La eternidad existe… en los juicios laborales / Enredos financieros – LJA Aguascalientes
21/10/2020


Muchos se han cuestionado si existe la eternidad, si la vida después de la muerte es posible o bien, si alguno de los componentes del ser humano tendrá una vida posterior o que no acabe, es decir, eterna. En lo personal me parece que no puedo decir si existe ese tipo de eternidad, ni me siento del todo capacitado (si tienes dudas estimado lector, busca a tu director espiritual, me parece que él te puede dar una mejor orientación), pero de que la eternidad existe, eso es algo seguro. ¿En dónde existe? En cualquier juicio laboral que lleve a cabo la Junta de Conciliación y Arbitraje en cualesquiera de los estados de la República Mexicana.

Derivado de la constitución de 1917 y de su artículo 123, se crean en el año 1927 las Juntas de Conciliación y Arbitraje, cuyo objetivo fue defender tanto a patrones como a empleados de los excesos que pudieran cometerse tanto en un lado como en el otro de la ecuación capital-trabajo, y que fuera su trabajo el garantizar la justicia para unos u otros. Como en 1917 el capital, los empresarios eran vistos como personas que no tenían escrúpulos y que abusaban de sus empleados, la filiación de estas juntas desde un principio, fue antiempresarial, con un gran sentido de justicia hacia los trabajadores que llevó al exceso del abuso del trabajador de tal forma que los empresarios sabían que si caían en la Junta de Conciliación y Arbitraje muy probablemente perderían los juicios.

Varias reformas después, se trató de suavizar esto y ahora se puede ver cómo se busca sobre todo la conciliación antes de llegar a los juicios laborales.

Desafortunadamente, como todos sabemos, existen abogados que les gusta hacer “chicanadas” y llevar a estos juicios a la eternidad. Con tristeza he visto, sabido y padecido de estos juicios eternos, que por algún vericueto de la ley se ha prolongado de forma tal que ya pasó un año, dos, tres, y he sabido de juicios de más de seis años sin que se haya podido llegar a un arreglo adecuado y justo.

La equidad que la junta ha tratado de hacer para con los empresarios y los trabajadores es desigual. Es decir, si uno va y pregunta se darán cifras que la mitad de los juicios los ganan los empresarios y la mitad de los juicios los ganan los empleados. Pero no hay equidad cuando vemos el tamaño de las empresas que ganan y pierden los juicios.

Las grandes empresas son las que generalmente le ganan los juicios o se evita que lleguen a los mismos, procurando que se haga mejor una conciliación en la que el trabajador es casi obligado a aceptar las condiciones de la empresa aunque no sean las más favorables para el mismo trabajador. Es cuando hemos visto cómo el gobierno en este sentido, sí apoya a las empresas grandes en detrimento de los trabajadores. Casos como el del Sindicato Mexicano de Electricistas por ejemplo, o en el ámbito local el de Novatex y los despidos que hacen las grandes armadoras y compañías automotrices de sus empleados dándole “casi” lo que les corresponde todo desde las conciliaciones, son los beneficiarios de esa equidad de las juntas.

Pero en el otro extremo tenemos a los pequeños empresarios, a aquellos que se atrevieron a emprender, que su régimen fue de personas físicas y que pierden hasta su casa habitación. No estoy inventando, he visto con profunda tristeza los remates en los periódicos de circulación local donde se pierden las casas habitación por una resolución de un juez.

¿Qué pediríamos a la junta para ser más eficiente?

1. Que los juicios fueran más rápidos evitando las “chicanadas” de los abogados o de las partes interesadas, que cuando se vea el dolo de una de las partes automáticamente se trate de llegar a la justicia. No es posible que se siga pidiendo la reinstalación de un individuo que miente sobre lo que dice y que lo  volvieron a correr.

2. Que el trato a las empresas grandes y pequeñas sea el mismo, que la justicia sea imparcial.

3. Que exista un padrón de empresas y empleados problema, aquellos que buscan un empleo “temporal” sólo para volver a ir a la Junta a demandar y obtener de forma gratuita lo que no se hizo en el trabajo.

4. Que no haya una declaración de culpabilidad (o trato del mismo) si no se ha llegado al final del juicio.

Sé que esto parece una quimera, pero es necesario  para que podamos salir adelante como país todos trabajar al mismo ritmo y con las mismas reglas.

Comentarios a [email protected]

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous 45 mil millones de errores / De imágenes y textos
Next Cerrada la circulación en calle Galeana
Close

NEXT STORY

Close

Buscarán aplicar modelo que priorice la sustentabilidad ambiental y la inclusión social

14/01/2020
Close