima… Grilla: Ventaneando
Close

NEXT STORY

Close

Briseida Acosta pide apoyo para que su entrenador la acompañe en Tokio 2020

18/05/2021
Close