07/06/2020


Chichis a las hormigas. Terminamos el 2013 en medio de una transición tersa, livianita, ni siquiera parecía que el Partido Revolucionario Institucional hubiera perdido el 80 por ciento de los electores, que se desmintiera (otra vez) lo de que Aguascalientes era 100% priísta. Antonio Martín del Campo se reunía con Lorena Martínez, en Calvillo Javier Luévano guardaba un prudente silencio ante los desplantes de Jorge Martínez Villalobos, al igual que Antonio Arámbula ante la desaparición de Gerardo Martín Chávez del Bosque; en los municipios ganados por el Partido del Trabajo, Fernando Marmolejo y César Pedroza Ortega estaban más dedicados a los cursos que les daba Jesús Medina Olivares que a hacer olas en Rincón de Romos o El Llano. En el caso de los tres alcaldes que colocó Nueva Alianza en Asientos, Pabellón de Arteaga y San José de Gracia (José Manuel González, Sergio Moreno Serna y Antonio Alberto Martínez) continuaron su transición exactamente igual que su campaña: sin pena ni gloria, calladitos; mientras que Gustavo Padilla (Cosío), Pablo Macías Flores (Tepezalá) y Margarita Gallegos (San Francisco de los Romo) no salían de su asombro y prepararon el cambio de gobierno entre pares… todos sin ruido, sin sobresaltos, hasta hace unos días, en que los del tricolor desenvainaron la espada para buscarle chichis a las hormigas.

El suelo parejo, así se veía la transición, hasta que comenzaron a salir las manchitas de siempre, ni siquiera las cuentas públicas, que ya se nos hacía raro que los nuevos alcaldes las aceptaran con la cachaza de los diputados del grupo parlamentario mixto, sino por el asunto de las liquidaciones al personal de confianza con que todas, subrayamos: todas, las administraciones inflan la nómina para colocar a sus cuates y pagar favores. El tema es viejo, se repite cada trienio y, sin embargo, pareciera que no lo habían considerado los entrantes porque les está estallando en la cara como globo lleno de agua.

La misma gata, pero revolcada aparece en Rincón de Romos, donde Fernando Marmolejo Montoya insiste en endeudarse por cuatro millones de pesos, cuando se descubre que es para organizar la fiesta del pueblo, recula y declara que “no todo” es para la verbena popular, nomás el 25%, el resto de ese dinero se destinará al pago de servicios, a la nómina y, sí, otra vez, a las liquidaciones, que porque “descubrieron” que la administración anterior había basificado a 45 trabajadores. Ajá, descubrieron.

No me ayudes compadre, el caso de Rincón de Romos llama la atención porque las quejas provienen de Federico Domínguez, el apacible jefe del sindicato de burócratas estatales y municipales, quien da muestra de cómo se ejerce la presión priísta, porque no es de gratis que en los municipios arrebatados al PRI sea donde surgen estos casos; por eso llama tanto la atención el caso de Tepezalá, donde Pablo Macías Flores cayó en la cuenta de que su antecesor le había pasado una lista con nueve empleados que había que liquidar y ahora resulta que se multiplicaron por diez… como sea, ya tuvo que soltar más de un millón de pesos para ese rubro.

Lamentablemente, no va a ocurrir nada, esos desfalcos son cartas a negociar con la mayoría priísta en el Congreso local, donde de acuerdo al sapo será la pedrada y se les condonará el déficit, se les permitirá un nuevo adeudamiento o, simplemente, se dejará pasar durante las consecutivas revisiones del ejercicio de recursos para que la bolita pase a la siguiente administración… ¿a cambio de qué?, ya se sabrá cuando se designen candidatos en el 2015.

Por lo pronto, donde el PRI ha tenido más chamba es en la capital y Jesús María. Si bien Martín del Campo y Lorena Martínez se despidieron en los mejores términos, es decir, todo checado; los del tricolor buscan constantemente la zancadilla a través de agitar petates del muerto, cuando no son los cobros en el predial, son las demandas por los spots… el chiste es hacer presencia. No importa el nivel de ridículo en que se caiga; por supuesto, ya hay quien agita el regreso de Lorena Martínez Rodríguez a una delegación federal como el momento en que tendrá que ajustar cuentas con el actual alcalde, pero queda claro que esa intención de amarrar navajas poco resultados va a dar cuando todo este año no es electoral y ninguno de los dos tiene nada que perder.

