La Feria, ese gran escaparate / Cinefilia con derecho - LJA Aguascalientes
24/05/2024

Cuando la Feria Nacional de San Marcos cumplía 180 años, editorial Clío a través de su serie México Nuevo Siglo realizó un documental de relativa calidad Feria de San Marcos: una fiesta mexicana (Daniel Krauze, 2007). A leguas se nota cierta premura que provoca inserción de escenas no ad-hoc, la falta de consulta de más fuentes. Y sin embargo la proyección nacional que le da a Clío ser la parte cultural (sic) de Televisa, de alguna forma sirve para mostrar al público masivo algunos de los aspectos importantes de esta celebración. Dividido en segmentos, habla de la Fiesta de los Toros, las reinas, las peleas de gallos, el ferial, la charrería y un sencillo análisis histórico que es sostenido por los investigadores hidrocálidos Jesús Gómez Serrano y Carlos Reyes Sahagún. Obviamente no podían faltar las referencias lisonjeras al gobierno que seguramente financió el documental, a leguas se nota el interés del empresario cultural Enrique Krauze que no teme buscar el agrado de quienes formen parte de sus proyectos mercadotécnicos.

El documental hace referencia a algunos decretos y ordenanzas legales que permitieron el nacimiento de la fiesta, pero nunca refirió el aspecto jurídico de la feria en la actualidad. Y claro que no podía hacerlo, desde la emisión de una hoy desactualizada Ley del Patronato de la Feria Nacional de San Marcos en ningún gobierno se había preocupado por dar sustento a la que es sin lugar a duda nuestro mayor ícono. Es hasta años recientes que el gobernador Ing. Carlos Lozano de la Torre emitió sendos decretos para proteger la fiesta brava y a la propia feria. La semana pasada de igual forma sumó a este patrimonio cultural intangible, la charrería y las peleas de gallos. Esta clase de normatividad jurídica, marcan pauta a nivel nacional e internacional en mecanismos locales de protección del patrimonio intangible, tal vez ahora sea momento de concretizar todos estos avances, complementándolos en una nueva ley que trate a la Feria como lo que es: una amalgama de tradiciones, cultura, espectáculos y otros elementos que la configuran como única. Y es que la ley vigente prácticamente se preocupa sólo por la regulación de la figura administrativa que encabeza los trabajos, el patronato, pero deja afuera el resto de los importantes elementos.

Si ya era referente a nivel internacional, este año contamos además con un gran atractivo que levantó expectación en buena parte del mundo y paroxismo en la mayoría de la sociedad hidrocálida: la faena de José Tomás. No fue cosa menor, baste citar unas palabras de la breve pero excelente crónica que hace Andrés Calamaro en El País (3 de mayo de 2015) “Esta tarde en la San Marcos, José Tomás interpretó la partitura de la resurrección y la sinfonía tomasina, la de la extraordinaria música callada que los hidrocálidos agradecieron con el estruendo de la emoción profunda que se hace trueno”. Como muchos otros villamelones tuve la tentación de buscar boletos, pero la deje pasar por respeto a la propia fiesta.

Por otra parte me parece relevante el homenaje de la UAA al gran Gabriel Vargas mediante la reproducción de uno de los números de La Familia Burrón, donde esta singular estirpe encabezada por Borola (tal vez la más grande feminista de la cultura popular en México) viene a Aguascalientes a disfrutar de su Feria, un tiraje en facsímil de 5000 ejemplares que debemos destacar son para distribución gratuita. En lo personal esta aventura de los Burrón me ha decepcionado, parece una guía de turismo hecha por encargo, se extraña con creces la picardía de Borola cuyo única ocurrencia es robarse uno de los gallos de pelea para hacerlo en caldo ¿Cómo explicar que la alocada no haya cometido más desparpajos en el merito Aguascalientes’n? ¿Cómo no reprocharle que no participara como la gran encueratriz que es? ¿O que merced a su consabida ambición no hubiera apostado todo su patrimonio en el casino? Mínimo que saltara de espontánea en los toros. Pero en fin, ahí está el ejemplar que incluye la consabida y famosísima aparición del comandante Lupillo.

El día de ayer se cerró una verbena más, exitosamente encabezada por el Ing. Carlos Lozano de la Torre. No sólo la calidad de sus espectáculos, su gran parte cultural, el ahora ya reconocimiento jurídico como patrimonio inmaterial, a la Feria de San Marcos la hacemos todos los hidrocálidos, citando nuevamente el texto del autor de Flaca: “Llegué a Aguascalientes para vivir la feria hidrocálida, que es una de las más importantes del mundo. Encontré la amistad de mis compadres y amigos que vine a ver. Y también de toda la buena gente de esta ciudad que no dejó de ofrecerme respeto y honor”.

[email protected]


Show Full Content
Previous Elecciones, recta final / Desde Aguascalientes
Next Globalización: Francia al alcance de la Cultura Mexicana
Close

NEXT STORY

Close

Comisionado temporal de Morena Aguascalientes abre las puertas a militantes de otros partidos

04/12/2018
Close