La lectura: responsabilidad de escuelas, pero inicia en casa - LJA Aguascalientes
22/01/2022

  • Los primeros seis años de un niño son extraordinarios para generar los hábitos
  • No puedes exigir que tus hijos lean si tú no lo haces, todo se aprende de casa

 

Una de las frases más escuchadas y dichas por las personas en México es: “hace falta que se lea más”, pero realmente casi nadie actúa. Es típico que los padres de familia dejen toda la responsabilidad a las instituciones educativas siendo que, como en todo sector, las habilidades lectoras se aprenden en casa.

Mariana Torres Ruiz, directora del Centro de Investigación y Estudios Literarios de Aguascalientes (CIELA) Fraguas, detalló para La Jornada Aguascalientes que los procesos para la formación de lectores es mucho más largo que uno de promoción de la lectura, pues el primero requiere de un trabajo continuo de prácticas cotidianas.

Cuando se habla de la importancia de la lectura en niños es fundamental que sea una práctica cotidiana en todo lugar pues, como se dice en otros ámbitos, “los hábitos se generan a partir de la imitación”, el niño con la tendencia natural al mundo se basa en la curiosidad nata de la infancia, teniendo inclinaciones a la lectura, al deporte, ciencia. Todo le resulta atractivo.

“Los primeros seis años de un niño son extraordinarios para generar hábitos, entre ellos el gusto y placer por leer”, esto puede ser a través de cantos, historias que se cuenten de familias, compartir la oralidad en casa, ya que cualquier niño que se ve rodeado de este tipo de manifestaciones genera un gran gusto por ellas.

Es sabido que un niño de seis o siete años que entra al nivel primaria, y que estuvo en contacto con libros, no tiene ningún problema para resolver aspectos técnicos del lenguaje, es decir, la lectura, redacción y ortografía; esto, según Torres Ruiz, es porque son habilidades de usos constante que desde muy pequeño pueden desarrollar.

En las últimas semanas se estuvo circulando por las redes sociales el siguiente link: http://www.buzzfeed.com/conzpreti/los-peores-horrores-de-ortografia-en-la-via-publica, en donde muestran los peores errores y horrores de la ortografía en diferentes carteles de publicidad y venta; para esta promotora de la lectura es un estilo de burla para sacar una sonrisa amarga que muestra el resultado de no tener un apego y cercanía con el lenguaje bien escrito, reiterando nuevamente ser desde la niñez.

Si a un niño desde temprana edad está en este contexto, es mucho más sencillo que todas las habilidades que después en primaria están buscando con desesperación, como el buen uso ortográfico, ritmo oral y coherencia en sus escritos, se tengan. “No es magia, es un proceso lógico; si el niño escucha hablar bien a sus padres, aprende a hablar bien. Es sencillo”.

Mariana Torres Ruiz subrayó ser una responsabilidad que siempre se le ha dejado a los maestros y escuelas, pero que en realidad inicia en casa. Las inclinaciones hacia esos gustos que te acompañan de por vida son los que estuvieron presentes en los años de tu infancia, “aunque no lo creamos, no es competencia exclusiva de la escuela”.

Cuando en el CIELA Fraguas llegan las madres con sus hijos a las salas de lectura, coinciden en decir “traigo a mi hijo para que mejore su comprensión”, sin embargo se les recuerda que en estos espacios, donde se comparte la lectura por gusto, no hay un programa académico ni una finalidad didáctica, es simplemente un espacio para que el niño vea, escuche y tenga un nuevo contacto con la literatura para lograr que se despierte el gusto por leer.

En estas salas no se trabaja la comprensión lectora a través de competencias como en un programa pedagógico o académico, sino por medio de conocer primero al autor, su texto y su historia para comenzar a comprender lo que leerá, creando una empatía con los personajes y sus sensaciones, en fin, que el propio lector crea su atmósfera lectora.

“La importancia del acercamiento a la cultura escrita, ya no la llamemos lectura, debe estar permanente en todas las edades”, que además su origen primario es la oralidad, logrando un acercamiento no sólo con los textos literarios sino también a los de materias específicas que solicitan en las escuelas como matemáticas, biología, historia o geografía.


Es contundente y fundamental estos primeros años para que el niño sienta como propio su lenguaje, tanto escrito como oral; existen cientos de programas que se hacen desde diferentes instancias, no sólo desde el Instituto Cultural o el CIELA Fraguas; las propias universidades y el Instituto de Educación tratan de generar estos espacios de formación de lectores.

El problema es que como el trabajo es de modo “subterráneo”, es decir, que no se ve a simple vista ni de manera instantánea, muchos de esos programas pierden interés y se cancelan.

Hay otros programas que tiene años permeando desde las escuelas, bibliotecas y salas de lectura que sí han dado resultados, pero no en la cantidad ni calidad que se quisiera, “falta mucho por hacer pues deben de involucrarse otras instancias”, aquí el eslabón que falta entonces es generar un círculo virtuoso de instituciones con familias, ya que es desde casa donde se niegan a tomar su parte correspondiente. El asunto sería lograr ese eslabón de trabajo permanente y continuo entre ambas partes, que no se fragmente lo que se propicia en la biblioteca o escuela, que siga en casa y viceversa.

“Siempre que los adultos me piden consejos al respecto de qué pueden hacer para que sus hijos lean, yo les digo ¿tú lees?”, esta reflexión concluye en que si pides, tienes que darlo por igual; si quieres que tu hijo lea, escriba bien y comprenda lo que lee, requieres leer tú primero.

 

Foto: Roberto Guerra


Show Full Content
Previous Actividades de las casa de cultura municipales en febrero
Next Sindicato del ICA se queja de “despidos virtuales”
Close

NEXT STORY

Close

Próximo lunes regresa 50% de trabajadores a Nissan en Aguascalientes, durante pandemia de COVID-19

14/05/2020
Close