Sociedad y Justicia

UAA decidirá hasta el término de vacaciones a cuál candidado a ombudsman apoyará

  • Quien prometa que en cuatro años va a cambiar la mentalidad, miente: Serrano
  • Martín Jáuregui presenta decálogo y compromiso con los Objetivos del Milenio

 

Será hasta el término de las vacaciones que se conozca a quién apoyará la Universidad Autónoma de Aguascalientes para la Comisión Estatal de Derechos Humanos, si a Ricardo Serrano Rangel o Eduardo Martín Jáuregui, porque ambos entregaron al Congreso del Estado carta de propuesta firmada por el rector Mario Andrade Cervantes.

Mientras tanto, de las propuestas de ambos se observa que cualquiera de ellos ofrecería una gestión prudente, discreta e institucional, que privilegiaría más la educación, promoción y difusión de los derechos humanos, que la emisión de recomendaciones a diestra y siniestra.

Ambos, por separado, explicaron a La Jornada Aguascalientes sus respectivas propuestas, por ejemplo,  Ricardo Serrano denominó a su programa la Agenda 20-20, que consiste en el número de derechos fundamentales a defender y el de semanas para educar a la ciudadanía a ejercerlos.

“Tenemos que decirle que los tiene ahí. A ese ejercicio podría contribuir mucho mi formación académica (administración y negocios) para ser un facilitador, son disciplinas muy apegadas a los derechos humanos”, dijo.

Añadió: “No soy abogado pero sí soy un tomador de decisiones, me puedo apoyar en gente experta para ejercer con visión educativa, como en la prevención en el sistema judicial, donde tiene que haber una estructura donde recaigan los derechos humanos y que participe en ella la sociedad civil”.

Subrayó: “Mi preocupación es que tiene que ser una coproducción entre el estado y la sociedad, los partidos políticos, las Fuerzas Armadas y la sociedad civil, para que integren otro concepto y trabajar de la mano, en una cultura de respeto a los derechos humanos. No es un proceso ni fácil ni rápido, quien prometa que en cuatro años va a cambiar la mentalidad de un estado miente. Tenemos que empezarlo a trabajar. Es un proceso que nos va a costar trabajar pero tenemos que pasar de las confrontaciones a una forma civilizada de dirimir las diferencias”.

Por su parte, Martín Jáuregui presentó un decálogo de los derechos humanos y se solidarizó con los ocho puntos de los Objetivos del Milenio de la ONU en esa materia. Explicó:

“Se trata de armonizar la legislación, la legalidad, la constitucionalidad y la convencionalidad; considerar los derechos humanos progresivos, aplicar la transversalidad, la educación y la promoción de la perspectiva de género”.

También, el octavo punto: “Abordar la discriminación hacia todos los grupos sociales, fomentando el respeto a la diversidad; privilegiar a los grupos en situación de vulnerabilidad y atender preferentemente a personas con discapacidad”, y en el décimo escenario:

“Escuchar, atender e involucrar a los organismos y en general, a la sociedad civil, en el conocimiento, difusión, defensa y aplicación de los derechos humanos”.

Por lo que toca a los Objetivos del Milenio de la ONU, “se trata de erradicar la probreza y el hambre, lograr la enseñanza primaria universal, promover la igualdad de los sexos y el empoderamiento de la mujer, reducir la mortalidad de los niños menores de cinco años, mejorar la salud materna, combatir el Sida, la malaria y otras enfermedades; garantizar la sostenibilidad del medio ambiente y fomentar una alianza mundial para el desarrollo”.

 

Foto: Roberto Guerra

The Author

Javier Rodríguez Lozano

Javier Rodríguez Lozano

No Comment

¡Participa!