Habesha: un proyecto mexicano para brindar educación superior a refugiados sirios - LJA Aguascalientes
20/04/2024

  • La Universidad Panamericana campus Bonaterra ha presentado oficialmente el proyecto que recibirá a 30 jóvenes sirios que cursarán sus estudios universitarios en el país
  • No es una obra de caridad, un acto del rico a favor del pobre, sino una dinámica de interculturalidad e intercambio de experiencias, señaló Adrián Meléndez, fundador de Habesha
  • Los 30 estudiantes de educación superior serán adoptados por el mismo número de familias mexicanas en cinco estados de la República

Desde hace un año ha sido conformado un proyecto encabezado por profesionales del derecho internacional, académicos y miembros de la sociedad civil organizada preocupados por la problemática en países que requieren de ayuda humanitaria, principalmente aquellos sumidos en conflictos político-religiosos donde su población ha tenido que abandonar su lugar de origen para mantenerse en estado de refugio, como es el caso de Siria. Este ha sido denominado Habesha, de origen mexicano que con la contribución de actores internacionales se ha puesto como objetivo el garantizar educación superior para 30 jóvenes sirios dentro del territorio nacional.

Tras un año de intenso trabajo para estructurar la dinámica de recepción y desarrollo de los estudiantes sirios, la Universidad Panamericana campus Bonaterra ha llevado a cabo la presentación oficial del proyecto, tras la necesidad de garantizar un diálogo entre especialistas de la materia que han justificado la conformación del mismo.

Gilberto Conde, investigador del Colegio de México, ha defendido la realización del proyecto a través de una contextualización sobre las condiciones y factores que permitieron que Siria transite por el conflicto que ha obligado a más de doce millones de habitantes a desplazarse de su territorio. El académico del Colmex subrayó que el conflicto de Siria responde a raíces muy diversas, desde factores económicos, políticos y religiosos, así como las implicaciones de la llamada “Primavera Árabe” que ha incentivado procesos revolucionarios en pro de la democracia en Medio Oriente. Sin embargo, reconoció que en el caso de Siria los resultados han sido diferentes, enmarcados en una guerra fratricida, donde el gobierno en turno ha buscado que el movimiento que inició pacíficamente y se tornó como una guerra civil pierda legitimidad tras la injerencia de otras naciones, así como grupos extremistas islámicos.

Erika Álvarez Hernández, especialista en temas de ayuda humanitaria, enunció la transición que ha sufrido el sistema educativo en Siria a raíz de la guerra, donde se ha perdido el 97 por ciento de cobertura con la que se contaba en nivel básico, y por el contrario, el número de desplazados dentro del mismo país, así como de la región y hacia Europa y occidente supera la cifra de los 20 millones.

Álvarez Hernández recordó que Habesha surge tras la identificación de una problemática donde los estudiantes refugiados no han tenido posibilidades para continuar con su formación, ya que pasaron de un contexto donde las universidades eran públicas en su mayoría (dentro de Siria), a otro donde la mayoría son privadas (Líbano, Turquía, y Jordania). Argumentó que el proyecto incentiva que los jóvenes no sean reclutados por grupos extremistas, y reiteró la necesidad de brindar educación como un factor de transformación y reconstrucción para el país. Además, añadió la oportunidad para, en un contexto adverso como Siria, garantizar el empoderamiento de las mujeres a partir de la reconformación del país.

Para recordar las etapas por las que México ha transitado en materia de ayuda humanitaria, Luis Antonio Zámano, especialista en la materia, hizo mención a la recepción de 25 mil refugiados de la Guerra Civil española durante el gobierno de Lázaro Cárdenas; los más de 40 mil durante el exilio antinazi; así como los refugiados de Haití y Japón hace apenas algunos años. Zámano enfatizó en la necesidad de una sociedad involucrada en la problemática internacional, colaborando en soluciones a través de políticas de ayuda humanitaria.

El fundador del proyecto, Adrián Meléndez Lozano, quien tiene una nutrida experiencia en temas de derecho internacional y participación en campos de refugiados de diversos conflictos en Medio Oriente, habló no sólo de la recepción de los 30 estudiantes sirios, sino de la iniciativa para crear una discusión dentro de México entre actores relevantes que aborden la problemática para dar a conocer las implicaciones que tiene el conflicto sirio en México.

Detalló que la principal función de Habesha, además de la recepción, se centra en la sensibilización y se remontó a los inicios del proyecto, desprendido las vivencias dentro de los campos de refugiados de sirios y kurdos en Irak. Además, explicó que el equipo que encabeza el planteamiento se compone de 25 personas entre mexicanos y extranjeros, especialistas en diversas disciplinas.

Respecto al tema de la recepción de los jóvenes, Meléndez Lozano aceptó que traerlos a México ha sido un proceso complejo, y agregó que la dinámica tiene implicaciones políticas y dificultades técnicas, y hasta burocráticas, que han tenido que ser sorteadas durante el año de desarrollo del proyecto. Consideró que lo más novedoso es su origen mexicano, y reiteró la necesidad de recibir apoyo por parte del gobierno, tras ser una iniciativa de la sociedad civil.


El fundador de Habesha aceptó que, a pesar de que existe un método fiable para elegir a los estudiantes, ha sido difícil determinar en un universo de 30 millones de refugiados, aquellos que viajarán a México, provenientes de los campos de refugiados en Irak, Líbano, Turquía y Jordania, representando a todas las minorías que existen en Siria. De la misma manera aseveró que el proyecto no es caridad, en la que se constituya como un acto del rico en favor del pobre, sino una experiencia de interculturalidad para compartir experiencias, donde los mexicanos aprendan de los sirios y viceversa, y conjuntamente puedan formarse en diversas disciplinas que posteriormente puedan contribuir a la reconstrucción de su país, tras su regreso una vez concluidos sus estudios.

Por su parte, Gabriel Domínguez García, director de la Facultad de Derecho de la Panamericana campus Bonaterra, se remontó a los inicios del proyecto y advirtió sobre la colaboración de otras universidades como el Colegio de México y la Iberoamericana. Expuso la implementación del programa a través de dos etapas, la de recepción de los estudiantes y su aprendizaje del español, así como la necesidad de buscar 30 familias mexicanas que adopten a los jóvenes sirios; y una segunda etapa con la integración de los mismos a sus estudios universitarios en las cinco sedes (Aguascalientes, Distrito Federal, Guanajuato, Jalisco y Querétaro).

Domínguez García sentenció que el esfuerzo que realiza Habesha puede ser considerado como una gota en el océano, pero aseguró que es mejor eso que nada, y se mostró confiado de los resultados que pueda traer.

La presentación del proyecto Habesha concluyó con la realización de una videollamada con Jakkd Mohamd, uno de los 30 jóvenes que fueran aceptados para cursar sus estudios en el país, quien habló de su vida tras el conflicto sirio, las nulas posibilidades para continuar con su formación educativa, sus labores en el campo de refugiados, lo que significa venir a México y aquellos elementos que conoce de nuestro país, así como las actividades que realiza en sus momentos de ocio dentro del campo, finalizando con un agradecimiento a quienes encabezan y llevan a cabo el proyecto.

 


Show Full Content
Previous Apagón analógico no debe servir para fines electorales: INE
Next /AUTONOMÍA 109: Frikiplazas, We Have Band, Linklater
Close

NEXT STORY

Close

Implementarán otra jornada de vacunación para maestros en Aguascalientes

21/01/2022
Close