Nueva Humanidad/14 / Tlacuilo - LJA Aguascalientes
24/05/2024

Solidaridad, defensa, unión de las repúblicas latinoamericanas,

no para combatir ni conquistar a nadie,

no para hacer a nadie la guerra,

sino para defenderlas de peligros comunes,

para lograr el respeto a su soberanía,

para solucionar conciliadoramente sus diferencias

y para luchar por su prosperidad y progreso

Simón Bolívar

UN MILITAR ÍNTEGRO. En el número 2 de esta serie comentamos cómo el 3 de Octubre de 1968 -día siguiente al de la masacre de Tlatelolco ordenada por Díaz Ordaz, incitado a su vez por la CIA- el embajador de Estados Unidos en México, Fulton Freeman, se presentó muy temprano en el despacho del Secretario de la Defensa Nacional de México, General Marcelino García Barragán, para proponerle que diera un golpe de Estado con todo el apoyo de su gobierno.


Acostumbrados como estaban los procónsules imperiales a ver de rodillas a altos mandos de otras naciones, la cara de Freeman se descompuso cuando se estrelló contra el patriotismo del militar mexicano, quien con enérgico decoro expulsó de su despacho al gringo insolente.2

1982 UNIVERSIDAD DE HARVARD. Convencido de que el Ejército Mexicano estaba conducido por un militar incorruptible, heredero de la tradición cardenista que impidió que los egresados de la Escuela de las Américas se adueñaran de los puestos de mando y que no lo iban a poder comprar a ningún precio, el Imperio estadounidense decidió aplicar la ruta universitaria que Lansing había recomendado desde 1924.

Esa sí le dio excelentes resultados. Después de adoctrinar en la Universidad de Harvard a Miguel de la Madrid y su equipo de gobierno para ocupar la presidencia de México, empezó la imposición de la globalización neoliberal a base de desnacionalizar nuestra economía para entregarla al extranjero.

2012. UNIVERSIDAD PANAMERICANA. Después de cinco sexenios de presidentes adoctrinados en universidades de Estados Unidos, llega a la Presidencia de México Enrique Peña Nieto, en quien muchos confiaban que no se sometería al Imperio por no haber sido adoctrinado en Harvard. Pero he aquí que es el más neoliberal y el más reaccionario de todos porque logró, como ninguno, cercenar el nacionalismo que le quedaba a la Constitución y entregar en manos del imperialismo financiero internacional los codiciados energéticos mexicanos; después de eso, la conclusión de la privatización de lo que nos queda es pan comido: educación, salud y seguridad social, etc.

¿Qué fue lo que pasó? Pues ocurrió que el gobierno de Estados Unidos, viendo que no lograba destruir nuestra Constitución, encontró la manera de adoctrinar a nuestros políticos en las empresas universitarias surgidas en el México neoliberal -muchas conocidas como patito- coincidentes con sus intereses, como la Panamericana donde estudió Peña Nieto, con la ventaja de que por ser una empresa privada administrada por la prelatura conocida como Opus Dei, tiene también la bendición mercantil del Estado Vaticano.3

Así se cumplió a cabalidad la recomendación de Lansing en el sentido de que “Sin necesidad de que Estados Unidos gaste un centavo o dispare un tiro, harán lo que queramos. Y lo harán mejor y más radicalmente que nosotros”.

Hemos visto la estrategia del Imperio. Veamos ahora la de nuestras colonias para liberarse de él:

AMÉRICA LATINA: TODOS O NINGUNO. Después de recorrer América Latina y estudiar el fenómeno latinoamericano desde hace medio siglo, tengo la convicción firme de que los países que integran nuestra Región jamás podrán llegar a ser dueños de su soberanía en forma aislada, pues la historia nos demuestra, diáfanamente, que no hemos podido evitar el saqueo por separado desde la conquista española; y que si alguno lo ha logrado ha sido temporalmente, porque al final de cuentas los imperios siempre consiguen revertir nuestros avances, incluyendo los obtenidos por medio de la revolución armada.

La única alternativa viable es la que encabeza el presente artículo, escrita por el Libertador Simón Bolívar hace dos siglos.

Porque la “democracia” que nos impone el Imperio por medio de las oligarquías criollas y sus gobernantes rastreros como una graciosa concesión, es una caricatura.

Solidaridad, pues, es la clave. Integración en términos actuales. Sé que se me objetará argumentando que es absurdo integrar gobiernos con intereses y compromisos disímiles. Pero yo no hablo de gobiernos.

SOLIDARIDAD DE LOS PUEBLOS. Solo cuando cuente con la solidaridad de sus pueblos, América Latina será libre, soberana y democrática, porque la verdadera democracia solamente la conquista y la controla el pueblo, cuando éste tiene la decisión de crear las leyes y de hacerlas respetar. Separados, seremos siempre pasto de los imperios. Unidos, ningún imperio podrá impedirnos construir la Patria Grande.

(Continuará)

Aguascalientes, México, América Latina

[email protected]

 

  1. Hispanoamérica en su lucha por su independencia. Cuadernos Americanos. México, 1962, p. 300.
  2. Dos generales, claves en el golpe en Chile y Tlatelolco. Gustavo Castillo García, Diario La Jornada, México, 02-10-2003.
  3. Las sinuosas cuentas del Vaticano. http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2013/02/130226_las_sinuosas_cuentas_del_vaticano_mj.shtml


Show Full Content
Previous Reforma Política ¡ya! / Valor público
Next Derechos Humanos… Asignatura pendiente / Letras ciudadanas
Close

NEXT STORY

Close

La concesionaria de Aguascalientes tendrá que asumir el costo de la pérdida del autobús incendiado

30/08/2022
Close