Opinión

Modelizar para transformar / Opciones y decisiones

La suerte del paso de la muerte, en la charrería, se ejecuta saltando del lomo de un caballo adiestrado al lomo de un bronco que corren al galope en paralelo y son seguidos por una cuadrilla de arrieros que mantienen la misma dirección y el paso acompasado de ambas bestias, para permitir al jinete consumar su osada suerte. Ni imaginar lo que podría pasar en caso de un salto fallido. Pues bien, también en el caso de las ciencias tanto de las llamadas duras o exactas, como en las otras designadas liberales (Derecho, Economía y en general las Ciencias Sociales), ocurren este tipo de atrevidas suertes, que de acuerdo al método científico se designan como “saltos metodológicos”.

Hace ocho días, el sábado 11 de enero, para ser precisos, en estas páginas, el Dr. Néstor Duch-Gary nos regaló un apetitoso menú de nuevas opciones científicas que refirió como “las sociedades artificiales: nuevo instrumento conceptual de las ciencias sociales”. En su artículo, nos pone al día acerca de las nuevas tendencias del análisis social, cuyo pétreo basamento se sostiene en los 5 tipos dominantes de análisis: el clásico o de Kelsen en el Derecho, también aplicado en Ciencias Políticas o Teoría del Estado; el Sistémico, el Funcionalista, el Histórico-Dialéctico o de la Praxis (Leo Kofler); y el Marxista o marxiano propiamente dicho. También se incluyen visiones mixtas, porque conjugan elementos de uno y otro paradigma y forman así híbridos metodológicos, como es el caso del Estado mexicano que privilegió el análisis sistémico durante la “dictadura perfecta”, que mezcló durante la transición tecnocrática con el funcionalista, mismo que el panismo empresarial redujo al funcionalista casi puro y dejó en un mero pragmatismo de Estado; para luego regresar a una especie de funcionalismo crítico cercano al historicismo práctico-dialéctico de la Administración Peña Nieto.

Lo cierto es que estas cinco visiones integrales u holísticas que parten de un punto de vista dominante, según sus principios teóricos respectivos, derivan en funciones metodológicas concretas que a su vez son deducidas de dichos postulados generales. En gran resumen, el problema histórico social dominante gravita en torno a los ensayos de explicación cuyo punto de partida se ubica:

  • O bien, desde los micro-enfoques y entonces se privilegia la visión atomizada de los fenómenos histórico sociales concretos (proceso actual de los grupos diversos del crimen organizado, las policías comunitarias, o las defensas comunitarias, los cuerpos militares o policiales de la fuerza pública del Estado, las organizaciones de la sociedad civil, OSC -antes ONG’s-, estructuradas ya sea por ramas de la producción o bien por asociación gremial o de interés, y las de fracciones del capital, por ejemplo); para cuyo abordaje se instrumentan políticas-micro sociales o específicas y explícitas de intervención.
  • O bien, de los macro-enfoques o tesis generales dominantes del Derecho Positivo (1), los sistemas económico-políticos y culturales con sus interacciones y mediaciones (2); las relaciones funcionalistas o de oferta/demanda, input/output, expectativas ciudadanas/satisfacción relativa gubernamental (3); del análisis histórico o génesis de los procesos sociales y sus modos particulares ya sean de producción y reproducción de la sociedad (4); (por ejemplo, el origen, surgimiento y desarrollo del EZLN en Chiapas versus la coyuntura emergente de política global del TLCAN); y finalmente, (5) del análisis crítico materialista Histórico-Dialéctico, aplicado a la observación y medición metodológica tanto de los Ciclos Económicos del Capital -crisis financieras globales-, como a la Pobreza, vista como generación necesaria al Capital Dirigente del llamado “ejército de reserva” o lumpen-proletariado, que ha derivado en un proceso de pauperización extrema de las masas trabajadoras y decremento de las posibilidades de desarrollo de las clases medias, desempleo sistémico, y renuncia obligatoria a las expectativas de bienestar versus monopolización extrema del Capital en muy pocas manos.

