Coulter y Perry, mexicanófobos / Taktika - LJA Aguascalientes
25/01/2022

Nueva York, Unión Americana. 31 de julio de 2014. El regordete y risueño periodista Sean Hannity entrevista, en su programa de televisión, a la esbelta y furibunda comentarista conservadora, Ann Coulter. El informador pregunta a su invitada su opinión sobre la situación en la frontera México-Estados Unidos. La escritora responde haciendo una analogía con la guerra entre Gaza e Israel y el contexto en el límite sur del país de las barras y las estrellas.

La blonda escritora alaba al primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, por defender sus fronteras, mediante el uso de la fuerza. Su réplica es expectorada así: “Netanyahu las protege, ¿por qué no podemos hacer lo mismo en los Estados Unidos?”.

La escena arriba descrita sirve como prefacio al presente artículo, el cual pretende explicar quiénes son Ann Coulter y Rick Perry, y por qué atacan a México.

Ann Coulter proviene de un ambiente WASP (acrónimo que significa blanco, anglosajón y protestante). Estudió Historia y después Leyes, especializándose en Derecho Corporativo. La retrógrada literata saltó a la fama, en 1998, con su libro Altos Crímenes y Fechorías: el Caso contra Bill Clinton, en donde relata temas tan diversos como la erotomanía del exmandatario estadounidense, el espionaje chino contra la Unión Americana y la muerte del consejero presidencial Vince Foster.

Coulter termina su librote repasando la historia del juicio político y haciendo un llamado para aplicar esta medida al entonces presidente norteamericano. Su mamotreto ocupó la lista de best-seller del New York Times por ocho semanas.

A partir de ahí, Coulter saltó a la fama y enfocó sus energías contra el liberalismo estadounidense y el matrimonio entre personas del mismo sexo. De esta manera, se convertía en el portaestandarte del conservadurismo yanqui.

Desde el año pasado, Coulter ha dirigido sus baterías contra la comunidad hispana en la Unión Americana, muy en particular contra los mexicanos, sea cual sea su situación en el vecino país del Norte. La primera andanada ocurrió en abril de 2013 cuando, en el programa de Grover Norquist, aseveró que los mexicas eran parte de la “clase sirviente”.

Su ponzoña no terminó y prosiguió: en mayo de 2013 escribió un artículo titulado ¿Cuándo votamos para convertirnos en México?, en su colaboración afirmaba que si bien “los mexicanos tienen mejor comida”, se preguntaba por qué había tantos migrantes de Centroamérica y México en vez de “Inglaterra, nuestra Madre Patria”.

En pleno Mundial Brasil 2014, Coulter clavó sus colmillos cuando dijo que: “Ningún estadounidense cuyo bisabuelo haya nacido aquí está viendo ‘soccer’. Sólo podemos esperar que además de aprender inglés, estos nuevos estadounidenses olviden con el tiempo su fetichismo con el ‘soccer’”.

Rick Perry, el actual gobernador de Texas, es un WASP puro (Sus ancestros emigraron de Inglaterra a las Trece Colonias) y su familia ha habitado el “Estado de la Estrella Solitaria” desde 1832. Es decir, cuando Texas todavía era parte de México. Perry estudió Ciencias Veterinarias en la Universidad de Texas A&M y, posteriormente, sirvió en la Fuerza Aérea de su país.

Perry sustituyó al Texano Tóxico, George W. Bush, en el año 2000, y desde entonces se ha “distinguido” por una serie de acciones y declaraciones polémicas. Para muestra un botón: en junio de 2014 comparó a la homosexualidad con el alcoholismo, sosteniendo que ambos pueden ser superados.

Su inquina contra México comenzó durante la precampaña presidencial del año 2012. Perry afirmó que los narcotraficantes representaban “un peligro claro y real para nuestro país”. Además, afirmó que México y Estados unidos deberían llevar a cabo “operativos de seguridad”.


Su última invectiva ocurrió la semana pasada cuando sostuvo que “los terroristas del Estado Islámico” estaban utilizando una frontera “porosa” para “atacar a la Unión Americana”.

Ni tardo ni perezoso, el secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade Kuribreña, respondió a las declaraciones de Perry diciendo que: “Claramente quedó acreditado por las (fuentes) autorizadas del Pentágono y del Departamento de Estado la coordinación que tiene México con Estados Unidos. No hay ningún elemento que le dé fe a las creencias que expresó el gobernador”.

¿Por qué nos atacan? En el caso de Coulter es atraer reflectores para, de esta manera, seguir vendiendo sus libros y convertirse en la Juana de Arco de los reaccionarios yanquis; Perry tiene como objetivo “llevar agua para su molino” electoral y tender una cortina de humo con respecto a la acusación de abuso de poder que pende sobre él.

Personajes execrables como el alguacil del Condado de Maricopa, Joe Arpaio, Ann Coulter y Rick Perry poco o nada contribuyen a las relaciones entre México y los Estados Unidos. A ellos les digo: Shame on you!

Aide-Mémoire.- En las llanuras ucranianas se juega el destino de la paz en el Viejo Mundo.


Show Full Content
Previous Conde en su tinta / Minutas de la sal
Next CEDH Aguascalientes como Poncio Pilatos / Piel curtida
Close

NEXT STORY

Close

“¡A la mama del Chapo sí, a nosotras no!”, recriminan familiares de desaparecidos a López Obrador

16/06/2020
Close