Ojalá quede alguno de mis libros, más allá de mí: Ignacio Solares - LJA Aguascalientes
12/08/2022

 

  • El escritor chihuahuense recibe este 14 de enero el homenaje en su honor en el Palacio de Bellas Artes que será, dijo, “un corte de caja”
  • Relató que primero quería ser lector “y luego pues ya sin remedio, me aboqué a la literatura”

 

Para el escritor, dramaturgo y promotor cultural Ignacio Solares (Ciudad Juárez, Chihuahua, 1945), el homenaje que recibe este 14 de enero en el Palacio de Bellas Artes con motivo de sus 70 años de vida, será una especie de “corte de caja, una oportunidad para hacer recuento, ver los deberes y los ingresos”.

El autor de más de 15 libros, sobre todo novela como El sitio, Anónimo y Nen, la inútil, así como de novela histórica, basada en la vida de personajes como Francisco I. Madero, Felipe Ángeles y Bernardo Reyes, consideró en entrevista con el Conaculta que “son 70 años, yo lo que creo es que ojalá y quede algo o alguno de mis libros, más allá de mí”. El Homenaje es organizado por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes y el Instituto Nacional de Bellas Artes.

Y es que, dijo, la inquietud por escribir o más bien por leer, le surgió desde pequeño. “Fue lo primero que, cuando me preguntaron en mi casa a los diez años qué quería ser, yo dije que quería ser lector y luego pues ya sin remedio, me aboqué a la literatura”.

Sus estudios iniciaron en Chihuahua con los jesuitas, donde un año completo se dedicó a la lectura de El Quijote “y luego ya en México entré a la Facultad de Filosofía y Letras, allí estudié Letras y mi primer cuento lo escribí a los 19 años”, el cual fue publicado en El Heraldo gracias a Luis Spota.

Sin embargo, recordó Ignacio Solares, “mi primera novela realmente es Anónimo y luego escribí un libro como a los 29 años que se llama Delirium Tremens, es el libro que más he vendido y que más me satisface, aunque es un libro hecho con el dolor de mi prójimo, es un libro para mí importantísimo”.

En cuanto a temáticas, el escritor aseguró estar interesado en lo oculto, “en lo que no se ve y creo que está allí, siempre me ha interesado la parasicología, el ocultismo y todo eso derivado de una fe que me inculcaron los jesuitas, que es una fe en algo más, o sea yo creo que por más que no queramos, estamos rodeados de otro mundo y de otro mundo que puede manifestarse en cualquier momento”.

En este sentido, agregó, el papel del escritor es manifestar ese otro mundo, por ello, “me interesa todo lo que es, vamos a decirle así, fuera de lo normal, lo único que me parece insoportable es la realidad real, así, pelona, tal como la tenemos que vivir”.


Ignacio Solares refirió que por esta razón su literatura es más bien, como “una especie de mis sesiones espiritistas, porque convoco a mis personajes, que en realidad, mis personajes son los que me convocan a mí, porque yo casi diría que no los elijo, me llegan”.

Para el autor chihuahuense, el acto de escribir puede ser por inspiración, “porque de repente algo te invade, algo te arrastra y quiere tomar forma, entonces así me ha pasado con todos mis libros, cuando me han pedido un libro por encargo, no he podido, me pidieron un  libro sobre Zapata, otro sobre Porfirio Díaz y no, tiene que haber una especie de comunión”.

A sus 70 años, Ignacio Solares precisó que por ahora, no tiene ningún libro pendiente, pues “después de El sueño de Bernardo Reyes, estoy un poco en impasse”, dedicado a su labor como editor de la Revista de la Universidad de México y a su programa de televisión.

“Quizá, algún cuento de vez en cuando, pero ahorita no me ha pateado la musa, como se dice. Espero que llegue. Pero no tengo nada en especial, quiero escribir algo que ya no sea histórico, entonces no sé qué voy a escribir, pero bueno, de todas maneras te digo que eso, lo rebasa a uno”.

Ignacio Solares también ha incursionado en el teatro donde tiene once obras como El problema es otro y la sátira política El gran elector, además de que fue  jefe de redacción de la revista Plural, director de Teatro y Danza en la UNAM de 1994 a 1997, director del Departamento de Literatura de 1997 a 2000 y coordinador de la dirección de Difusión Cultural de la UNAM de 2000 a 2003.

Su amplia obra le ha valido diversos reconocimientos como el Premio Nacional de Literatura José Fuentes Mares en 1996, el Premio Xavier Villaurrutia en 1998 por su novela El sitio, y en 2004 el Premio Mazatlán de Literatura, mientras que en 2008 recibió el Premio Nacional de Periodismo Cultural Fernando Benítez y en 2010 el Premio Nacional de Ciencias y Artes en Lingüística y Literatura.

El Homenaje que el INBA rendirá a Ignacio Solares se llevará a cabo este 14 de enero en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, con la participación de Rosa Beltrán, José Ramón Enríquez, y Humberto Musacchio, además de que Jesús Ochoa, Antonio Crestani y Miguel Flores leerán fragmentos de su obra.

Con información de Conaculta


Show Full Content
Previous La Purísima… Grilla: La cobija de la humillación
Next Café Órgano Gold
Close

NEXT STORY

Close

Por definir, presidente interino del Comité de Participación Ciudadana en Aguascalientes

22/01/2020
Close