Opinión

Cómo destruir un país en 10 pasos / Enredos financieros

Estimado lector, el país se está cayendo en pedazos y no se ve como se pueda recomponer, y es por eso que hoy tendremos nuestra lección de cómo destruir un país en 10 pasos, para dummies o principiantes.

Primer Paso. Mediante los medios de comunicación, haga campaña de un candidato presidencial de modo que parezca inteligente y que se vea guapo para todas aquellas féminas ávidas de galanes de telenovela en la política. Búsquele una pareja que convine con él y si se puede que salga de las mismas telenovelas, que tenga porte y sea reconocida por todos los mexicanos (o por la mayoría de ellos), haga campaña de primer nivel y busque de entre los políticos que existen quién será su antagónico. Hágalo ver como un perdedor, que tiene hasta retraso mental y sáquele los pocos trapitos al sol.

Segundo Paso. Ubique su voto duro y refuérzelo, a los demás trate de comprarlos con espejitos y tome en campaña las banderas de su oposición que más aceptación tiene entre el electorado, si unos piden la reforma energética usted diga que se le ocurrió primero a usted, tómela, plágiela y mejórela; si el otro partido habla de una reforma fiscal haga lo mismo.

Tercer Paso. Cuando gane, tome dos secretarios de mucho renombre o pantalones para que dirijan el país por usted, uno que sea una eminencia -aunque sea teórica- de la economía y póngalo en la Secretaría de Hacienda, y el otro, que tenga mano dura, y lo pone en la Secretaría de Gobernación. Así usted se dedica a hacer otras cosas, o de plano a no hacer nada, no la vaya a regar.

Cuarto Paso. Evite los discursos preparados, no se desgaste en ellos, diga lo primero que se le venga a la mente, que al cabo otros presidentes ya lo han hecho. Si tiene un desliz, busque inmediatamente otra noticia que desvíe sus yerros. No estudie a dónde va, usted ya sabe que sólo con que esté allí es más que suficiente. No sepa la geografía de su país, que al cabo si inventa cosas o se equivoca lo más seguro es que le aplaudirán a rabiar en lugar de criticarlo.

Quinto Paso. A la oposición cómprela. Nadie resiste un cañonazo de 50 mil, diría Álvaro Obregón, y si no puede comprarla minimícela, sáquele su doble moral y magnifique sus errores. Si tiene una oposición periodística, sáquela de en medio mediante artimañas y pretextos burdos.

Sexto Paso. Dele poder a los gobernadores de hacer y deshacer lo que quieran en sus estados, y no interfiera así estén llevando a la ruina a los mismos.

Séptimo Paso. Equipe a sus fuerzas armadas con armas de medio pelo, y a la delincuencia organizada déjele los espacios, siempre y cuando usted pueda obtener un beneficio económico de la misma, por pequeño que sea. Cuando no “honren” su palabra, destrúyalos y ponga en su lugar a otros que sí honren su palabra, aunque sean más violentos.

Octavo Paso. Construya para sí una casa muy grande en la zona más “nice”, de modo que pueda relajarse allí y no escuchar todas las malas noticias que aquellos que se empeñan en hacerlo caer le estarán dando.

Noveno Paso. Haga que el país sea una fábrica de sueldos bajos y de pobres, que a su vez alimenten a los más ricos del mismo. Si puede haga que uno de sus empresarios sea de los más ricos del mundo para que su país se vea en todos los continentes como próspero.

Décimo Paso. Haga de la corrupción el deporte nacional, que todos los que puedan transar lo hagan sin ningún perjuicio ni problema al realizarlo, y que las penas para ellos sean mínimas. A su vez, aquellos que pagan impuestos que paguen lo más que puedan para que se pueda seguir dando su gran vida de rey, que al cabo mucho trabajo (y dinero) le costó lograr llegar hasta donde esta.

Estos 10 pasos, estimado lector, que parecieran una burla o una sátira política, son una realidad en el México actual, donde con profundo pesar y dolor veo un país sumido en una crisis tal que no pareciera que hay salida. No se si regresar el reloj 15 años a los años del PAN, o darle oportunidad a otros, lo que me queda claro es que no lo retrasaré 82 años para que regrese el PRI al poder.

 

Comentarios a finanzasmodernas@gmail.com

 



The Author

José de Jesús González Serna

José de Jesús González Serna

No Comment

¡Participa!