Opinión

México, plataforma logística / Taktika

Residencia Oficial de Los Pinos, Ciudad de México. 28 de abril de 2014. Ante miembros de los tres órdenes de gobierno y representantes de la sociedad civil, el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, presenta el Programa Nacional de Infraestructura 2014-2018. El mexiquense afirma enfático: “En conjunto se prevé una inversión global de 7.7 billones de pesos. Es como si todos y cada uno de los mexicanos, aportáramos alrededor de 70 mil pesos para construir las obras que necesita el país”.

La escena previamente descrita sirve como prefacio al presente artículo, el cual pretende explicar qué es una plataforma logística y mostrar los puntos más importantes del programa arriba mencionado en cuestión de logística.

Para el Centro de Innovación Logística y Comercio del Instituto Tecnológico de Monterrey y el Tecnológico de Georgia, la plataforma logística se define como “un conjunto de obras e instalaciones que posibilitan el enlace entre los nodos de acopio, producción y consumo que satisfacen los requerimientos de las cadenas de suministro”.

“La suave patria” (Ramón López Velarde dixit) tiene una serie de características geográficas que hacen de ella una plataforma logística sin parangón: es un puente entre la América boreal y la América meridional. Además, posee 10 mil kilómetros de litoral y tiene acceso tanto al Golfo de México como al Océano Pacífico.

Sin embargo, no se ha invertido lo suficiente en desarrollar la infraestructura de transporte que, además de aprovechar nuestra idónea geografía, haga que México explote la red de 10 Acuerdos de Libre Comercio que tiene con 45 países.

Por lo tanto, México tiene una serie de problemas en sus plataformas logísticas: carencia de recintos fiscalizados estratégicos; saturación de los nodos estratégicos (aduanas fronterizas y aeropuertos) del país; y acceso deficiente a los puertos y cruces internacionales.

A la problemática nacional arriba aludida, hay que agregar el hecho de que las diferentes zonas geográficas del país (Sur-sureste, Norte y Centro) presentan diferentes deficiencias: la primera zona se caracteriza por la “falta de infraestructura carretera y la ausencia de sistemas de transporte adecuados”. La zona septentrional tiene como inconvenientes: “tramos ferroviarios discontinuos, movilización baja de carga por medios marítimos y poca integración intermodal”. Finalmente, la región central presenta “saturación en el acceso a las zonas urbanas”.

Es por ello que, según el Índice de Desempeño Logístico 2012 del Banco Mundial, nuestro país se ubica en el lugar 47 de 155 países. Esta situación ha sido reconocida en el Programa Nacional de Infraestructura 2014-2018, el cual pretende paliar las deficiencias anteriormente mencionadas.

Un primer eje es desarrollar a México como “plataforma logística con infraestructura de transporte multimodal”. Para tal efecto, se completarán los corredores carreteros México-Nogales, México-Nuevo Laredo y Altiplano. Igualmente, se construirá un libramiento ferroviario en Celaya y se dará inicio a los trabajos del tramo corto del ferrocarril Aguascalientes-Guadalajara.

Aquí cabría acotar que la conexión ferroviaria entre la “Tierra de la Genta Buena” y la “Perla de Occidente” volvería a hacer, junto con el Parque Logístico Automotriz (PILA) y la estación Chicalote, de Aguascalientes el “corazón logístico” de México.

Por otra parte, se priorizará a los puertos de Manzanillo, Mazatlán y Lázaro Cárdenas. Este último, por sus características físicas y geográficas, es la puerta del comercio de América del Norte con el continente asiático, pues influye en 12 entidades federativas, con una cobertura de 60 millones de habitantes y llega por ferrocarril hasta el núcleo de la Unión Americana. Es decir, la ciudad de Kansas City, Missouri.

Un segundo eje se enfoca en “generar infraestructura para movilidad de pasajeros”. Esto implica construir “tres trenes interurbanos” (México-Toluca, México-Querétaro y el Transpeninsular); resolver la saturación del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México “Benito Juárez” y crear sistemas de transporte urbano sustentable en las zonas metropolitanas.

Hace algunos años en estas mismas páginas, el ingeniero Jaime Escalera Jiménez, miembro de nuestro Colegio y uno de los más preclaros estudiosos de las cadenas de suministro, dijo que México (y Aguascalientes) puede ser “un modelo de competitividad… si invertimos en instalaciones logísticas” (La Jornada Aguascalientes 11/08/2010).

De concretarse satisfactoriamente el plan nacional en la materia, esa predicción se haría realidad.

Aide-Mémoire.- El carnal Alfonso Cuarón se atrevió a preguntar, de manera pública, los que muchos comentan en silencio.

 

Colegio Aguascalentense de Estudios Estratégicos Internacionales, A.C.

 

 

The Author

Soren de Velasco Galván

Soren de Velasco Galván

No Comment

¡Participa!