¿Bienvenida la guerra sucia electoral? / De política, una opinión - LJA Aguascalientes
19/10/2021

Estamos ya en pleno desarrollo de las campañas electorales para las elecciones del próximo 7 de junio de 2015; a nivel federal, como aplica en el estado de Aguascalientes, se elegirá a la nueva Cámara de Diputados. En otros estados de la República se elegirán gobernadores, presidentes municipales y diputados locales.

Las campañas electorales están siendo, desde hace tiempo, la ocasión esperada para poder efectuar la guerra sucia contra partidos y candidatos; no significa que fuera de este tiempo político no se dé, ya que también sucede en otros momentos. La guerra sucia es una actividad que desarrollan determinados partidos políticos y gobiernos, tanto como les sea conveniente y oportuno para sus particulares intereses.

Para unos partidos o gobiernos, la guerra sucia es la coyuntura para la recuperación de imagen ante los ciudadanos, como también de defensa ante algún partido opositor, o una candidatura que está con un ascenso interesante ante el electorado, y es visto como peligroso para el gobierno que está en funciones y su partido. Aquí es importante decir que el uso de la herramienta política de la guerra sucia también tiene, entre otras explicaciones, una que significa debilidad ante el personaje o la institución a la que se le aplica; es decir, el gobierno o el partido político que utiliza la estrategia de la guerra sucia tiene, entre otros motivos, el que se siente débil y vulnerable ante el partido político opositor o su candidato.

La otra cara que explica la guerra sucia, en este mismo contexto, es el uso del autoritarismo y la prepotencia del gobierno o partido político que la utiliza, ya que, fuera de las prácticas de la democracia, opta por la razón de fuerza y no por la fuerza de la razón política.

En la historia política de nuestro país encontramos muchos casos de esta guerra sucia; sus víctimas sobrevivientes pueden dar testimonio de persecuciones políticas, según el dicho difundido como si fuera una gracia histórica “encierro, destierro o entierro”. Fue una práctica política utilizada durante muchos años por los gobiernos de la Revolución mexicana.

No obstante, observamos que en la actualidad existe otro motivo por el que se está utilizando la estrategia política de la guerra sucia; su aplicación en el campo electoral tiene como motivo el ser un instrumento de combate contra la corrupción. La configuración que se está estructurando ahora es la de mostrar ante los ciudadanos los abusos de poder, la corrupción y los conflictos de interés, que todavía no han podido ser erradicados, ni detenida su impunidad.

El cuadro que observamos desde el primer día de la campaña electoral 2015 es que el PAN está utilizando esta forma de guerra sucia contra el PRI; y la respuesta del PRI está siendo también el señalar casos de corrupción del PAN. Un aspecto interesante en este juego político es que el PRI asume el papel de víctima, y parece eludir la responsabilidad diciendo que los otros partidos también practican la corrupción.

Los ejemplos los tenemos a la vista, y los podemos conocer en sus promocionales de radio y televisión; la pregunta en esta perspectiva sería ¿de cuál de los dos partidos se agotarían primero los ejemplos de corrupción, abuso de poder y conflictos de interés? Es decir, cuál de los dos partidos políticos tendría más ‘parque’ para exhibir ante los ciudadanos electores al otro partido; y cuál de los dos partidos, en este panorama, tendría que recurrir a la calumnia para presentarla como una acusación.

Para enmarcar el escenario, es oportuno recurrir a señalar el concepto de calumnia; según el Diccionario de la Real Academia Española, la calumnia es “una acusación falsa, hecha maliciosamente para causar daño”. También es útil traer a colación el marco de ley que regula la propaganda de los partidos políticos, señalado en el Artículo 233 del Cofipe: “1. La propaganda y mensajes que en el curso de las precampañas y campañas electorales difundan los partidos políticos se ajustarán a lo dispuesto por el primer párrafo del artículo 6o. de la Constitución (Artículo 6°.- La manifestación de las ideas no será objeto de ninguna inquisición judicial o administrativa, sino en el caso de que ataque a la moral, la vida privada o los derechos de terceros, provoque algún delito, o perturbe el orden público; el derecho de réplica será ejercido en los términos dispuestos por la ley. El derecho a la información será garantizado por el Estado).

“2. En la propaganda política o electoral que realicen los partidos políticos, las coaliciones y los candidatos, deberán abstenerse de expresiones que denigren a las instituciones y a los propios partidos, o que calumnien a las personas…

“3. Los partidos políticos, los precandidatos y candidatos podrán ejercer el derecho de réplica que establece el primer párrafo del artículo 6o. de la Constitución respecto de la información que presenten los medios de comunicación, cuando consideren que la misma ha deformado hechos o situaciones referentes a sus actividades”.

Es claro, por lo tanto, que la presentación de los hechos de corrupción, abuso de poder o conflictos de interés, sería mera información; no se constituyen como ataques a la moral, ni a la vida privada, ni a las instituciones. Es evidente que la exposición en la opinión pública de estos hechos afecta a sus autores, quienes, de manera comprensible, buscarían manipular este derecho para evitar su difusión, lo que sería contrario al derecho de información que tienen los ciudadanos.

Este tipo de guerra sucia electoral tiene, entre otras cualidades, dos: la primera es que los ciudadanos conozcan cómo son algunos políticos, que por un lado ‘predican’ las virtudes democráticas, y, por el otro, en los hechos las hacen a un lado. La segunda cualidad es una clara advertencia para los jóvenes que hoy se preparan para participar en política y gobierno, que deben tener en cuenta que “todo lo que hagan y digan, podrá ser utilizado en su contra”.

Show Full Content
Previous Insatisfechos / A lomo de palabra
Next Freaks / Bocadillo
Close

NEXT STORY

Close

En vías de aprobarse este viernes la Ley Orgánica de la Fiscalía

18/06/2015
Close