Ambas visiones que en estricto sentido no se tocan ni se mezclan, que sin embargo coexisten en la vida real y nos dejan una visión fragmentaria y des-unificada de la realidad total histórico social y Política.

Por ello, la propuesta de ese nuevo paradigma del análisis, como “un nuevo modo de explicación concebido para dar cuenta de este tipo de fenómenos (…) se ha denominado Ciencia Social Generativa; se habla también de Ciencia de las Sociedades Artificiales”, en que Duch-Gary cita a Joshua M. Epstein, diciendo: el término “Generativa” se ha tomado de la obra de Chomsky -creador de las Gramáticas Generativas-. Según estas tesis del discurso y de la generación del conocimiento: “Hay una similitud con la generación de efectos globales sociales a partir de decisiones individuales”. Y su comprensión se hace posible gracias a tomar como punto de partida a “una población inicial virtual de agentes autónomos y heterogéneos en un entorno espacial apropiado (definido en un sustrato digital). En donde, “a cada uno de estos agentes (que son programas de software) se les asignan reglas de actuación simples y locales (esto es, que sean lógicamente simples y válidas sólo en su entorno inmediato) y se les hace interactuar en forma recurrente”.

De manera que dicha simulación virtual en computadora vía algoritmos, es capaz de aportar resultados, que generan los efectos emergentes de poblaciones virtuales, las que son lógicamente válidas y, por tanto, científicamente aceptables. En fuerza de lo cual inferimos su capacidad interpretativa de la realidad, y de ésta su aplicabilidad a situaciones o grupos de la sociedad histórica real; lo que nos reporta al final modos concretos de intervención ya sea para cambiar las condiciones dominantes y, con ello, sus efectos reales o impactos directos en la sociedad. En este punto, ascendemos a la capacidad predictiva de las Ciencias, que es el estadio superior de desarrollo del conocimiento, porque permite la anticipación y la toma acertada de decisiones para el cambio positivo o afirmativo, porque potencia el desarrollo y la superación.

Celebro que una aportación como la presente provenga de especialidades epistemológicas cuya aplicabilidad real se veía todavía en los años ochenta, aún muy remota, como es el caso de la Lingüística, la Semiótica, la Hermenéutica o la Retórica Filosófica. Recuerdo la expresión del Dr. J. Francisco Paoli Bolio cuando al calificarme un trabajo de análisis semiótico sobre el Discurso de Plutarco E. Calles, pronunciado en la fundación del PNR, dijo: “es difícil saber qué aplicabilidad pueda tener el análisis del Discurso”. Bueno, ahora tiene ya una interesante respuesta.

También celebro que un hermeneuta del Derecho, el Lic. Jesús Eduardo Martín Jáuregui, haya sido electo por la LXII Legislatura como ombudsman para el estado de Aguascalientes, ya que en su programa de trabajo se propone: echar a andar una Auditoría Social, el Parlamento de los Derechos Humanos y la promoción de la cultura de la defensa contra el abuso de autoridad. Al ver este perfil, no puedo menos que voltear a mirar aquel balcón izquierdo a la entrada principal del ahora Museo Regional de Historia de Aguascalientes, en la calle Venustiano Carranza, que otrora fue el aula de nuestro inicio a las letras, el Colegio Cristóbal Colón, sitio donde literalmente de párvulo-aprendiz fuimos educados por admirables monjas maestras Adoratrices de la Eucaristía en Kinder-Garden y, luego en el Colegio Portugal, de inconmensurables y dignísimas maestras de Primaria. Bien vale la pena modelizar para transformar.

 

franvier2013@gmail.com

 

The Author

Francisco Javier Chávez Santillán

Francisco Javier Chávez Santillán

No Comment

¡Participa!