Los nuevos impuestos de Peña Nieto / El Canto del Zenzontle - LJA Aguascalientes
24/02/2024

Subir impuestos es una decisión de malos gobernantes, y es, además, especialmente perjudicial en época de crisis.

Cuando un gobierno padece de un recorte en sus ingresos tiene muchas opciones, principalmente encaminadas a reducir el gasto burocrático y estimular la economía interna. Pero también existen algunas salidas fáciles como contratar deuda, aumentar los impuestos o imprimir más moneda.

El artículo 151 de la Ley del Impuesto sobre la Renta (LISR) establece que en el cálculo del impuesto anual, las personas físicas residentes en el país podrán hacer deducibles los pagos por honorarios médicos, dentales y hospitalarios, así como los gastos funerarios, efectuados por el contribuyente para sí, para su cónyuge o para la persona con quien viva en concubinato y para sus ascendientes o descendientes en línea recta.

Ahora que las personas físicas nos encontramos en etapa de hacer nuestra declaración anual, descubrimos que el Gobierno de Peña Nieto ha topado las deducciones personales a lo que resulte de calcular el número mínimo entre el 10 por ciento de nuestros ingresos totales y el equivalente a cuatro veces el Salario Mínimo General elevado al año, que para Aguascalientes es de $93,104.20.

“El monto de la deducción -se establece en el artículo 185 de la LISR- será de hasta 10 por ciento de los ingresos acumulables del contribuyente en el ejercicio, sin que dichas aportaciones excedan del equivalente a cinco SMG del área geográfica del contribuyente elevado al año.”

Asimismo, al no tratarse de gastos estrictamente indispensables para las actividades del contribuyente, el IVA, que en su caso se hubiera trasladado, no podrá acreditarse y se considerará como parte de la deducción personal para el ISR.

Subir los impuestos no siempre se logra incrementando la cuota, tasa o tarifa. Otra forma de incrementar los impuestos es reduciendo las deducibilidades. Si el contribuyente causa $100 de impuestos y de ellos logra deducir gastos médicos y colegiaturas por $50, su pago va a ser de $50 por contribuciones. Sin embargo, si el gobierno deja de hacer deducible los gastos médicos y las colegiaturas, el pago va a ser de $100, duplicando las contribuciones del ciudadano, sin haber siquiera tocado la tasa impositiva.

Insisto, subir impuestos -aun veladamente- es una decisión de malos gobernantes, y además es especialmente perjudicial en época de crisis. Con temor quizá al reproche popular (del que no le ha faltado al presidente) han propuesto otras formas de incrementar los impuestos, sin que se pueda decir que subieron la cuota, la tasa o la tarifa de los mismos.

En lugar de bajar los impuestos para estimular la actividad económica como en otros países, Peña Nieto y sus diputados, tienen la magnífica idea de reducir las deducciones personales.


Si todo lo anterior no fuera poco, la reforma de Peña Nieto limitó una serie de deducciones fiscales, entre las cuales la que tiene mayor repercusión es el pago de salarios, al no ser considerado 100% deducible; se eliminaron estímulos fiscales que promovían la inversión en las empresas, como lo era la deducción inmediata de las inversiones.

Durante 2008, la economía de los Estados Unidos cayó en una profunda recesión, en gran medida debido a la sorpresiva crisis de su sistema financiero. Este fenómeno de magnitud inédita se transmitió rápidamente a todas las regiones del planeta, por lo que todos los países resintieron sus efectos.

Desde que se advirtieron los primeros síntomas de la crisis de 2008, el gobierno del presidente Felipe Calderón impulsó diversos programas de apoyo a la economía para contrarrestar sus efectos, en particular la creación del Fondo Nacional de Infraestructura. Estas medidas permitieron que la economía registrara un crecimiento positivo, a pesar de que Estados Unidos, Japón, el Reino Unido y la Unión Europea en general entraron en franca recesión.

¿Qué hizo, por ejemplo, ante este escenario Ángela Merkel, la canciller alemana? A pesar de la crisis económica que enfrentaba, ofreció no subir los impuestos, y lejos de aumentarlos, la estrategia oficial para la reactivación económica fue reducir las cargas fiscales, es decir, bajar los impuestos, con la finalidad de apoyar a las pequeñas y medianas empresas, pero sobre todo, a las familias que vieron mermado su ingreso, a merced de la crisis.

El incremento del gasto público programable y la disminución de los impuestos es lo que los gurús de la economía recomiendan hacer en tiempos de crisis. Al mismo tiempo, recomiendan no incrementar impuestos, el gasto burocrático, ni imprimir papel moneda.

Este Zenzontle se pregunta otra vez: ¿Qué pasa por la mente de los asesores de Peña Nieto cuando se sientan proponer medidas como éstas? Y la respuesta es idéntica: no lo sé.

Lo que sí sé, y no porque me conste, es que también Nerón tocaba el arpa mientras Roma ardía en llamas.

Twitter: @manuelcortina  [email protected] www.manuelcortina.com

 


Show Full Content

About Author View Posts

Manuel Cortina Reynoso
Manuel Cortina Reynoso

Colaborador Nessun Dorma | Abogado y político hidrocálido, Subsecretario de Gobierno del Estado de Aguascalientes y miembro del Colegio Nacional de Abogados Municipalistas.

Previous Los derechos sociales son y deben ser para todos / Jorge Varona Rodríguez
Next La hermosa demagogia / Análisis de lo cotidiano
Close

NEXT STORY

Close

Inician obras para infraestructura y equipamiento de la nueva Policía Cibernética

05/09/2017
Close