Instrucciones para el baile. La coreografía ya está escrita y se sigue al pie de la letra, el gobierno capitalino ha decidido asumir el “novedoso” lenguaje que transforma los errores en oportunidades y más que apuntar hacia la administración anterior, sale a señalar los ahorros que se realizarán, enfatizando la legalidad con que se manejan. Y sí no, habría que releer las declaraciones de Enrique Blancarte a su llegada al Instituto Municipal de Planeación. ¿Alguna mención sobre Jesús Álvarez?, no, ninguna, lo importante es que no se van a quedar “cortos en la elaboración de proyectos pues queremos obras bien planeadas”. Muy bien, es lo mismo que decía el titular anterior, al que ya nadie pregunta por el “semáforo de planeación” que desde los primeros días que asumió el cargo al frente del Implan prometió, que de hecho anunció en más de una ocasión, y que al final quedó en… ¿en qué quedó? Saaaaabe, cuando se relaciona con tecnología y conectividad, se sigue el ejemplo del Congreso local, “página en construcción”.

Mientras tanto, pasa el tiempo y ya sólo hay que esperar a que las administraciones municipales le encuentren el modo a las negociaciones con el Congreso local para que les den su estate quieto a las huestes priístas, sin embargo, en lo que eso ocurre, valdría la pena que consideraran los del tricolor algunas pastillitas de mesura, pues en el caso de Jesús María, las presiones y fintas del Revolucionario Institucional siempre topan con la necesaria defensa de Chávez del Bosque y, en serio, ¿quién se echa ese trompo a la uña?, no hay modo de defender al ex alcalde vacacionista y trovador.

Los blanquiazules más que preocuparse por las intrigas priístas, están ocupadísimos dándose patadas por debajo de la mesa, ellos sí, ya pensando en el 2015.  A los de la corriente de Martín Orozco no les gustó que pese a los espacios prometidos Arturo González Estrada terminara aún más cohesionado con el grupo de los “Cuatro Fantásticos”, del cual siempre ha formado parte.  Algunos vieron en él al tabique flojo del grupo y trataron de captarlo para su causa. González Estrada enseñó el dulce y consiguió subir a la nómina tanto a su hermana como a Juan José Hernández Aranda, hoy apuntado para una consejería nacional por el municipio de Aguascalientes. La gente de González Estrada, panista ya señalado por traición, estaría en operaciones contra el alcalde Antonio Martín del Campo. De ser cierto el rumor de las patadas, habrá que encender los focos rojos, pues el Instituto Municipal de la Mujer de Aguascalientes, en manos de Martha González Estrada, puede convertirse en presa de venganzas intestinas. ¿Será?

¿No podrían seguir el ejemplo de la elección de ombudsman? Donde a pesar de los traspiés de los diputados encargados del proceso, todo apunta a que vendrán buenos tiempos para la CEDH; por lo pronto Eduardo Martín Jáuregui, en un fin de semana ya prometió que hará una revolución en su primer año de gestión. Inicialmente, Martín Jáuregui había anunciado la creación de una Auditoría Social, en la que participarán las organizaciones civiles, pero ahora adiciona una más, para la que ya suscribió un acuerdo que pronto será convenio, con el rector de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, Mario Andrade Cervantes, para crear una Auditoría Académica… Esto quiere decir que el igual que el primer ombudsman Miguel Sarre Iguínez, que incorporara a la UNAM a las recomendaciones de la CNDH, la nacional, la Comisión Estatal de Derechos Humanos incorporará a una universidad pública a la promoción y defensa de los derechos fundamentales; es decir, en cada recomendación estará implícita la libertad de conciencia y el espíritu crítico de la Autónoma de Aguascalientes. Eso es respaldo y no pedazos.

Después del gesto honorable, que ya comentamos, de Ricardo Serrano y Sergio Delfino, a Martín Jáuregui sólo le restaba salir al paso de los amarres de navaja entre la CEDH y el procurador Felipe Muñoz Vázquez, bueno, pues el fiscal estatal y el ombudsman ya tienen agendadas visitas mutuas en sus respectivas oficinas, y Muñoz Vázquez en declaraciones recientes ya dio señales de que no habrá confrontación alguna.


El mejor resumen diario en tu correo por LJA.MX

La del estribo. En calma chicha llegará hoy Martín Jáuregui a sus nuevas oficinas, al final resultó que no son 28 los trabajadores sindicalizados que demandan de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje que se les reconozca su Contrato Colectivo de Trabajo, firmado hace siete meses con Omar Williams López Ovalle, sino sólo tres.

@PurisimaGrilla


Show Full Content
Previous Acuerdan agenda conjunta Seguot y municipio capital
Next A pesar de todo, el ex gobernador señala que tiene la conciencia tranquila

Comments

¡Participa!

Close

NEXT STORY

Close

Reúne Martín Orozco a la estructura panista

02/07/2016
Close