Opinión

Hollande en México / Taktika

Palacio Nacional, Ciudad de México. 16 de marzo de 1964. El presidente de México, Adolfo López Mateos, se dirige a su invitado, el mandatario francés, general Charles de Gaulle, y le dice: “Esta es la más alta tribuna de la patria, y no sin orgullo la ofrecemos en esta ocasión excepcional para que puede hablar, de acuerdo a sus deseos”.

Visiblemente emocionado, el líder de la Francia Libre y fundador de la V República responde en un áspero español: “He aquí, pues, lo que el pueblo francés propone al pueblo mexicano: ¡Marchemos con la mano en la mano y viva México!”.

La escena arriba descrita sirve como prefacio al presente artículo, el cual pretende mostrar al amable lector el contexto, institucional y personal, en el que el presidente de Francia, François Hollande, realizará una visita del 10 al 11 de abril del presente año a fin de conmemorar el viaje que hace media centuria hiciera su predecesor, Charles de Gaulle. Y explicar el objetivo de su gira por México.

Hollande llegó, tras derrotar en las urnas a Nicolás Sarkozy, con altas expectativas al Palacio del Elíseo en 2012. Sin embargo, una serie de medidas impopulares tales como elevar los impuestos y una irresoluta gestión gubernamental han devenido en un anodino crecimiento económico y un alto nivel de desempleo.

Su popularidad ha descendido hasta el 19 por ciento. Hecho que influyó en la debacle del Partido Socialista en las elecciones municipales ocurridas el 30 de marzo, en las cuales el ultraderechista Frente Nacional, dirigido por Marine Le Pen, logró una victoria histórica al ganar 14 alcaldías.

En un intento por recomponer sus opciones políticas, Hollande nombró primer ministro a Manuel Valls, oriundo de Barcelona pero devenido ciudadano francés, a quien instruyó para que formara un equipo “compacto, coherente y unido” a fin de “enderezar” a la República Francesa.

Sin embargo, fue la “resurrección de la mujer traicionada”. Es decir, la inclusión de Ségolène Royal -ex pareja de Hollande y madre de sus cuatro hijos-, como ministra de Ecología, la que despertó mayor expectación. Son precisamente, los devaneos eróticos de Hollande los que también le han traído problemas, pues a principios de 2014, su entonces par, Valérie Trieweiler, le abandonó cuando supo, mediante una revista del corazón, del amorío del mandatario galo con la actriz Julie Gayet.

Habiendo explicado el tenor de la visita de Hollande cabe indagar: ¿Qué busca Francia en México? Esta pregunta es respondida por el investigador del Instituto de Relaciones Internacionales y Estratégicas de Francia (IRIS), Jean-Jacques Kourliandsky, quien dice: “las urgencias son las de la economía, del empleo y el crecimiento y acompañar la normalización de relaciones que nunca hubieran tenido que empantanarse entre dos potencias tradicionalmente amigas” (Suplemento Jesús Terán Febrero 2014).

Para tal efecto, Hollande viajará acompañado del ministro de Asuntos Exteriores, Laurent Fabius, de la de cultura, Aurélie Filippetti y de los representantes de empresas como Alstom, Safran, Schneider Electric, Thales y Total.

Por lo tanto, la piedra angular de la visita, es la entrega, a Hollande y al presidente Enrique Peña Nieto, del primer informe del Consejo Estratégico Franco-Mexicano -un foro de consulta, integrado por distinguidas personalidades del ámbito empresarial e intelectual- y la rúbrica de diversos acuerdos en materia aeronáutica, agroalimentaria, turístico y de seguridad.

Asimismo, ambos Jefes de estado inaugurarán la Plataforma Franco-Mexicana de la Universidad Aeronáutica de Querétaro y realizarán una visita a las empresas aeroespaciales francesas, Airbus y Safran.

Recordando que los “primeros embajadores que Francia envió a México representaban a la inteligencia y cuyas credenciales eran sus libros” (Adolfo López Mateos dixit), Hollande condecorará con la Legión de Honor al doctor Mario Molina, Premio Nobel de Química. Además, inaugurará un Paseo Escultórico en homenaje a Carlos Fuentes, antiguo embajador de México en Francia. A continuación, los presidentes Peña Nieto y Hollande inaugurarán en la Secretaría de Relaciones Exteriores, una exposición fotográfica dedicada a la visita del general Charles de Gaulle. Finalmente, los mandatarios visitarán Teotihuacán.

Bajo los auspicios del titán de Colombey-les-Deux-Églises y del orador de Atizapán de Zaragoza, Hollande buscará relanzar la relación México-Francia, sepultar en las arenas del olvido el Caso Florence Cassez y de paso dejar de lado, aunque sea momentáneamente, su problemática, personal y profesional.

 

Aide-Mémoire.- Benito Juárez, Lázaro Cárdenas y Adolfo López Mateos le dieron prestigio internacional a México.

 

Colegio Aguascalentense de Estudios Estratégicos Internacionales, A.C.

 

 

The Author

Soren de Velasco Galván

Soren de Velasco Galván

No Comment

¡Participa!