12 años esclavo, tiene que verse, pero… / Mantequilla Extra - LJA Aguascalientes
19/06/2024

 

De todas las películas contempladas para los distintos premios cinematográficos a nivel mundial que se estrenaron en nuestro país entre el año pasado y éste, la que menos tenía ganas de ver era precisamente 12 años esclavo pues las cintas que manipulan los sentimientos del público para obtener la “reacción correcta” y, por lo tanto, ganarse muchos reconocimientos, no suelen gustarme.

Pero era más que eso, conforme iban saliendo las críticas a este largometraje, más se me apachurraba el corazón, pues el consenso era que era una obra que nadie debía perderse, aunque era terriblemente difícil de ver, pues retrataba con estrujante realidad ese terrible episodio de la historia norteamericana que fue la esclavitud -llamado el holocausto americano-, y si sufrí con la Lista de Schindler supuse que con 12 años esclavo, teniendo a Steve McQueen de director, la cosa iba a estar mucho más cruda y angustiante.

Lo cierto es que, ya sea porque mi imaginación es muy activa y me esperaba cosas peores, o porque culturalmente en México no tenemos esa “culpa histórica” ni esa “vergüenza colectiva” que sienten los norteamericanos ante ese episodio de la historia -definitivamente nuestras culpas son otras-, no me resultó difícil enfrentarme a este filme, ni sentí ganas de salir corriendo y ni siquiera de voltear la vista en las escenas más crueles, las cuales, por cierto, me parecieron excelentemente montadas, realizadas y editadas para causar el impacto deseado, sin incomodar demasiado al espectador.

Lo que sí creo, es que esta película DEBE de verse, pero no como una pieza de estudio sobre los horrores de la esclavitud de la población negra, sino por su valor cinematográfica pues considero que está cuidada hasta el último detalle para convertirla en un drama casi perfecto -el “casi” obedece a que considero que algunas escenas resultaron demasiado largas para mi gusto- la historia está muy bien contada, al guión no le sobra ni una coma, la fotografía me pareció maravillosa al igual que la ambientación y el diseño de arte, aunque, creo que mención aparte merece la música la cual resulta un personaje más de la trama que contribuye, igual que los actores, a contar la historia de Salomon Northup.

Las actuaciones me parecieron muy buenas, aunque si soy honesta, el protagonista Chiwetel Ejiofor no me impresionó grandemente, pues su desempeño se me hizo el adecuado, pero no lo suficientemente bueno para hacerle sombra a Leonardo DiCaprio en los Oscar. Los que sí me impresionaron y creo que tienen una buena oportunidad de ganar la estatuilla dorada, fueron tanto Lupita Nyong’o y Michael Fassbender.

Les cuento la trama, Salomon Northup es un afroamericano libre que a mediados de los 1800 vivía con su familia en el norte de los Estados Unidos, en donde los negros eran libres, aunque no tenían los mismos derechos que los blancos. A base de trucos y engaños un par de malandrines secuestran a Salomon y lo venden como esclavo para ser transportado al sur en donde la esclavitud es permitida y en donde las personas de color tenían menos valor que un perro.

A pesar de ser una persona educada y tratar de convencer a los tratantes de esclavos de que es un hombre libre, Salomon se ve pronto trabajando en una plantación sureña. Poco a poco se va dando cuenta de que nadie puede ayudarlo y que esta es la vida que ahora tiene que vivir, sobreviviendo a pesar de todo.

No obstante, un hombre que nació en libertad y estaba acostumbrado a ser tratado como igual por la población blanca, no se adapta fácilmente a obedecer al “amo” ni a recibir golpes y humillaciones sin ninguna causa, eso hace que Salomon (ahora llamado Platt) pase de amo en amo y de plantación en plantación, topándose en su camino con las circunstancias más terribles, brutales y degradantes que caracterizan la vida de los esclavos negros.


Siendo una historia basada en hechos reales y en las memorias del verdadero Salomon Northup, además tomando en cuenta el título de esta cinta, no creo que les arruine el final si les digo que los sufrimientos de nuestro protagonista terminan después de 12 años, gracias a un desacostumbrado -para la época- acto de bondad, y por lo tanto, tiene la oportunidad de volver a su vida anterior, pero con una visión distinta de las cosas.

12 años esclavo es una cinta que camina a muy buen paso, con un ritmo continuo, de hecho me sorprendió que en ningún momento se siente que las peripecias de Salomon hayan durado tanto tiempo -cuando menos no de la manera que uno siente las 127 horas que Aron Ralston pasó atrapado, en el filme de ese mismo nombre- y eso que esta película dura más de dos horas. Y si bien uno no verá este largometraje para divertirse, lo más seguro es que tampoco les resultará demasiado incómoda (creo que es lo más light que ha presentado McQueen en sus largometrajes), lo que sí aseguro es que serán capaces de disfrutar la experiencia y, sin duda, contarán con suficiente material para discutir en la sobremesa.

[email protected]

 

Productor: Brad Pitt, Dede Gardner, Jeremy Kleiner, Bill Pohlad, Steve McQueen, Arnon Milchan y Anthony Katagas; Productor: Steve McQueen; Guión: John Ridley, basada en el libro de Solomon Northup; Fotografía: Sean Bobbitt; Edición: Joe Walker; Música: Hans Zimmer; Elenco: Chiwetel Ejiofor, Michael Fassbender, Benedict Cumberbatch, Paul Dano, Garret Dillahunt, Paul Giamatti, Scoot McNairy, Lupita Nyong’o, Adepero Oduye, Sarah Paulson, Brad Pitt, Michael Kenneth Williams, Alfre Woodard, Chris Chalk, Taran Killam y Bill Camp; Duración 2 horas 14 minutos.


Show Full Content
Previous Más escuelas de la Educación Básica se adhieren al programa Procura Tu Ambiente
Next Inicia la Semana Nacional de Salud en Jesús María
Close

NEXT STORY

Close

Expone Lorena Martínez los alcances del programa Convive Feliz en Washington

19/04/2013
Close