Don Cuco Esparza en un taxi / Cocina política – LJA Aguascalientes
25/09/2020


El taxi se orilló frente un pequeño restaurant de mariscos, ubicado en la calle República de Ecuador de Aguascalientes capital, y de él descendió un anciano delgado y pulcro que caballerosamente tendió la mano a su esposa para que a su vez descendiera… era el profesor J. Refugio Esparza Reyes, exgobernador de Aguascalientes y su señora esposa, la querida Cuquita Reyes.

Mi acompañante no daba crédito ¿Pero cómo va a ser ese señor un exgobernador? ¿Así de sencillo? Y lo más increíble: ¿cómo se atreve a estar sin guardaespaldas? Pues sí. El profesor J. Refugio Esparza Reyes, Don Cuco Esparza -como le llamamos cariñosamente los hidrocálidos-, no necesita “guaruras”, ni chofer, ni auto de lujo, ni secretario particular, ni restaurantes pomposos, ni… así es Don Cuco. Nuestro querido y respetado Don Cuco.

El sudcaliforniano profesor Eduardo Ramírez Garza, quien fue consejero estatal de derechos humanos en su entidad, dice que la sencillez nivela a la humanidad. Según su dicho: “simplificarnos no nos degrada a la categoría de simplones o simplistas, nos eleva al superar nuestro ego, nuestra vanidad, de una manera cierta, eficaz, verdadera. Ni lujos ni vanidades. Una casa acogedora, alimento y vestido suficiente, alguien a quien amar y que lo ame a uno, uno o dos animales domésticos, suficiente que beber con qué calmar la sed. Goces sencillos y la cantidad de amigos que puedan ser dignos de ese nombre. Concentrémonos en las cosas importantes para vivir con sencillez”. Pues bien, Don Cuco Esparza se concentró en las cosas importantes -en los superiores asuntos que se le encomendaron- y eligió vivir con sencilla serenidad.

El profesor Refugio Esparza Reyes, quien gobernó Aguascalientes de 1974 a 1980 fue, es y será un líder respetado por el humanismo y eficacia con que desarrolló su mandato, pero tiene la gracia añadida de ser un “hombre entre hombres”, que puede volver a su pueblo con tranquilidad y hasta con confianza porque sólo encontrará muestras de la simpatía que provoca su sencillez humana.

Hoy que muchos adultos nos alarmamos por la falta de valores entre nuestros jóvenes, deberíamos hablar con ellos de hombres como Don Cuco Esparza, cuya mejor enseñanza -al fin profesor- es su actuación pública y personal. Quizá para comenzar la conversación podamos preguntar: ¿Alguna vez habías visto a un exgobernador viajar en taxi? ¿No? Pues mira, te voy a contar de Don Cuco Esparza…

Vuelve Eduardo Ramírez Garza: “saboreemos las cosas sencillas del mundo. Un rostro amado, una familia unida, unos ojos radiantes de amor. Con eso basta para ser feliz”.

Permítanme recordarles al estimado lector y la querida lectora que seguimos en la etapa de intercampañas del proceso electoral federal 2015, mejor conocido como “veda”. Así que por ahora ¡Nada de actos a favor o en contra de candidatura alguna! Particularmente si de manera expresa se solicita el voto en cualquier sentido hacia candidatas o candidatos vencedores o seleccionados en sus procesos internos.

No olvide que los actos anticipados de campaña son juzgados y sancionados a través del Tribunal Electoral perteneciente al poder Judicial federal, así que lo mejor es esperar a que inicien las campañas electorales, el cinco de abril próximo, y entonces sí ¡A participar activamente! Como una ciudadanía informada y analítica, en cuanto evento o actividad sea posible. Y a informarse ampliamente para tomar una buena decisión el día 07 de junio que será la jornada electoral.

¡Nos vemos en la próxima! Recuerde que en esta, su cocina, se come, se lee y se conversa de todo; particularmente de política.

CODA ciudadano. Denuncie actos anticipados de campaña a través de Inetel, al 01800 433 2000; o través de la Junta Local Ejecutiva Aguascalientes: 978 1919, 978 1840 y 978 1856.

[email protected]

Vídeo Recomendado

Show Full Content
Previous 17 de marzo de 2015
Next Bienestar subjetivo en México / El Apunte
Close

NEXT STORY

Close

Aguascalientes es de los estados que más pruebas de Covid-19 aplica

11/05/2020
Close