Así deberían ser los políticos / Política for dummies - LJA Aguascalientes
02/02/2023

La semana pasada escribí en este espacio sobre el hashtag de #YaSéQueNoAplauden y sobre las características egocéntricas de los políticos que obligaron a pronunciar esa frase. También escribí que los políticos son así porque los ciudadanos los hemos aplaudido tanto y anhelamos la parafernalia del poder con la que viven. Hoy quiero escribir algo un poco más positivo. Sobre cómo deberían ser los políticos.

Hace dos semanas leí un libro que recomiendo a todos, un libro muy corto El Político de Azorín, un libro que da 47 consejos a los políticos. Siempre en el tono del político ha de ser así… el político ha de cuidarse de… etc. El libro es antiguo, incluso algunos siglos pudieron haber pasado, pero en realidad es vigente, muy vigente. Es una guía para el político ideal.

Algunos de los consejos que da el autor van desde la manera sobria de vestir, elegante pero sin sobresalir de los demás, hasta el trato con las mujeres, donde aconseja no distraerse y no tener muchos amores. Pasando también por características sicológicas, como mantenerse siempre sereno, tranquilo y sin alterarse por alguna situación complicada. Además del comportamiento que debe tener cuando esté en contacto con la ciudadanía, siempre con la postura de escuchar y de atención, atender a los problemas y ser sensible, el autor aconseja retirarse de la ciudad y observar desde lo alto a la comunidad, reflexionar sobre las necesidades y el papel del político en responderlas.

Así, 47 consejos y una lectura que recomiendo mucho. Pero en realidad los políticos actuales no siguen esos consejos: se visten de una manera muy elegante y exagerada, con trajes lujosos, relojes caros y corbatas coloridas. El perfil de un político en México y en todo el mundo es de mujeriego, no nos asustemos, o recordemos a Frank Underwood de House of Cards o alguna de los mitos como el de la carretera del amor de Cevallos. En cuanto a la alteración, hay algunos políticos que sí son capaces de no mostrar enojo, pero algunos otros, como el gobernador de Aguascalientes, que a cualquier cuestionamiento frunce la ceja y pone su cara de enojado, para muestra, el famoso video de Youtube y muchos otros casos donde los políticos mentan la madre o cachetean al que los hace enojar.

En México, las encuestas de cultura política y sondeos de opinión buscan a un gobernante que los escuche, quizá no que les responda las necesidades en sí, pero sí que los escuche, que se tome el tiempo de anotar las necesidades y de dar respuestas, en México eso sólo pasa en las campañas políticas. Pocos políticos reflexionan, leen y están atentos a las necesidades de la sociedad, pocos en realidad atienden la necesidad de los ciudadanos.

No es que hablemos de lo bueno y de lo malo, en realidad no es indispensable que los políticos vistan bien o que un político sea de una sola mujer con un matrimonio fiel y algunos hijos, en realidad el debate no es si está bien o mal. No soy yo para decidir sobre eso, a final de cuentas todos tenemos nuestros demonios, sería como juzgar a algún político por una fiesta en Puerto Vallarta o una borrachera. ¿Eso los hace políticos más deficientes? Quién sabe, en lo personal creo que sí. De no hacerlo, ¿son los mejores políticos? No solamente depende de eso, pero ayuda, como si fueran puntos a acumular.

Un político no es bueno o malo si es o no buena persona. En el fondo, un político es bueno cuando logra hacer cumplir los objetivos de la política. Cuando logra el consenso para solucionar conflictos, cuando evita la violencia y la guerra a toda costa, cuando logra que la sociedad regulada por la política esté satisfecha de todas sus necesidades, mínimo básicas como la educación, salud y seguridad.

Entonces quiero basar el argumento de este artículo en tres pilares:

  • El político debe escuchar y responder. Es básico en la política y en la vida de todos la comunicación. Comunicar es gobernar, saber comunicar es tener el poder, además, comunicar bien permite que la sociedad esté satisfecha al sentirse escuchada y atendida.
  • El político debe tratar bien a la gente. Lo que no significa que sea bueno, que no sea borracho o que sea un hombre ejemplar. Significa que el político debe ser educado, mantener la calma, responder y atender. Ser responsable ante la ciudadanía es parte de esa amabilidad. Es decir, si el ciudadano pregunta, el político responde y de manera completa, educada y con información veraz.
  • El político debe ser sensible. Esto no quiere decir que el político no traiga sus camionetas y casas. Sino que sea sensible ante las necesidades de la gente, sea un instrumento de ayuda, trate de que la persona que se encontró en la calle sin trabajo no se duerma sin haber presentado algunas solicitudes, generar políticas para atender esa sensibilidad. Estar a la altura de los ciudadanos, entenderlos y atenderlos con políticas de gobierno.

Un buen comunicador, de buen trato y sensible puede ser el perfil de políticos que nuestra política necesita.


 


Show Full Content
Previous Si tienes problemas mejor llama a Saul / Bocadillo
Next Sin fecha para repetir examen de Control y Confianza a los policías municipales
Close

NEXT STORY

Close

Reformas estructurales estuvieron carentes de deliberación y fueron aprobadas de manera acelerada

24/03/2014
Close