Movimientos sociales / Desde Aguascalientes – LJA Aguascalientes
15/08/2020


Estamos ante una situación muy interesante que merece un análisis a profundidad. Sobre todo imparcial y debemos hacerlo a la vista de los intereses de la sociedad y no caer en la demagogia y en maniqueísmo. Me refiero a la etiqueta que los diversos países han puesto a las protestas callejeras y los plantones, pues en los países llamados democráticos se toleran, inclusive se permiten excesos que lastiman el patrimonio o la integridad de los ciudadanos pacíficos que tienen la mala suerte de estar en el camino de los que llaman “infiltrados” en los movimientos sociales, los cuales son normalmente personas violentas o delincuentes que ven la oportunidad de hacerse de lo ajeno.

En los países revolucionarios o socialistas, llámense Venezuela, Cuba, Bolivia o Ecuador, a estas protestas las llaman intentos de “golpe de estado”, o mínimo que quienes las efectúan son “fascistas “ o desestabilizadores, pero lo increíble ha sido que el Ministro del Interior, Justicia y Paz de Venezuela, Miguel Rodríguez Torres, ha declarado que los ciudadanos venezolanos que participaron el miércoles 12 de febrero en una manifestación, hasta donde se sabe estudiantil en la cual perdieron la vida tres personas, es el resultado de una maniobra de grupos entrenados en México desde el año 2010, al cual llaman “Fiesta Mexicana”, los cuales han sido preparados en cuanto a violencia y desestabilización. En respuesta el gobierno ha cerrado la trasmisión de la cadena N+N24, la cual de acuerdo a Claudia Gurisatti, directora de este canal, tenían una audiencia de aproximadamente cien mil personas. En respuesta el gobierno convocó para el sábado pasado a una contra marcha para “demostrar que el pueblo no quiere que haya libertad de expresión y para que no se afecte la estabilidad psicológica del pueblo Venezolano”.

Posterior a las protestas se libraron órdenes de aprehensión contra todos los líderes de los partidos de oposición, violentando sus oficinas y esto como el preludio de que lo que viene es una serie de medidas que terminarán con las libertades de los ciudadanos. Lo anterior también ha sucedido en todos los países de este corte, lo que me parece es que México deberá exigir que se presenten las pruebas de que nuestro país ha participado en ese tipo de acciones y sobre todo que hasta este momento habíamos sido más bien víctimas de adoctrinamientos en países totalitarios de células violentas, y no que en nuestro país se estuviera promoviendo estas acciones que de suyo serían reprobables e inéditas.

Siempre los mandatarios de estas naciones han llegado al poder a través de ejercicios democráticos y ya instalados cambian la constitución para perpetuarse en el mando y cambian las constituciones que les permitieron llegar al máximo puesto de mando para tener poderes extraordinarios y controlar todas las áreas de gobierno y poder reelegirse casi indefinidamente. La situación en Venezuela, desafortunadamente, se da cuando se encuentran en medio de un inflación galopante; con escasez de los productos básicos, salida de los pocos capitales que se habían quedado después de cambios que no garantizan la libertad de empresa, salida de ciudadanos a buscar trabajo en manera masiva en otros países vecinos, fallas en el suministro eléctrico por falta de mantenimiento, la llegada de cientos de técnicos y profesionistas cubanos que han desplazado a los nacionales en puestos medios y superiores, sumando a ello la irritación por la transferencia de divisas, que tanto les hacen falta a países “amigos” de manera discrecional.



El caso de Cuba es cómo un grupo “revolucionario” ha logrado tener por más de cincuenta años en la pobreza y marginación a todos sus ciudadanos, y sobre todo sin libertad.

En fin esa es la gran diferencia entre los países que se han decidido a transitar por la vía democrática, respetando los derechos fundamentales de sus ciudadanos y convenciendo, siendo incluyentes, pero sobre todo con el diálogo respetuoso entre las diferentes formas de pensar, respetando las decisiones que por mayoría se tomen dando su lugar a los que disienten.

Lo inadmisible es que por las circunstancias que les he comentado sean posiblemente la fuente de las inconformidades y se busque responsabilizar a otra nación de los problemas internos y lo peor de aquello que no hemos sabido, o querido resolver, y convencernos que los regímenes totalitarios lo que provocan con el tiempo son movimientos violentos que lastiman de manera tremenda a sus sociedades.

 

 

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous Sobre La palabra fragante. Cantos chamánicos tzeltales
Next Salvando a México / Cinefilia con derecho

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

NEXT STORY

Close

55 millones de pesos para continuar el Centro de Convenciones

11/09/2014
Close