07/06/2020


Finalmente se nombró al encargado de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH); el abogado y notario Jesús Eduardo Martín Jáuregui resultó ser el seleccionado para responder a la opacidad en que dejó Omar Williams López Ovalle, su antecesor, por cierto con una relación fracturada con varias organizaciones y activistas de la sociedad civil no partidistas, voces muy críticas de renombrada trayectoria que siempre exigieron más trabajo y compromiso de López Ovalle quien evidentemente lo único que hizo fue pasar de largo en una institución medular para la democracia incipiente de Aguascalientes.

Hubo dos razones principales para esa fractura, la primera que Omar Williams siempre estuvo bajo la sombra del conservadurismo y que eso influyó profundamente en casos trascendentales para distintos grupos sociales que históricamente han estado en desventaja: las mujeres, la diversidad sexual, las y los jóvenes así como las personas migrantes.

Lo segundo fue que además de estar bajo la sombra del dictado conservador la CEDH tenía una absoluta falta de credibilidad, es decir, las diferencias con quien dirigió el trabajo de dicha comisión no sólo fueron ideológicas, políticas, de visiones de mundo, sino que hubo omisiones, silencios que dejaron en desventaja a quienes lucharon por el respeto a sus derechos humanos, una instancia que en vez de ayudar a estos grupos siguió perpetrando la desigualdad social. Como una vez dijo Emilio Álvarez Icaza, en una de sus visitas a nuestro estado: En los casos de violación a  los derechos humanos no se puede ser imparcial, porque en una situación así (de violación) hay una parte que tiene absoluta ventaja sobre otra que incluso históricamente ha estado en desventaja, por eso no se puede partir de esa supuesta igualdad.    

La CEDH siempre actúo tramposamente evitando posicionarse contra quienes sistemáticamente violan los derechos humanos, un juego más político que de defensoría, aparentemente no tomaba partido, no hacía declaraciones, lo malo que el silencio que guardaba dio más fuerza y mayor impunidad a quienes atentan contra los derechos.

Así que menuda labor le toca al actual Ombudsman Jesús Eduardo Martín Jáuregui, desatar a la CEDH de los tentáculos del sector conservador que domina Aguascalientes y, segundo, recuperar la credibilidad que despeje todas las dudas que ha levantado y aseveran que esta designación no es más que otro brazo pequeño del gobierno del estado que está haciendo su trabajo de controlar todos los frentes políticos. En otras palabras, que ahora el Ombudsman sirve al partido en el gobierno como en su momento López Ovalle lo hizo con el PAN.

Por eso la credibilidad es el talón de Aquiles no sólo de la CEDH; en una visión más global es la misma urgente necesidad que tiene el gobierno del estado y el gobierno federal. Los discursos que tanto los sacan de apuros luego se vuelven en sus principales enemigos, las declaraciones mediáticas y ligeras luego se les vuelven lanzas envenenadas y no hay quien les ayude a salir, juzgue usted los siguientes casos.

Enrique Peña Nieto va al foro económico de Davos, Suiza, a hablar de la estabilidad económica, del clima político favorable, de la ventaja que México representa, mientras Michoacán arde y hay un levantamiento, no sólo un reto abierto al estado como tal por parte del crimen organizado, también los grupos de autodefensa están armados, el ejército armado. México vive un conflicto armado pero el presidente prefiere ahogarse con su propia saliva, contradictoriamente si el país está tan bien ¿por qué todo está tan mal?

En otro lado hoy al fin da la cara Fausto Vallejo, Gobernador de Michoacán que sale a declarar: El gobierno federal no debe bajar la guardia en la seguridad. Si precisamente está ardiendo la tierra caliente debido a la completa ausencia del estado, de las fuerzas federales y ¿ahora con qué cara sale a decir que no se baje la guardia en la seguridad? Él ha sido depuesto aunque no lo digan, aunque no lo asuman, ya lo han hecho a un lado, qué farsa se vive en Michoacán.

Y Aguascalientes no está lejos de esa falta de credibilidad, la Nissan sería el ejemplo a seguir, la nación vería nuestro estado como ejemplo de empleo, inversión y desarrollo. Esas fueron las notas mediáticas aunque el INEGI amargamente nos recalque que somos el cuarto estado a nivel nacional en desocupación. Y peor aún, la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo dio a conocer que Aguascalientes tiene el 23% mayor desempleo al promedio nacional. Estados como Guerrero, Oaxaca, Chiapas incluso están mejor calificados.

¿Y qué responden, qué le alegan al INEGI? Son sus mismas instituciones quienes desmantelan la mentira y quienes abonan a la falta de credibilidad, por eso creo que hay un arduo trabajo por hacer en estas instancias que sólo sirven de trampolín político. Realmente, porque lo conozco personalmente, espero que el recién Ombudsman comience por darnos certezas sobre lo que los derechos humanos son para todas y todos.

Que toda la humanidad nace iguales en derechos y dignidad, eso nos incluye a las mujeres, la diversidad sexual, las personas migrantes, la juventud, quienes pertenecen al pueblo originario Chichimeca que están completamente invisibilizados en Aguascalientes y sin duda alguna no podemos omitir que los derechos humanos también son para nuestro medio ambiente y para los animales, son parte, somos parte. Menudo trabajo Jesús Eduardo, lo personal es político, lo hemos dicho desde hace muchos años las feministas. La mejor de las suertes, abogado.


El mejor resumen diario en tu correo por LJA.MX

Mi correo: chuyescribe@gmail.com


Show Full Content
Previous Nuevo titular del IMAC rediseñará el programa de Luciérnagas
Next Estudiantes de música de la UAA dirigirán orquesta como práctica final experiencial

Comments

¡Participa!

Close

NEXT STORY

Close

PREP 2018 para presidente, senadores y diputados federales en Aguascalientes

01/07/2018
Close