La diferencia entre protestantes y “sectas” / Sin Maniqueísmos - LJA Aguascalientes
15/06/2024

Hace unos treinta años el nuncio papal en México, Girolamo Prigione, hizo una declaración que hizo temblar a muchos cristianos no afiliados a la iglesia católica: “Las sectas son como las moscas. Hay que acabarlas a periodicazos”. Lo que no pareció controvertido en algún nivel -cuál persona razonable estaría a favor de las sectas?- disfrazó intenciones poco tolerantes.

Según Prigione y gran parte de la jerarquía católica mexicana, cualquiera iglesia protestante “no tradicional” era una secta. Por las implicaciones de su análisis las confesiones largamente establecidas, como los metodistas, los presbiterianos, los bautistas y los anglicanos, constituían iglesias protestantes “buenas” (o por lo menos soportables), mientras las congregaciones más recientes e independientes (en muchos casos pentecostales) eran iglesias “malas”. La distinción fue una cuestión no tanto de teología sino de política y economía: a diferencia a las tradicionales, las iglesias independientes estaban creciendo rápido, sus feligreses aumentados cada vez más por excatólicos.

El contexto de su declaración era la de una creciente preocupación por parte del Vaticano sobre que Latinoamérica, por siglos el gran baluarte numérico del catolicismo, se estaba “volviendo protestante”, para citar el título de un libro influyente del antropólogo David Stoll (que habló de una “invasión de las sectas”). En ese entonces, alrededor de 10% de la región ya era protestante. Hoy, según un nuevo reporte del no partidario Pew Research Center, 19% lo son.

Justo antes de que este reporte saliera, Proceso publicó la más reciente de sus ediciones especiales, titulada “Los sectas en México: Fe y fanatismo”, y es de mucha preocupación que en cierta medida la retórica perjudicial de Prigione sigue siendo utilizada.

Eso no es decir que en la edición falta valor. Al contrario, la colección de 18 reportajes que recopila la revista incluye unas investigaciones bien escritas y bien alarmantes sobre organizaciones que se puede llamar “sectas” de manera justa y calificada. Es decir, analizan autonombradas iglesias que exhiben las siguientes características: liderazgo carismático y/o narcisista, tendencias sigilosas, explotación financiera y/o laboral de los miembros, una exclusividad teológica que descalifica a otras iglesias, y la obstaculización a cualquier miembro arrepentido que quiere marcharse. Es más, el ensayo de Bernardo Barranco que arranca la edición ofrece un excelente análisis de las diferentes interpretaciones del término.

De preocupación principal, por ser la secta más acaudalada, es la Iglesia de la Cienciología, fundada por el escritor de ciencia ficción L. Ron Hubbard y seguida por Tom Cruise, John Travolta y otros riquillos hollywoodenses. A pesar de varios desenmascaramientos de sus tendencias explotadoras y amenazadoras -en la revista Time (en 1991), por la BBC y en The New Yorker– la Cienciología, también conocida como la Dianética, sigue expandiéndose internacionalmente.

Se le nota menos en Europa, donde varios gobiernos reconocen su carácter verdadero y por lo tanto obstaculizan sus operaciones, pero mucho en países como México donde los políticos tienden a ser más ingenuos. Por eso existe el enorme edificio “Scientology México” en el centro del DF, en la esquina de Balderas y Juárez, inaugurado en 2010. Como apunta Juan Pablo Proal (autor de los mejores reportajes), este evento fue asistido por el entonces Secretario de Turismo del DF, Alejandro Rojas, que públicamente elogió la organización.

La complicidad de políticos y funcionarios en la proliferación de las sectas, o en la falta de represalias legales cuando sus líderes cometen crímenes, es un hilo conductor de la edición. No ofrece pruebas de sobornos, pero bien se puede suponer que las hubo y las hay.

Por otro lado, la edición muestra una gran falta de cuidado en la selección de notas. Hay una sobre la persecución de una iglesia protestante por algunos vecinos católicos en San Martín Texmelucan, Puebla; muy justo el reportaje, ¿pero qué tiene que ver con las sectas? Hay otra sobre una tragedia en una aldea de San Luis Potosí, donde muchos feligreses bautistas murieron asfixiados por causa de un defectuoso tanque de gas. ¿De nuevo, qué tiene que ver? Peor, dada la mención en páginas anteriores de suicidios colectivos rituales, fácilmente se puede malinterpretar la causa de este desastre.


Un problema relacionado es la inclusión de iglesias como la Luz del Mundo, con sede en Guadalajara, y la Iglesia Universal del Reino de Dios, radicada en Brasil y con 150 congregaciones en México. Iglesias como estas -y se puede nombrar muchas más- exponen lo que se ha venido a llamar “el evangelio de la prosperidad”. Predican que Dios no quiere que uno se quede pobre, y por lo tanto es perfectamente válido orar para que sus esfuerzos en el trabajo rindan mayores frutos.

Bien se puede criticar las prácticas de algunas iglesias de este corte. A muchos líderes les gustan las casonas y los Cadillacs (no muy distinto en muchos obispos católicos, por cierto, aunque tengo entendido que éstos prefieren viajar en Grand Marquis). También les gusta construir enormes iglesias de estilos francamente dudosos. Los hidrocálidos que viajan en coche al DF seguramente habrán visto la gigantesca iglesia, en forma de un tee de golf invertido, en las afueras de Silao. Perteneciente al Luz del Mundo, demuestra una arquitectura no tanto art nouveau sino art nouveau riche.

Sin embargo, ¿realmente son sectas? Los reporteros de Proceso sólo ven estas iglesias con sospecha. No se tomaron la molestia de entrevistar a sus feligreses, entre los cuales seguramente habrían encontrado historias de vidas transformadas, del alcoholismo vencido, de matrimonios salvados, de pobreza superada. Uno puede estar en desacuerdo con algunos aspectos de su teología, su manera patriarcal de tratar a las mujeres, su énfasis en diezmos y donaciones, etcétera. Pero una iglesia como la Luz del Mundo -la que hoy muestra el crecimiento más rápido de cualquiera iglesia, con unos 3,000 templos y más de un millón de seguidores mexicanos- merece un análisis más imparcial.

 

* Historiador, CIDE Región Centro

 @APaxman

www.andrewpaxman.com


Show Full Content

About Author View Posts

Avatar photo
Andrew Paxman

Historiador, CIDE Región Centro

Previous Comenzará Sedesol a rehabilitar los Infonavit por su estado de abandono
Next Inevitable realizar cambios en el sistema de justicia mexicano: Edgar Cortez Morales

4 thoughts on “La diferencia entre protestantes y “sectas” / Sin Maniqueísmos

  1. Soy licenciado en Administración, Project Manager Professional Certificado por el PMI y orgullosamente miembro de la iglesia La Luz del Mundo, espacio donde me han enseñado valores para ser un buen cristiano y un buen ciudadano. Como dice Andrew Paxman, no existe razón para catalogarla como secta bajo ningún término, a menos que no la conozcas. te invito a visitar sus templos, hay en todo México y en 45 naciones del orbe